Portada - Alimentación - Dietas - Síndrome vertiginoso

Síndrome vertiginoso

mayo 6, 2010

El vértigo es un malestar muy común, puede ser un simple mareo o formar parte de una patología más importante.  

Sentir mareos y adjudicarle la dolencia a las cervicales, a las horas frente a la computadora o al cambio climático es un hábito común para muchas personas. Sin embargo, este malestar puede ser un indicador de que padecemos vértigo en alguna de sus variantes.

El cerebro recibe información a través de tres vías: la visual, la del oído interno y la sensorial. Las tres se combinan en el cerebro y se percibe el vértigo cuando falla alguno de estos tres canales.

Cuál es su definición

Es un conjunto de signos y síntomas. Se diagnostica síndrome vertiginoso a aquello que padece el paciente que tiene sensación de que los objetos que lo rodean giran o están en movimiento, esto se denomina vértigo. Las personas que lo padecen presentan dificultad para caminar e inestabilidad.

Otros indicadores que se presentan son náuseas, palidez, sudoración y vómitos. En los Estados Unidos 8 millones de personas consultan cada año por mareos, de los cuales cerca del 50% tienen en realidad vértigo.

En el oído interno hay dos estructuras diferentes, una que se encarga de la audición  “el caracol” y otra que participa en el equilibrio “el aparato vestibular”.

El síndrome vertiginoso no establece dónde está la localización, habla de un circuito afectado: oído (aparato vestibular), nervio o cerebro.

A muchas personas se les diagnostica síndrome vertiginoso, pero presentan otro cuadro clínico.

Tipos de vértigo

• La principal causa de vértigo es el vértigo posicional paroxístico benigno. Se trata de este cuadro (VPPB) cuando la persona se levanta de la cama y ve que las cosas comienzan a girar bruscamente, si se queda quieto el vértigo se atenúa. Este tipo de vértigo aparece siempre que el paciente cambia de posición. Se produce por unas pequeñas partículas llamadas “otolitos” que se desprenden y mueven dentro del oído, generando vértigo en cada movimiento.  

• El vértigo recurrente espontáneo: es otro tipo de vértigo, es decir sin causa, sin motivo. Sin sospecha, el paciente empieza a sufrir vértigo durante varias horas, cede y, luego, a los pocos días vuelve a sufrirlo, por algunas horas, es decir, se llama recurrente espontáneo porque vuelve sin causa y se presenta dos o más veces en los siguientes días, en este caso es más difícil el diagnóstico porque existen causas cerebrales u otológicas (oído). 

• El vértigo vascular: los síntomas que presenta son: vértigo acompañado de otros síntomas que demuestren un déficit del sistema nervioso central, como por ejemplo, trastornos visuales (visión doble) déficits motores (debilidad para mover un brazo) o sensitivos (pérdida u hormigueos en la cara o brazo). Si existen algunos de estos síntomas se debe acudir al neurólogo rápidamente. 

• Entre los últimos años se descubrió una nueva entidad: migraña vestibular, algunas personas con migraña tienen avisos que se llaman “auras  visuales”, por ejemplo empiezan a ver luces y después viene el dolor de cabeza y otras tienen vértigo recurrente como auras. Los síntomas son vértigo por algunas horas y luego, aparece el dolor de cabeza. Una migraña puede causar vértigo en el oído y vértigo en el cerebro, varias veces en la vida “vértigo recurrente migrañoso”, tal es su nombre clínico. Se presenta más frecuentemente en mujeres. 

• Enfermedad de Menière: esta enfermedad se caracteriza por presentar vértigo intenso, la aparición de zumbidos y progresiva disminución de la audición en un oído, muchos pacientes se quejan, también, de tener el “oído tapado”. Se produce por un aumento en la presión y dilatación posterior de una parte del oído interno que interviene en el equilibrio.  

• El vértigo espontáneo sostenido: es el más difícil e intenso de todos los vértigos, debido a que no siempre es bien diagnosticado. Este vértigo puede durar varios días o hasta semanas y se produce por la inflamación del nervio que une el oído con el cerebro llamado “neuritis vestibular”, el daño agudo de este nervio da vértigo sostenido. Para dar con este diagnóstico se utilizan la resonancia y la tomografía.

Entre estos tipos de vértigo (VPPB, enfermedad de Menière, vértigo recurrente y vértigo espontáneo sostenido) están las 8 mayores causas de vértigo.

Tratamientos

Los tratamientos varían según la localización del circuito afectado. Existen dos puntos esenciales para que el médico indique el adecuado: primero, debe conocer el diagnóstico y en segundo lugar, debe determinar cuál es el problema.

Lo más importante antes de avanzar en el tratamiento es un diagnóstico correcto. Si es correcto cada patología tiene un tratamiento especial según la localización y según la causa. 

• El VPPB: se puede solucionar con una simple maniobra en el consultorio médico, tras esto el paciente se va recuperado de la enfermedad, sus partículas “otolitos” son reubicadas en un lugar seguro dentro del oído, esto hace que el vértigo desaparezca. Estas maniobras son standards porque todas las personas tienen la misma estructura del oído. El tratamiento para este tipo de vértigo es muy efectivo y puede realizarlo cualquier médico especializado. Para saber por qué se han desprendido las partículas se necesita realizar estudios. 

• Enfermedad de Menière: para tratarla se aconseja una dieta, restringir el uso de sal porque se piensa que está relacionada con la presión en el oído. Se suelen recetar diuréticos. 

• Vértigo recurrente migrañoso: esta enfermedad se mejora con una dieta para la migraña, se deben restringir el consumo de chocolates, quesos duros, el vino tinto y la menta. Se debe dormir una cantidad adecuada de horas. Muchas veces, los síntomas premenstruales agravan las molestias propias de este tipo de vértigo. 

• El vértigo vascular: incluye la prescripción de fármacos que tienden a evitar la obstrucción de los vasos sanguíneos, siempre que no exista otra causa que posea un tratamiento específico. Para dar con el cuadro se necesita realizar una resonancia magnética craneal y un estudio de las arterias. 

Medicamentos específicos

• Para la migraña vestibular, además de la dieta y la mejoría en el sueño, los medicamentos recomendados son los Betabloqueantes como el propanolol o los bloqueantes cálcicos.

• Se observó que este medicamento mantiene las arterias abiertas y de este modo evita lo que produce el vértigo y los episodios dolorosos en las migrañas.

• Los médicos también prescriben una droga muy efectiva para los casos de migraña con vértigo que es la Amitriptilina. Además, existen algunos medicamentos antiepilépticos que son muy útiles para el tratamiento de la migraña.

• Para la enfermedad de Meniere, se utiliza la Beta-histina (vasodilatador del oído) y los diuréticos. 

Los cuadros de vértigo paroxístico benigno representan entre el 40 % y 50% de los  casos diagnosticados. 

Cuando no se trata de vértigo

Es común que se diagnostique de manera equivocada el síndrome vertiginoso. Si una persona se levanta de una silla y tiene la sensación de que se desmaya o se afloja, esto se denomina lipotimia, producto de la baja presión arterial, es erróneo el diagnóstico de síndrome vertiginoso. El aturdimiento y el embotamiento por sí solos no son síntomas de vértigo. Si no existe la sensación que los objetos giran no se trata de vértigo. 

Manifestaciones clínicas

Los síntomas varían según el tipo de vértigo que se manifieste. Sin embargo es posible identificar las características comunes de las diferentes variantes de la afección.

• Sensación de que los objetos ubicados alrededor giran o están en movimiento.

• Las personas que lo padecen presentan dificultad para caminar e inestabilidad. 

• Náusea

• Palidez

• Sudoración

• Vómito 

MEDIDAS DE PREVENCIÓN 

  1. Realizar actividad física, de esta manera se mantiene un sistema vestibular mucho más sólido. Se ha comprobado que pacientes que han sufrido vértigos y les cuesta recuperarse, la actividad física mejora su perfil, tienen mejores reflejos, las piernas fuertes y una sólida estructura muscular para resistir mejor cualquier cambio brusco en su estabilidad. 
  2. Para las personas que sufren vértigo posicional, se recomienda levantarse lentamente de la cama, tomarse un tiempo para prender la luz para evitar  caminar en la oscuridad. Remover los objetos, como las alfombras sueltas  de los costados de la cama, para evitar caídas.  
  3. El vértigo posicional puede complicarse; según la edad del paciente. Un vértigo no tratado se convierte en crónico, si persiste puede convertirse en fobia, depresión y pánico.
  4. Es muy importante consultar al médico ya que el vértigo es subestimado y sin embargo puede devenir en consecuencias muy severas si no se trata a tiempo, en especial en los cuadros de vértigo vascular.

Cuándo acudir al médico 

√ Todos sabemos que si nos duele el pecho unos minutos, debemos ir a la guardia médica, pero muchas personas no van cuando tienen vértigo recurrente. Sin embargo, el cerebro tanto como el corazón tiene su propia circulación. 

√ Por eso en estos casos es necesario hacer un control rápido porque estos tipos de vértigos pueden estar avisando que hay una arteria que está claudicando, que puede estar tapada. 

√ Cada tipo de vértigo se constituye en una alarma que merece atención, por eso, es fundamental acudir al médico y dar con el diagnóstico adecuado.

Comments are closed.