Perros, cómo actuar ante una emergencia

En animales de talla grande, como el gran danés, boxer o pastor alemán, entre otros, suele producirse un trastorno llamado “torsión de estómago”. Si no se actúa a tiempo, puede comprometer su vida. Conozca los síntomas y cómo actuar.

Es una patología de tan imprevista aparición que requiere de un rápido reconocimiento por parte del dueño a fin de que el médico veterinario pueda actuar con urgencia y salvar la vida del animal.
ásicamente el trastorno se debe a un aumento del volumen del estómago debido a que sus paredes se dilatan como un globo, permitiendo de esa manera  que su cuello gire libremente sobre su eje llegando a provocar la obstrucción parcial o total del órgano.

Por qué se produce

El conocimiento de las posibles causas que lo causan se torna sumamente importante ya que constituirá una forma de prevención a una patología muy aguda y muchas veces de difícil resolución.
Debido a que su aparición es muy rara en perros de talla pequeña y en gatos, la mayor atención se centra en las razas grandes, especialmente de tórax desarrollado en las cuales el estómago presenta una posición más pendular  y libre dentro del abdomen permitiendo que gire sobre sí mismo con mayor facilidad.

Problemas con la comida

En los hábitos de alimentación es donde recaen las mayores advertencias. Sin duda el mayor riesgo se produce en aquellos animales que tienen ingestas de alimentos muy voluminosas o que comen una vez al día .  También en los que no poseen un horario rutinario de comida se produce un estado de ansiedad y nerviosismo que provocará la rápida ingestión del alimento.
Otra causa muy importante es el tipo de dieta que reciben: la torsión de estómago se observa con mayor frecuencia en aquellos perros que se alimentan con comidas de elaboración casera en las que se excede en la proporción de alimentos ricos en hidratos de carbono como el arroz y la polenta. Estos elementos fermentan con mucha facilidad produciendo gas dentro del estómago , siendo una situación  que suele agravarse en al época estival  y cuando la comida se encuentra expuesta a las altas temperaturas ambientales.

Señales de alerta

  • El perro estará muy tenso, tendrá sensación de nauseas SIN evacuación de contenido y acompañado de intensa salivación.
  • Respiración superficial y rápida permaneciendo el animal en la mayoría de los casos sentado en el piso o con dificultad para caminar.
  • Conociendo las posibles el dueño debe llamar con urgencia al veterinario ya que de la rápida confirmación del diagnóstico e intervención dependerá la vida del animal.

Cómo se cura

El tratamiento se basa fundamentalmente en la descompresión inmediata del estómago tratando de eliminar el contenido sólido y gaseoso a través de una sonda, previa  tranquilización.

Lamentablemente si esta patología no es detectada a  tiempo y la rotación del estomago es completa, se realizará una intervención quirúrgica cuyos propósitos fundamentales son colocar el órgano en su posición normal y evaluar el estado de las demás vísceras que pudieran estar comprometidas en el proceso.
Si el animal se encuentra en estado de shock también deberá recibir una terapia de apoyo con fluidos  y antibióticos a fin de evitar o controlar las posibles infecciones secundarias.

Así se previene este trastorno.

  1. A) Es recomendable repartir la dieta durante el día de manera que sean tomas frecuentes y en pequeñas cantidades.
  2. B) Disminuir el consumo de polenta o arroz y cereales durante el verano ya que son alimentos fácilmente fermentables y productores de gas.
  3. C) Evitar los ejercicios y juegos bruscos inmediatamente después de las comidas.
  4. D) Especialmente en los perros de gran talla evitar que tomen grandes volúmenes de agua después de comer, como por ejemplo: gran danés, boxer, pastor alemán, rott, fox terrier gigante, etcétera.