Ir a trabajar enfermo incrementa el riesgo de recaídas

Desestimar en sucesivas oportunidades un cuadro gripal o un resfrío para seguir yendo a la oficina genera que la posibilidad de contraer un cuadro de mayor severidad crezca más del 50 por ciento. Entre los factores que llevan a evitar el reposo se cuentan las presiones laborales, las necesidades económicas y los conflictos familiares. En cuanto a las razones de la predisposición a enfermarse nuevamente se destaca el estrés.

Desestimar en sucesivas oportunidades un cuadro gripal o un resfrío para seguir yendo a la oficina genera que la posibilidad de contraer un cuadro de mayor severidad crezca más del 50 por ciento. Entre los factores que llevan a evitar el reposo se cuentan las presiones laborales, las necesidades económicas y los conflictos familiares. En cuanto a las razones de la predisposición a enfermarse nuevamente se destaca el estrés.

De acuerdo con un estudio realizado en Dinamarca con la participación de 12 mil personas, y cuyas conclusiones integran la más reciente edición de la publicación especializada Journal of Epidemiology and Community Health, ir a trabajar estando enfermo incrementa las chances de desarrollar cuadros más severos en el futuro.

Más precisamente, en el mencionado documento los especialistas indicaron que “quienes repetidamente -en la investigación se tomó un parámetro específico: seis veces- concurren al trabajo desestimando las molestias generadas por un cuadro gripal o de fiebre, presentan 53 por ciento más probabilidades de sufrir en el futuro una afección que los deje en cama por al menos dos semanas”.

“En cuanto a la posibilidad de padecer cuadros aún más severos y con más cantidad de días de reposo (dos meses), y tomando como comparación a aquellos integrantes del grupo control que se decidían a faltar al trabajo cuando se sentían mal, los que asistían siempre tuvieron 74 por ciento más posibilidades de caer en cama”, agregaron.

Para llegar a estas cifras, las personas involucradas en la muestra debieron responder un complejo cuestionario en el cual se destacaba una pregunta: ¿Cuántas veces en el pasado año y medio concurrieron al trabajo sabiendo que era mejor quedarse en reposo?. Las respuestas fueron consideradas en relación a la cantidad de días que habían terminado faltando en los últimos 18 meses.

“A la hora de considerar los factores que influyen para tomar la decisión de levantarse de la cama e ir a trabajar aún sintiéndose verdaderamente mal, hallamos que la incertidumbre que reina en el mundo laboral, las presiones, las necesidades económicas, los conflictos familiares y el sentido de responsabilidad -presente sobre todo en aquellos que ocupaban un cargo gerencial o en el cual tenían mucho gente a cargo- encabezan la lista”, señalaron los responsables del estudio.

“Por su parte, cuando nos pusimos a pensar cuál puede ser la razón para que luego se produzcan las recaídas llegamos a elaborar la teoría de que el hecho de no frenar un poco el ritmo laboral y aún en los casos de automedicación, (porque ni siquiera podemos considerar las consultas médicas que la mayoría no realiza alegando en muchos casos falta de tiempo) no completar los tratamientos por las modificaciones de horario que permanentemente se producen, conspiran contra la salud. Sin embargo, tampoco debemos olvidarnos del estrés. Llegar a una oficina enfermo y enfrentarse a una situación de estrés debilita el sistema inmune”, sostuvieron.

En la misma línea el Doctor Oscar Kahan, médico especialista en Medicina del Trabajo postuló: “Sin dudas el estrés está relacionado con las enfermedades provocadas o agravadas por el ritmo laboral porque es un factor que incluye directamente en la disminución y el descenso de las defensas naturales del organismo. Esto facilita el desarrollo de cuadros gripales e infecciosos”.

“Para prevenir esto es importante frenar cuando aparezca el malestar aunque también contar con un buen clima de trabajo en el cual los horarios sean fijos para que la persona se pueda acostumbrar al ritmo y evitar las alteraciones del cuerpo”, concluyó.

Fuente: Pro-Salud

Enfermedades prevenibles: Qué debemos hacer para evitarlas

8 de cada 10 habitantes muere por problemas de salud que podrían evitarse.

Diabetes, cáncer, enfer­medades cardiovascu­lares y trastornos res­piratorios son enferme­dades crónicas por las que mueren 36.000.000 de personas por año en el mundo. Pero éstas tienen algo en común: pueden prevenirse dis­minuyendo los factores de riesgo, estos son sobrepeso, sedentaris­mo, tabaquismo, presión alta, entre otros.

Para ayudar a la preven­ción de estas enferme­dades, hay mucho que cada uno de nosotros puede hacer. Tome encuenta estos conse­jos.

1. Deje el cigarrillo: aumenta el riesgo de cáncer o enfermeda­des respiratorias cróni­cas.

2. Evite el alcohol: influye en el sobre­peso y en el cáncer.

3. Reduzca el con­sumo de sal.

4. Disminuya la ingesta de gra­sas trans: elevan el colesterol y el riesgo cardíaco.

5. Haga actividad física: ayuda a tener un buen peso cor­poral.

6. Coma 5 porcio­nes diarias de frutas y verduras.

7. No se autome­dique. Consulte a su médico.

8. Haga vida al aire libre: es anti-estrés y despeja la mente.

9. Duerma bien: descanse las horas necesarias.

10. Realice controles médicos. Un chequeo general sirve para pre­venir enfermedades.

Comprométase con su salud: estas enfermedades pueden prevenirse siguiendo hábitos saludables de vida.

Frutos secos: Un puñado por día reduce un 20% el riesgo de enfermarse

Comerlos a diario disminuye la probabilidad de padecer problemas cardíacos, diabetes y cáncer.

Una reciente investigación descubrió que las personas que comían una porción de frutos secos al día (unos 30 g) mostraban una reducción del 20 por ciento en el riesgo de morir de cualquier causa durante tres décadas, en comparación con los que no consumían la sabrosa colación.

• “Observamos el consumo de frutos secos en 119,000 estadounidenses durante los últimos 30 años”, apuntó el Dr. Charles Fuchs, autor del estudio. “Las personas que consumían frutos secos con regularidad experimentaron una reducción significativa en la muerte por todas las causas.”

• Los frutos secos aportan muchos nutrientes: ácidos grasos insaturados, fibra, vitaminas y minerales. Investigaciones anteriores han vinculado el consumo de frutos secos con un riesgo más bajo de padecer enfermedad cardíaca, diabetes tipo 2, cáncer y afecciones respiratorias.

• “Pero los frutos secos no son una solución mágica para todo”, apuntó Fuchs. “Son solo una parte de todos los alimentos maravillosos que tenemos. Es importante consumir alimentos no procesados y reemplazar papas fritas y snacks por frutos secos. Así cambiará calorías vacías por un alimento completo”.

HPV: Virus del Papiloma Humano

Afecta a 1 de cada 3 mujeres con vida sexual activa. El HPV abarca a más de cien variedades de virus. Algunos de ellos pueden coadyuvar a la aparición de cáncer uterino. Por eso, hay que estar alerta y cuidarse mediante chequeos ginecológicos y la prevención adecuada.

¿Qué es el HPV?

En principio, es la sigla que define al papilomavirus humano, (Papiloma Human Virus o PHV, en inglés), pero lo más importante es que se trata de una denominación que abarca a más de 100 variedades de virus. Es la enfermedad de transmisión sexual más común en la actualidad y, si bien ataca mayormente a las mujeres, también los hombres pueden tenerla y contagiarla.

En muchos foros de información, se asocia directamente al HPV con la posibilidad de contraer cáncer de cuello uterino. Si bien este virus es un factor que, si no tiene tratamiento, puede coadyuvar a que aparezca esta afección, es mucho más frecuente que desencadene otros problemas, tales como verrugas genitales o células cervicales anormales. De los 100 tipos de virus, sólo algunos se encuentran directamente vinculados con la posibilidad de desarrollar cáncer uterino.

Quiénes pueden contraer esta enfermedad

Todas las personas, sin distinción de sexo, pueden estar expuestas al HPV, dado que su vía más común de contagio es la sexual. Por eso, hombres y mujeres que ya han iniciado su vida sexual deben cuidarse por igual y, durante el embarazo, es importante realizarse un control, dado que si la madre presenta cierto tipo de lesiones, como condilomas (verrugas vaginales), en el canal de parto puede transmitírselo a su bebé si tiene un parto vaginal.

Posibles efectos del contagio

Dada la gran gama de variantes de HPV, sus efectos en el organismo son también muy diversos y dependen de la gravedad del tipo de virus contraído. En algunos casos, puede que las defensas inmunológicas combatan al agente invasor y lo derroten, por lo que la persona jamás se enterará de que tuvo HPV.

A veces, la infección se mantiene latente y contagia a otros, sin que la persona sepa que tiene esa enfermedad. En otras ocasiones, el virus se sobrepone a la “guerra” y muestra sus síntomas: entre los más difundidos se encuentran las verrugas genitales -internas o externas- y las transformaciones en las células del cuello del útero, las que deben controlarse a tiempo para evitar secuelas más graves.

Verrugas genitales: cómo detectarlas

Las verrugas genitales son uno de los signos más visibles de existencia de HPV; no obstante, el virus pudo haberse contraído bastante tiempo antes de la aparición de estas protuberancias y, cuando éstas se encuentran dentro de la vagina, no se pueden ver a simple vista y requieren de un chequeo ginecológico.

Las verrugas genitales aparecen como inflamaciones de la piel, que generalmente presentan un color blancuzco. Pueden ser planas, elevadas, grandes o pequeñas. Asimismo, pueden surgir aisladas o en grupos, en cuyos casos su apariencia es similar a la de un coliflor muy pequeño.

Cuando son visibles, se observan cerca de la vagina, en los labios externos, en el ano o en la parte interna de los muslos. Si no se ven y las detecta el médico, es que se han instalado en la vagina o cuello del útero.

Células “anormales”: qué significa este dato

Que un análisis arroje la información de que hay “células cervicales anormales” indica que hay un conjunto de células que, en el cuello del útero, han cambiado de apariencia. Se trata de un indicio que debe controlarse, pues su desarrollo en contados casos puede aumentar la propensión al cáncer uterino, aunque en la mayor parte de los pacientes, con un buen tratamiento, regresan a un estado normal.

Este tipo de células se modifican por acción de ciertas cepas de HPV que afectan directamente al área genital.

Técnicas de diagnóstico

El chequeo ginecológico realizado periódicamente es la mejor opción para diagnosticar, en forma temprana, la existencia de HPV. Es por ello que es fundamental realizar el chequeo anual con su ginecólogo, quien le realizará un Test de Papanicolaou (PAP) y una colposcopía.

  • El Papanicolaou es el estudio de rutina que permite detectar este virus en el cuello del útero, no sólo porque puede mostrar signos dudosos, sino porque indica que hay células cervicales anormales en esta zona, una de las consecuencias más inmediatas del papilomavirus.
  • La colposcopía es un estudio complementario al PAP que facilita la observación del cuello uterino y la identificación de las lesiones provocadas por HPV.

En caso de que los estudios así lo sugieran el especialista indicará una biopsia dirigida que permitirá obtener una muestra del tejido y así confirmar el diagnóstico.

Tratamientos de HPV

Todas las terapias para curar el papilomavirus procuran tratar la lesión causada por este virus.

Si bien en algunos casos desaparecen de manera espontánea, en la mayor parte de los casos es recomendable seguir un tratamiento, el que será definido por el profesional de acuerdo con el tipo de HPV y su gravedad.

  • La opción más común es la de las topicaciones realizadas con sustancias específicas que cauterizan la zona afectada. No tienen efectos colaterales y se realizan todas las semanas por un periodo fijado por el especialista.
  • En otros casos, se opta por la crioterapia, que se realiza en una única sesión, sin anestesia. La regeneración del tejido tratado demora un mes aproximadamente.
  • El láser constituye otro modo terapéutico sin que requiera de cuidados minuciosos.
  • Finalmente, se puede recurrir al LEEP, una técnica quirúrgica que extirpa la porción de tejido afectado y permite, así, que se pueda estudiar. Se utiliza anestesia local y, como complicación, puede llegar a tener algunas hemorragias leves.

Cuáles son las formas de protegerse

El HPV se encuentra muy difundido y, aunque se transmite con mayor frecuencia a través de las relaciones sexuales, no es la única manera de contraerlo. Por eso, vale la pena tener en cuenta estas recomendaciones:

  • En cuanto al sexo, se aconseja tener una pareja estable con la cual conversar con sinceridad sobre la posibilidad de que uno de los dos tenga HPV.
  • En las relaciones ocasionales, el uso del preservativo no elimina del todo el riesgo de contagiarse el virus, porque la zona testicular y la base del pene no están cubiertas.
  • Asimismo, no se recomienda compartir baños de inmersión, ropa interior, toallas y sábanas con personas infectadas.
  • En las mujeres, resulta fundamental la realización anual de un papanicolaou y de una colposcopía para detectar la presencia de lesiones típicas del HPV. El diagnóstico temprano permite iniciar un tratamiento menos invasivo.

Lo que dicen las siglas

Es posible que en su papanicolaou o en sus análisis posteriores se vean siglas relacionadas con la aparición de las células anormales. Aunque su significado debe ser explicado por un especialista, aquí se brindan algunos datos sobre dicha clasificación.

  • ASCUS: existencia de células escamosas cuya importancia aún no ha sido determinada. Revela anomalías leves, de origen aún desconocido.
  • LSIL: lesiones escamosas intraepiteliales de bajo grado.
  • HSIL: lesiones escamosas intraepiteliales de alto grado.

Cuándo consultar al médico

–         Si su pareja (estable u ocasional) le avisa que tiene HPV.

–         Si siente picazón o molestias en la zona vaginal durante un tiempo prudencial.

–         Si observa protuberancias o inflamación en la región genital o alrededor de ésta.

–         Si la piel de esa misma zona ha cambiado mucho de color o de aspecto.

Una vacuna preventiva

–         Las recientes investigaciones científicas han creado dos vacunas contra el HPV que ya se encuentra a la venta. Están pensadas para las jóvenes que inician su vida sexual y son conscientes de los riesgos de este virus para su salud.

–         En Argentina, la ANMAT (Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología médica) aprobó estas vacunas y las recomiendan para las adolescentes, aunque se puede inocular en mayores de 11 años.

–         En la actualidad, tienen una efectividad comprobada de aproximadamente cuatro años, administrada en tres dosis, y su mayor inconveniente es el precio, todavía muy alto como para hacer una campaña masiva de prevención.

También es una responsabilidad masculina

  • Si bien la detección de HPV en las mujeres es sencilla si se realizan, con regularidad, sus estudios ginecológicos, en el caso de los hombres es más difícil pues no suelen tener en cuenta la posibilidad de estar contagiados.
  • Por tal motivo, cuando una mujer es diagnosticada con HPV, el hombre también debe efectuarse un chequeo y, en caso de que también posea el virus, seguir un tratamiento para que ambos no vuelvan a contagiarse.
  • En caso de presentar verrugas, el hombre deberá consultar al urólogo o al médico clínico para que se realice un análisis y descartar la presencia del papilomavirus.


Artritis y artrosis

Son enfermedades que traen complicaciones en la vida cotidiana y cuya detección precoz es esencial para un mejor tratamiento. Entrevistamos al Dr. Alejandro Nitsche, quien nos explica el desarrollo, prevención y tratamiento de estas afecciones.

¿Qué es la artritis reumatoidea?

Una enfermedad de tipo autoinmune: se manifiesta por la inflamación – o artritis – de una o varias articulaciones, la cual provoca dolor y rigidez en las zonas afectadas; y no sólo afecta las articulaciones sino que puede (eventualmente) comprometer otras partes del organismo.

¿A qué edad es más frecuente?

Puede afectar a niños, adolescentes y adultos de cualquier edad. Cuando afecta a pacientes de hasta 16 años, la enfermedad se denomina artritis reumatoidea juvenil. En los adultos, afecta con mayor frecuencia a las mujeres, en una proporción de 3 a 1 con respecto a los hombres.

¿Puede llegar a ser crónica?

La artritis reumatoidea es crónica por definición, y muchos pacientes tienen recaídas o empeoramiento de su enfermedad por situaciones de estrés. Si no es tratada a tiempo, es causa de discapacidad (parcial o total).

¿Cuáles son los principales síntomas de la artritis?

La hinchazón en una o más articulaciones, la rigidez corporal matutina por tiempo prolongado, y el dolor y la sensibilidad en alguna articulación, con enrojecimiento y calor. Algunos pacientes presentan, además, fiebre, debilidad y pérdida de peso. Es muy importante consultar rápidamente al médico, porque estos síntomas pueden corresponder tanto a una artritis reumatoidea como a otras enfermedades no reumáticas.

¿Cómo se diagnostica?

Fundamentalmente, con un análisis del cuadro clínico y un examen físico; los datos de laboratorio y las radiografías pueden contribuir al diagnóstico, ya que, cerca del 20 % de los análisis de laboratorio en pacientes con artritis reumatoidea pueden resultar negativos.

En estos casos, es la experiencia del reumatólogo la que orientará el diagnóstico. éste si es precoz, es muy importante para comenzar el tratamiento ante los primeros síntomas y, así, disminuir o modificar el avance de la enfermedad.

¿Cuál es el rol del sobrepeso en el desarrollo de la afección?

La artitis reumatoidea afecta a pequeñas y grandes articulaciones (como caderas y rodillas); el exceso de peso, sumado a la inflamación de la articulación, empeora, desde el punto de vista mecánico, al hueso y al cartílago. Con menos peso corporal, el dolor disminuye y aumenta la capacidad de movimiento.

¿Cuál es la dieta indicada para un paciente con artritis?

Salvo algún tipo especial de aceites, no existe evidencia científica que indique que alguna comida o nutriente en especial ayude o incluso dañe a pacientes que sufren de artritis reumatoidea, pero es importante que la cantidad de nutrientes de la dieta sea adecuada (aunque no excesiva) tanto en proteínas y calcio como en calorías; algunos estudios muestran que los ácidos grasos omega 3 presentes en ciertos pescados y semillas pueden reducir la inflamación en pacientes con artritis reumatoidea.

¿Cuál es el tratamiento recomendado?

Primero, el paciente debe comprender el diagnóstico para lograr la adhesión al tratamiento; también, es muy importante el apoyo de la familia. Además, la rehabilitación es fundamental en las diversas etapas de la enfermedad.

¿Qué medicamentos son habitualmente prescriptos para este trastorno?

Los antiinflamatorios y las llamadas “drogas modificadoras de la enfermedad”. La elección de los medicamentos depende de cada paciente, pero el metotrexate sigue siendo, hoy en día, el fármaco más utilizado y, con frecuencia, hay que recurrir a las “terapias combinadas “, que suman 2 ó 3 fármacos modificadores de la enfermedad.

¿Cuál es la última novedad  farmacológica?

Los fármacos biológicos o “anti TNF “, que actúan sobre los mediadores de inflamación o sobre las células que producen estos mediadores. Aunque pueden resultar muy efectivos, es necesario realizar estudios previos para saber si un paciente puede o no recibir estos fármacos; el tratamiento con “anti TNF” debe ser monitoreado estrechamente por el médico reumatólogo, debido a las eventuales complicaciones relacionadas con este tipo de terapias.

¿Cuándo sería necesario operar al paciente?

La consulta con el especialista en ortopedia y traumatología puede ser necesaria en cualquier momento de la enfermedad. En etapas tempranas de ésta, cuando una articulación sigue inflamada a pesar del tratamiento farmacológico, puede ser necesario realizar una “limpieza” llamada sinovectomía; en etapas tardías, de gran destrucción articular, puede ser necesario un reemplazo protésico.

¿Qué es la artrosis?

La artrosis u osteoartritis (que no tiene nada que ver con la artritis) es la enfermedad reumática más frecuente, de naturaleza degenerativa y producida por el desgaste del cartílago que cubre y protege las superficies articulares, que hace que los huesos se friccionen unos contra otros y que provoquen dolor.

¿Cómo se detecta? ¿Cuáles son sus signos de alerta?

El diagnóstico se realiza a través de un examen físico y radiografías, son los dos elementos que permiten el diagnóstico. Las manifestaciones iniciales –motivos comunes de consulta- son el dolor o la deformidad.

¿A qué edad es más frecuente?

Más de la mitad de la población mayor de 65 años tendrá manifestaciones radiológicas de artrosis en alguna articulación. Esta enfermedad afecta tanto a hombres como a mujeres, pero, a partir de los 45 años, ellas son las más afectadas.

¿Las personas jóvenes no suelen tener artrosis?

Pueden desarrollar artrosis luego de algún evento traumático o por realizar algunos deportes o actividades que, por estrés repetitivo sobre una articulación, generan el desgaste del cartílago.

¿Se puede prevenir?

La idea es modificar todos aquellos factores que puedan empeorar el desarrollo de la artrosis o contribuir a su aparición; por eso, una dieta sana y equilibrada, una actividad física programada de acuerdo con las posibilidades de cada paciente y mantener un peso ideal son indispensables.

¿Qué pautas alimentarías básicas hay que seguir?

Todo esquema dietario que evite el sobrepeso es una buena forma de prevención, ya que una dieta muy rica en carne de vaca y de cerdo, y otros alimentos con alto porcentaje de grasa, aumenta el riesgo de trastornos metabólicos que pueden estar asociados a la artrosis.

¿Cómo es el tratamiento?

Primero, el paciente debe comprender la naturaleza de su enfermedad. A partir de ahí, el tratamiento abarca la actividad física (adecuada a cada caso particular) y un tratamiento de rehabilitación. Muchos médicos recetan antiinflamatorios, pero éstos podrían provocar problemas gástricos, intestinales y renales; últimamente, algunos de estos fármacos han sido discontinuados preventivamente por un mayor riesgo trombogénico eventual.

¿A partir de qué edad sería conveniente hacer un chequeo para reducir los riesgos de sufrir artritis o artrosis?

A diferencia de otras enfermedades en las que se realizan estudios de detección precoz, en relación con la artrosis y con la artritis reumatoidea, no existe el término “chequeo” como tal; y en reumatología, un análisis de sangre NO hace diagnóstico de enfermedad. Es el conjunto de síntomas y signos hallados en el examen físico lo que permite orientar al médico reumatólogo en el diagnóstico correcto.

Adherencia a los Tratamientos: una responsabilidad compartida

Las enfermedades crónicas requieren de tratamientos y cambios de hábitos de por vida, de lo contrario probablemente se desencadenarán nuevas patologías o incluso la muerte. Al mismo tiempo, muchos pacientes no se  informan de las consecuencias de no tratarse o de hacerlo equivocadamente. Las causas son diversas, entre ellas está el desconocimiento que se tiene de una enfermedad o la falta de prevención. 

Hay enfermedades como es el caso de la diabetes, por ejemplo, en las que  existe una amplia conciencia de la importancia de comprometerse con su tratamiento de por vida. Sin embargo, hay otras enfermedades crónicas en las cuales también se requiere de un tratamiento permanente en el tiempo y éstas muchas veces no son asumidas como tal por el paciente. Es el caso de la hipertensión, la dislipemia o el asma, entre otros. Lo anterior se debe en parte a que los síntomas y molestias no son permanentes o notorios, sin embargo podrían presentar severas complicaciones o desencadenar otras enfermedades mayores. 

El adherirse y mantener el tratamiento de una enfermedad crónica significa seguir con lo indicado por el médico: modificar los hábitos en favor de la salud, realizar controles según se ha establecido y continuar con los medicamentos prescritos. Muchas personas asisten a la consulta médica sólo mientras presentan síntomas molestos, como un alza de presión, pero una vez solucionado el síntoma, abandonan el tratamiento sin tomar conciencia que, en este caso, la hipertensión es una enfermedad de por vida que avanza silenciosamente, pudiendo tener consecuencias fatales. 

Otro grave error que cometen los pacientes es no seguir al pie de la letra lo recetado por el médico. Comúnmente en la farmacia se opta por otras alternativas, ya sea por un factor de precio, disponibilidad o la oferta de turno. Si bien es cierto pueden haber medicamentos equivalentes, lo prescrito tiene una razón de ser médica que considera las características del paciente, otras enfermedades que éste pudiese tener, la efectividad necesaria de ese medicamento y un sin número de variables que se deben tener en consideración y que son establecidas por el médico tratante, quien se fundamenta en el conocimiento que tiene de los fármacos a través de los estudios clínicos, casos  y monitoreos permanentes sobre su efectividad en distintos grupos de pacientes.  

Sin duda, es un gran desafío para el equipo médico en su totalidad (médicos, enfermeras, químicos farmacéuticos, etc.), que tienen el deber de informar al paciente no sólo de su diagnóstico y tratamiento en concreto, sino también de la importancia de mantenerlo, para así ayudarlo a tomar conciencia de que su salud no debe estar sometida a situaciones de contingencia o al ahorro a corto plazo. También le cabe la responsabilidad a los pacientes de informarse y de preguntar a su equipo médico sobre el medicamento prescrito y las alternativas de que dispone, si es que las hay, y las consecuencias de un posible cambio para tomar una decisión consciente, informada y responsable. 

Doctor Agustín Espejo

Tos persistente: una mala compañía

La tos es el síntoma más frecuente de las enfermedades respiratorias, en invierno y es la causa del 70 % de las consultas en los diferentes centros de atención de salud.

La tos, como los bostezos o el parpadeo, es un mecanismo reflejo, que se puede provocar en forma voluntaria o bien  inhibir con algunos fármacos.

La tos es un importante mecanismo defensivo de la vía aérea, hecho para eliminar el exceso de mucosidad y evitar que penetren sustancias al sistema respiratorio, por ejemplo alimentos.

De acuerdo a la doctora Patricia Schönffeldt, médico bronco pulmonar de Vidaintegra la tos se produce por la estimulación  de los receptores tusígenos que existen en la vía aérea especialmente los de la laringe, traquea o la de la mucosa de los bronquios.

Esta estimulación puede ser causada por la presencia de virus, bacterias o por acumulación excesiva de mucosidad. También la tos se puede producir por inhalación  de humos causados por diferentes sistemas de calefacción intradomiciliaria, por respirar aire seco y frío o por diversas sustancias químicas  como las que hay  en el humo del cigarrillo y smog capitalino.

Tipos de Tos

De acuerdo a la especialista, la tos se puede clasificar de diversas maneras:

De acuerdo a su duración en:

–          Tos aguda: es la que dura menos de tres semanas.

–          Tos crónica: dura más de tres semanas.

Presencia de secreción

-Tos seca o no productiva: no elimina  expectoración.

-Tos productiva: en la que  se elimina  expectoración

La especialista explica que las causas de tos aguda son principalmente infecciones, inhalación de irritantes o reflujo gastro-esofágico.

Dentro de las infecciones los virus más frecuentes son el Rinovirus, la Influenza, Virus Sincicial  y luego las bacterias como Streptococo Pneumoniae, Haemofilus Influenza, micoplasma o bordetella Pertussis.

La tos crónica tiene otras causas como son el síndrome de descarga posterior (rino sinusitis cuyas secreciones llegan a la laringe), reflujo gastro- esofágico y tos como equivalente a asma alérgica, este tipo de tos en general debe ser estudiada y tratada cada caso en particular.

Tratamiento

Lo principal es encontrar la causa y estudiar el tratamiento para cada caso. También es muy importante  fluidificar las secreciones. De acuerdo a Schönffeldt, el mejor  tratamiento para tratar la tos es tomar mucha agua, y mantenerse hidratado  “es el mejor muco lítico”, enfatiza la profesional.

En cuanto al tratamiento farmacológico los antitusivos ideales deben bloquear el receptor para inhibir la tos  y no tener un efecto sedante sobre el cerebro.

Según aclara la especialista, los medicamentos para la tos no deben tomarse durante períodos largos (3 ó más semanas) y deben estar indicados por un médico.

Condiciones que agravan la Tos

Cuando se tiene tos, hay que evitar los espacios públicos especialmente donde haya humo de tabaco ya que éste actúa como estimulante de la tos; evitar los cambios de temperatura; y  comer en forma abundante antes de acostarse ya que esto puede favorecer el reflujo gastro esofágico.

Retinopatía diabética

La Retinopatía Diabética es la principal manifestación del compromiso ocular en los pacientes diabéticos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió que los casos de diabetes, que afectan actualmente a unos 250 millones de personas en el mundo, se duplicarán para el año 2030, si no se toman las medidas adecuadas. Según estadísticas mundiales, se estima que cerca del 25% de la población diabética presenta algún grado de retinopatía, el 5% la padece en grado moderado y el 1,2% en grado avanzado.

La retina es la parte interna del ojo que recibe las imágenes del exterior, para enviar estímulos hacia el cerebro y generar lo que entendemos por visión.

Según la Dra. Rebeca Vega, oftalmóloga, de todos los problemas que puede tener un diabético, los relacionados con la vista son los que más temor provocan en la población. Sin embargo, la consulta precoz y un control oftalmológico periódico son las herramientas primordiales para detectar a tiempo este tipo de problemas.

¿Qué es la retinopatía diabética? 

La Retinopatía Diabética es una de las principales causas de ceguera en adultos en el mundo. Ésta es una complicación ocular crónica, producida por el deterioro progresivo de los vasos sanguíneos que irrigan la retina, ocasionando así una deficiente oxigenación y nutrición de la misma, debido a la elevada presencia de glicemia (azúcar en sangre).

Durante las primeras etapas de la retinopatía, el daño es imperceptible y silencioso para el paciente. Posteriormente, aparecen en la retina, pequeñas hemorragias y otras alteraciones sutiles de los pequeños vasos sanguíneos, que aumentan en cantidad e intensidad, pudiendo llegar en etapas más avanzadas a producir hemorragias severas en el ojo, y otros daños graves de la retina que pueden generar una ceguera irreversible.

La Retinopatía Diabética se manifiesta de forma diferente en los diabéticos tipo 1 o insulino-dependientes que en los diabéticos tipo 2. En los primeros, esta enfermedad es infrecuente antes de los 5 años de evolución, pero después de este período, comienza a percibirse en forma progresiva y depende del control diario del paciente. En los segundos, que se controlan con régimen o dieta baja en azúcares, más el uso, según el caso, de drogas que bajan la glicemia, denominadas hipoglicemiantes, el 20%  al momento del diagnóstico de diabetes ya  presenta algún grado de retinopatía.

El mejor manejo de la diabetes es la atención por un médico internista diabetólogo que solicitará un examen de control de glicemia y lo derivará a un oftalmólogo.

El estudio DCCT (Diabetes Control and Complication Trial) de la Asociación Americana de Diabetes, que sigue teniendo vigencia, concluye que un completo control metabólico logra reducir el riesgo de retinopatía diabética hasta en un 76%.

Los pacientes que tienen mayor riesgo de presentar retinopatía diabética son, en primer lugar, los que llevan más tiempo con diabetes, y en segundo lugar, los que mantienen un inadecuado control metabólico. Las personas que sufren de hipertensión arterial, y las mujeres embarazadas que presentan diabetes también son pacientes de alto riesgo.

Síntomas, Diagnóstico y Tratamientos

El paciente con Retinopatía Diabética, al principio no notará ningún cambio en su visión, pero luego de 5 a 10 años de evolución de su diabetes, si no ha sido bien controlada, comenzará a percibir que su visión es menor, pero con el paso de los años, puede llegar incluso a la ceguera, en ambos ojos.

Esta enfermedad no da ninguna señal de advertencia temprana y aparece antes de que el paciente note una baja de visión. Lamentablemente éste es un síntoma muy tardío y que revela un compromiso importante de la retina. Por eso son importantes los controles semestrales con el oftalmólogo y el adecuado autocontrol diario del paciente.

Todo paciente diabético debe someterse a un examen de fondo de ojo. Si existen signos de retinopatía leve o moderada, se sugiere completar el estudio con una angiografía retinal.

La angiografía retinal con fluoresceína es un examen donde se utiliza un medio de contraste y permite observar con más detalle y profundidad la importancia de la retinopatía y su necesidad terapéutica.

 En los últimos años se ha agregado la Tomografía Óptica de Coherencia (OCT) como un método de examen de gran utilidad en el manejo de la Retinopatía Diabética. Permite realizar una verdadera “biopsia clínica” y cuantificar la importancia y características del Edema Macular Diabético, una de las principales causas de pérdida de visión en pacientes con retinopatía. Este examen abre la puerta a tratamientos modernos y sofisticados, como la inyección de bebacizumab.

Es importante aclarar que el tratamiento no contrarresta el daño que ya ha ocurrido, pero impide el empeoramiento de la enfermedad. Además la retinopatía diabética que no recibe tratamiento puede llegar a la ceguera, por maculopatiá, hemorragia vítrea y desprendimiento de retina, entre otras complicaciones oculares.

En la actualidad se están desarrollando fármacos que impiden la proliferación de vasos sanguíneos anormales en pacientes con retinopatía diabética proliferativa.

La cirugía con láser y/o la fotocoagulación se puede utilizar para impedir que los vasos sanguíneos presenten filtración o para eliminar vasos sanguíneos frágiles y anormales.

Un procedimiento quirúrgico, llamado vitrectomía, se utiliza cuando hay sangrado (hemorragia) dentro del ojo e igualmente se puede usar para reparar un desprendimiento de retina.

Finalmente, es necesario enfatizar que para prevenir el progreso de la retinopatía diabética, las personas con diabetes deben controlar los niveles de azúcar en la sangre, la presión arterial y el colesterol.

Asesoramiento: Dra. Rebeca Vega, oftalmóloga del Centro Oftalmológico Puerta del Sol

Sólo uno de cada tres hipertensos controla su presión sanguínea

Caracterizada por ser una enfermedad “silenciosa” que no presenta síntomas, hoy el 25% de la población sufre de hipertensión, mal que compromete seriamente la salud. En Latinoamérica, sólo  12% de pacientes logra control de su presión en niveles normales.

¿Sabía usted que la hipertensión es la primera causa de muerte en el mundo? Presente en uno de cada cuatro adultos, afecta a un buen porcentaje de la población mayor de 15 años y probablemente puede que no se entere de padecerla, ya que esta enfermedad se caracteriza por no presentar síntomas.

La hipertensión es la alteración de los niveles normales de la presión sanguínea: por encima de 140/90 se considera anormal. El doctor Hernán Zárate, especialista en la materia, destaca que “la prevalencia de este mal va creciendo y esto se relaciona directamente con mantener estilos de vida no saludables. El exceso de sal, sedentarismo y el tabaco contribuyen a potenciar la aparición de esta silenciosa enfermedad que produce alteraciones en el sistema sanguíneo”.

Dependiendo del nivel de hipertensión -bajo, medio o alto según diagnóstico- los pacientes adhieren al tratamiento tomando uno o más fármacos que mantengan controlada la presión sanguínea.  Con un solo fármaco se logra mantener entre 30% a 40% de los pacientes bajo control, mientras que con dos fármacos se puede llegar a 55% de control. Es decir, hay sobre un 45% de pacientes que no cumplen su meta de normo-presión con dos fármacos, por lo que se hace necesario un tercero.

Sin tratamiento, esta enfermedad puede llegar a producir daño en los órganos vitales, provocando infartos y accidentes cerebro-vasculares. Sin embargo, la tasa de cumplimiento de los pacientes es baja: en el mundo, el porcentaje que está bien controlado –es decir, que logra las metas de presión arterial que uno debe procurar- no supera el 30%.

El problema, destaca el doctor Zárate, es que el paciente hipertenso tiene asociadas otras enfermedades como obesidad, diabetes, colesterol alto, por lo que estas personas deben tomar muchos comprimidos para esos males, por lo que enfrentar una rutina que implica la combinación de varios comprimidos y en diferentes horarios, dificultan el cumplimiento efectivo del tratamiento de hipertensión.

Las cifras son elocuentes: 60% abandona el tratamiento a los cuatro meses y en Latinoamérica solo 12% de pacientes está bien controlado. “El cumplimiento va en relación directa con la cantidad de píldoras, a mayor número de tabletas menor cumplimiento, porque la gente siente que se está intoxicando”, afirma el experto.   

Por esto, señala, es de gran importancia realizar un diagnóstico certero y adherir en forma constante al tratamiento indicado por el médico. La presión arterial bien controlada reduce la posibilidad de eventos de riesgo mayor para la salud, pero este control depende de cada persona. La única manera de saber si la presión arterial es demasiado alta es midiéndola, por lo que resulta conveniente realizar mediciones en cada visita al médico o centro asistencial.

Un único comprimido para tratar la hipertensión

La combinación de un bloqueante del sistema renina angiotensina, un calcioantagonista y un diurético tiazídico pueden ser una combinación razonable de tres fármacos, que asociados en una tableta aumentan la potencia y simplifican el tratamiento. 

Más del 35% de los pacientes que sufren de hipertensión necesitan más de dos fármacos antihipertensivos para conseguir una reducción efectiva de la presión arterial (PA), y sobre un 45% no cumplen su meta de normopresión, por lo que deben sumar un comprimido adicional. Nuevas y antiguas evidencias apoyan con fuerza el tratamiento combinado de fármacos en una tableta como la estrategia más efectiva para controlar la PA. 

Los expertos destacan que el cumplimiento de las metas en hipertensión va en relación directa con la cantidad de comprimidos que consuma el paciente: a mayor número menor es el cumplimiento, “porque la gente siente que se está intoxicando”, explica el doctor Hernán Zárate, especialista en la materia.  

El problema radica en que el paciente hipertenso, al tener asociadas otras enfermedades, debe tomar muchos medicamentos, por lo que deben medicarse diariamente y en diferentes horarios, enfrentando una rutina agobiante que dificulta el cumplimiento efectivo del tratamiento.   

Ventajas del uso de un comprimido 

La Guía Europea para tratamiento de la hipertensión 2009 destaca que hay sinergias fisiológicas y farmacológicas que justifican la mayor efectividad de las combinaciones de fármacos, y esta estrategia parece ser que en la selección de antihipertensivos puede ser incrementada. “Al asociarse estas tres familias de fármacos se obtiene una mejor respuesta, es decir, tienen un efecto aditivo que permite aumentar el descenso de PA y por eso permiten llegar a la meta de normopresión con mayor posibilidad”, destaca el doctor Zárate. 

Recientemente, se lanzó en el mercado un medicamento que combina en un comprimido los tres fármacos más usados en el tratamiento de esta enfermedad: amlodipino, valsartán e hidroclorotiazida. “Las ventajas son enormes, ya que se simplifica la rutina, aumenta la potencia, mejora el cumplimiento y no aumenta el riesgo de efectos colaterales”, resalta el especialista. 

“Este medicamento sirve para aquellas personas que no han funcionado con dos fármacos y permite un alto cumplimiento de metas, que mejora desde un 50 a un 80%.” 

La hipertensión afecta a uno de cada cuatro adultos en el mundo. El control de las cifras tensionales es fundamental para la reducción de eventos cardiovasculares.  

No olvide consultar siempre con su médico.

Problemas urinarios

La incontinencia urinaria en general se da más en mujeres mayores. Sin embargo, no hace diferencia de edad ni de género. Veamos sus síntomas y tratamientos. 

Las pérdidas involuntarias de orina son una afección que padecen alrededor del 7% de la población. Este problema puede afectar en algún grado hasta a 1 de cada 5 adultos jóvenes y el índice se eleva en personas mayores hasta llegar aproximadamente a 1 de cada 3.

Lo que varía es la causa que las provocan, ya que la incontinencia urinaria no es la enfermedad en sí misma. Es una consecuencia de un defecto o enfermedad y se puede presentar de manera diferente según la edad. 

Qué es la incontinencia urinaria 

Es un escape de orina incontrolado, que puede variar de intensidad y producirse al realizar esfuerzos importantes, hasta llegar a los casos más graves en los que el escape es total en cualquier postura.

Se da más frecuentemente en mujeres. Es común que a medida que se hacen mayores o a causa de partos múltiples, tengan  incontinencia por pérdida del tono muscular del esfínter (el músculo que interviene en el control de la orina). 

Los hombres, en cambio, casi sólo la padecen en los post-operatorios de cirugías prostáticas o de extirpación quirúrgica de vejiga y próstata. Algunos de ellos, aproximadamente el 3%, la mantienen para siempre. 

La incontinencia producida por un debilitamiento de los músculos del suelo pélvico es la más común. Se conoce como incontinencia de esfuerzo de estrés y afecta a personas de distintas edades, ya que se produce al acarrear peso, tras hacer un ejercicio intenso, toser o al reir mucho.  

Tipos de incontinencia 

Incontinencia de urgencia.

Es el deseo urgente e intenso de orinar que no puede ser reprimido, y es seguido de una pérdida incontrolable de orina. Este tipo es el más persistente en personas mayores, y a menudo no tiene una causa definida. 

Incontinencia provocada por tensión.

Es por esfuerzo, la pérdida incontrolable de pequeñas cantidades de orina al toser, estornudar levantar objetos pesados o realizar cualquier maniobra que aumente bruscamente la presión dentro del abdomen. Puede estar provocada por debilidad del esfínter urinario, lo que a veces es consecuencia del esfuerzo del parto o de una intervención quirúrgica. En las mujeres posmenopáusicas, la falta de estrógenos reduce la resistencia de la uretra para mantener el flujo de la orina. 

Incontinencia por exceso de flujo o rebosamiento.

Es la fuga incontrolable de pequeñas cantidades de orina, suele estar causada por algún tipo de obstrucción o por contracciones débiles de los músculos de la vejiga. Cuando el flujo de orina se obstruye o los músculos de la vejiga no pueden contraerse, la vejiga se llena en exceso y la presión en el interior hace que se escapen pequeñas gotas de orina. 

Incontinencia funcional.

Está relacionada con la pérdida de orina resultante de una incapacidad (o a veces, falta de ganas o deseo) para llegar al baño. Las causan más frecuentes son las enfermedades que producen inmovilidad. 

Incontinencia mixta.

Implica más de un tipo de incontinencia, por ejemplo, un hombre puede sufrir incontinencia de exceso causada por una hiperplasia de próstata y, además, presentar incontinencia de urgencia provocada por un accidente cerebro vascular. 

Tratamientos

Farmacológico
: gracias a las innovaciones tecnológicas en la producción de comprimidos, pueden utilizarse una vez por día. De esta manera se disminuyen los efectos adversos, mejorando la adherencia y el cumplimiento del tratamiento por parte de los pacientes. Existe un pool de drogas que producen buenos resultados para la incontinencia urinaria como la oxibutinina, la tolterodina y la sulfenacina. Se requiere una indicación médica especifica y, como siempre, el seguimiento profesional. 

Ejercicios de Kegel: son ejercicios de fortalecimiento y reentrenamiento de la contracción de los músculos perineales, a través de técnicas sencillas de concientización sobre contracción y relajación voluntaria de ciertos grupos musculares del piso pelviano. 

Biofeedback: es una técnica de reentrenamiento muscular perineal utilizando el monitoreo de contracción a través de estímulos voluntarios, los que son observados como fenómeno contráctil en el monitor de un equipo computarizado denominado Perineómetro. Así se logra en el tiempo la concientización y movilización de los músculos que componen el piso perineal. 

Bioestimulación: aplicación de estímulos a baja amplitud y alta frecuencia colocando electrodos en el espacio intravaginal o intrarrectal. De esta forma se produce la contracción involuntaria de los músculos del piso pélvico en forma secuencial y temporaria, lográndose el aumento de la fuerza y tiempo de contracción muscular responsable de la continencia.

Tratamiento endoscópico: aplicación de materiales heterólogos a través de la luz uretral, colágeno, polidimetilsiloxane, partículas de carbón, ácido hialúrgico o poliacrilato polialcohólico que se inyectan en el espacio que rodea la uretra proximal produciendo de esta manera una reducción de la luz de la mucosa uretral y un aumento en la resistencia de salida del flujo urinario. 

Cirugías: en casos muy contados, donde los tratamientos no quirúrgicos no hayan dado sus frutos, los médicos urólogos podrían determinar la necesidad de alguna corrección quirúrgica de la incontinencia urinaria se pueden hacer por medio de diferentes técnicas, las cuales están indicadas según la clase de patología que presenten los pacientes. 

CÓMO SE PUEDE PREVENIR 

Unas pocas medidas pueden evitar este problema. Tome nota. 

  • Mantener su cuerpo en un peso normal para su edad, talla y sexo.
  • Durante el embarazo practicar los ejercicios de Kegel: siempre le ayudarán durante y después del embarazo.
  • Llevar una alimentación sana y equilibrada, con ingesta de líquidos no superior a los 2 litros. Evite beber mucho café, té o bebidas excitantes o que contengan alcohol. No coma comidas muy picantes. Incluya más fibra en su dieta para evitar el estreñimiento que es una causa de incontinencia.
  • Tratar de tener un ritmo miccional adecuado: orinar a intervalos no superiores a las 3 horas. 
  • Ejercitar y fortalecer la musculatura pelviana, al menos cinco veces al día.
  • Ante una cistitis, cumplir el tratamiento que le prescriba su médico.
  • No consumir diuréticos, excepto bajo indicación médica.
  • Si es diabético, cumpla con las revisiones periódicas y mantenga los niveles de azúcar en la sangre bajo control.
  • Dejar de fumar para no toser e irritar la vejiga.

Mundial de alergia en la Argentina

Convocará a más de 5 mil médicos de todo el mundo. Será en Buenos Aires, del 6 al 10 de diciembre.

Convocará a más de 5 mil médicos de todo el mundo. Será en Buenos Aires, del 6 al 10 de diciembre.

Del 6 al 10 de diciembre próximos se realizará en la Argentina el XXI Congreso Mundial de Alergia (WAC, por sus siglas en inglés), la más importante reunión científica de la especialidad. Se espera que participen más de 5 mil médicos, pertenecientes, entre otras a las siguientes especialidades: alergólogos, neumonólogos, otorrinolaringólogos, médicos clínicos y de familia, pediatras y gerontólogos.

El encuentro, que está organizado por la Organización Mundial de Alergia (WAO), en colaboración con la Asociación Argentina de Alergia e Inmunología Clínica (AAAeIC), se realizará en el Sheraton Hotel & Convention Center, San Martín 1225/1275, Buenos Aires.

Informes e inscripción en el Tel.: (011) 4777-9449, a los e-mail
info@worldallergy2009.com y info@worldallergy.org, o en el sitio web http://www.worldallergy2009.com.

“Las enfermedades alérgicas afectan a cientos de millones de personas en el mundo, y su prevalencia está en aumento, impactando en la salud pública de todos los países”, manifestó el Prof. G. Walter Canónica (Italia), presidente de la WAO. “Muchas investigaciones en curso ofrecen nueva información que puede aplicarse en la práctica diaria de la medicina”.

“La repercusión del evento en Argentina será enorme, en función del impacto que  tendrá en la comunidad científica, en los médicos clínicos y pediatras y en el sistema Congreso Mundial de Alergia en Argentina de salud pública”, afirmó el Dr. Carlos E. Baena-Cagnani (Argentina) –Presidente del Comité Organizador de WAC 2009-. Hacía 33 años que no se realizaba en nuestro país este encuentro mundial. “La obtención de la sede para el Congreso Mundial 2009 es el reconocimiento de la comunidad internacional de la especialidad a la política de integración que realizamos en la Asociación Argentina de Alergia e Inmunología Clínica desde su fundación hace 60 años”. El congreso Mundial de Alergia en Buenos Aires será una excelente ocasión para celebrar el LX Aniversario de la  AAAeIC.

Participarán, entre otros especialistas invitados, los profesores: Ulrich Wahn y Claus Bachert (Alemania); Rudolf Valenta (Austria); Joaquim Mullol (España); Richard Lockey y Lanny J. Rosenwasser (EE.UU.); Erkka Valovirta (Finlandia); Jean Bousquet (Francia); Ruby Pawankar (Japón); Marek Kowalski (Polonia); Peter Barnes y Stephen Holgate (Reino Unido); Paul P. Potter (Sudáfrica); Jan Lötvall (Suecia) y Cezmi A. Akdis (Suiza).

Para mayor información, por favor sírvase contactar a:

Prof. Carlos E. Baena-Cagnani
· Presidente del XXI Congreso Mundial de Alergia (Buenos Aires, 2009)
· Universidad Católica de Córdoba. Argentina
· Miembro del Comité Ejecutivo de la Alianza Global contra las

Enfermedades Respiratorias

Crónicas (GARD) de la Organización Mundial de la Salud (OMS)
· Past-president de la Organización Mundial de Alergia
· Ex-Presidente de la Sociedad Latinoamericana de Alergia Asma e Inmunología
· Ex-Presidente de la Asociación Argentina de Alergia e Inmunología Clínica (AAAeIC)
Tel. Cel.: (0351) 15-508-7066
E-mail: cebaena.cagnani@worldallergy2009.com
Dr. Juan Carlos Ivancevich – MN 62.017
· Miembro del Comité Científico y del Comité Organizador Local del Congreso Mundial de
Alergia (Buenos Aires, 2009)
· Prof. Adjunto de Inmunología, Facultad de Medicina, Universidad del Salvador, Buenos Aires
· Secretario General de la Sociedad Latinoamericana de Alergia, Asma e Inmunología
· Miembro del Board de Directores de la Organización Mundial de Alergia
· Ex-presidente de la Asociación Argentina de Alergia e Inmunología Clínica (AAAeIC)
Tel.: (011) 15 4049-2531
E-mail: jcivancevich@worldallergy.com

Contacto de prensa:

JM Oribe Comunicaciones
José María Oribe Tel. (011) 4314-3883
Cel. 15 5412-0205 / jmoribe@jmoribe.com

Prevención: Virus del papiloma humano (HPV)

Es una de las infecciones de transmisión sexual, que afecta a 7 de cada 10 mujeres. Conozca los alcances de la vacuna preventiva.

Es una de las infecciones de transmisión sexual, que afecta a 7 de cada  10 mujeres. Conozca los alcances de la vacuna preventiva.

¿Qué es?

– El HPV es un pequeño virus que se transmite casi exclusivamente por vía sexual (tan solo por contacto de mucosas, con penetración o sin ella).

– Su prevención es crucial para la disminución del cáncer de cuello uterino, que constituye el segundo cáncer en orden de incidencia en las mujeres.

¿A quiénes afecta?

– Ocurre con mayor frecuencia (50%) entre los 15 y los 24 años, tanto en varones como en mujeres.

– Se estima que 7 de cada 10 mujeres se infectará con el HPV en su vida.

¿Cómo se previene?

Entre las medidas primarias figuran el uso de preservativos, el retraso del inicio de las relaciones sexuales (hasta que los adolescentes estén preparados para cuidar su salud y la de su compañero) y la conservación de una pareja  estable.

– Las mujeres también pueden aplicarse la vacuna cuadrivalente. La Sociedad Argentina de Ginecología Infanto – Juvenil establece que el momento óptimo es a los 12 años, la edad frecuente de la primera menstruación. Pero, además, se puede inmunizar cualquier mujer hasta los 26 años, cuyo Papanicolaou y colposcopia sean normales y estén libres de infección por HPV.

– La vacuna previene el cáncer cervical vinculado a los tipos 16 y 18. No evita el resto de los cánceres de cuello uterino. Tampoco previene otras infecciones de transmisión sexual (como el Sida), por lo que sigue sigue siendo indispensable el uso de preservativo.

Es importante educar a los adolescentes, ya que sólo del 3 al 7% de ellos sabe qué es el HPV.

La tecnología y sus peligros

Vivimos en el siglo XXI, la era de la tecnología. Desde adultos hasta las nuevas generaciones de niños y adolescentes sienten cada vez más que no pueden prescindir de la computadora, el celular y el reproductor MP3. Pero, ¿qué consecuencias trae el uso indiscriminado de estos?

En menos de veinte años cambiamos al walkman por un pequeño dispositivo capaz de almacenar miles de canciones. Y nuestra forma de vida cambió mucho: ahora podemos comunicarnos en cualquier momento mientras estamos caminando o manejando, con un auricular que por vía Bluetooth no necesita cable. También conectarnos a Internet desde cualquier café o desde un modem propio. Un mundo de maravillas. ¿O no?

Con todos estos cambios y nuevos dispositivos, nuevas consecuencias vinieron también. Es común que veamos por la calle o en el colectivo a la mayoría de las personas con auriculares, algunos escuchando música tan alto que podemos escuchar levemente lo que ellos están oyendo a un volumen descomunal. Especialistas alrededor del mundo han alertado que dentro de 20 años, los jóvenes de hoy, dependientes ya de este tipo de tecnología, podrían conformar una “generación de sordos”.

“En los más chicos se evidencia una disminución de la audición similar a la que ocurre en la vejez, cuando los neuroepitelios que recubren las capas internas del oído comienzan a deteriorarse. El problema es que esto comienza mucho antes de lo que debería, principalmente a causa de los ruidos de tonalidad aguda que el hombre ha ido generando con sus actividades”, explicó el doctor Vicente Diamante, presidente de la Fundación de Otorrinolaringología, y director del Centro de Implantes Cocleares Prof. Diamante (CIC).

Otro problema es la conocida enfermedad, antes temida por toda secretaria administrativa que pasaba horas delante de la computadora, pero ahora común para cualquier persona: el Síndrome de Túnel Carpiano. Es una inflamación en los tendones de la mano, provocada por la realización de movimientos repetitivos, como consecuencia del uso continuo del teclado y el mouse. Esta afección puede prevenirse mediante la utilización de almohadillas y mouse ergonómicos especialmente desarrollados.

Otros trastornos musculares relacionados con la tecnología son los dolores de espalda, cintura y cuello, debido a la cantidad de horas que una persona pasa frente a la computadora, la mayoría de las veces en posturas incorrectas. El aumento de peso, el sedentarismo y la falta de sueño están también directamente relacionados con el abuso de la tecnología.

Es inútil pensar que podemos prescindir de la tecnología, ya que ocupa un lugar que no podemos evitar: el laboral. Hoy en día la mayoría de las empresas se manejan con computadoras, celular y demás. Por eso, debemos fijarnos en estos detalles para poder exigir mejoras como sillas adecuadas para la espalda, mouse ergonómicos que impidan la tendinitis, y protectores de pantalla para proteger nuestra visión y evitar dolores de cabeza.
Fuente: ProSalud News

Número de matrícula de los especialistas consultados: Doctor Vicente Diamante: M.N. 19.960