Portada - Temas de Salud - Muela de juicio: preguntas y respuestas

Muela de juicio: preguntas y respuestas

abril 15, 2011

La muela de juicio, o tercer molar, como se le llama en la jerga odontológica, es un tema de importancia y debate para los profesionales  y de interés para los pacientes. A continuación, algunas preguntas frecuentes.

1.- ¿Cuántas muelas de juicio tenemos?

Tenemos cuatro molares de juicio, dos inferiores, son los molares mandibulares, y dos superiores, uno a cada lado de la hemiarcada correspondiente. Erupcionan por detrás del segundo molar permanente. Los terceros molares son permanentes, es decir que no se caen como los dientes temporarios, una vez que nacen ya quedan en la boca, a menos que se decida la extracción del mismo por causas que veremos más adelante.

2.- ¿Cuándo erupcionan?

Aparecen en boca entre los 18 y 28 años, aunque la edad es muy fluctuante. Aunque la calcificación del molar comienza dentro del hueso a los diez años, la corona termina entre los quince y dieciséis años, y las raíces finalizan entre los dieciocho y veinticinco años.

3.- ¿Por qué producen dolor al erupcionar?

Generalmente el dolor al erupcionar un molar de juicio es mayor y más notorio en el maxilar inferior. ¿Por qué? debido a que allí es un espacio limitado, lo cual requiere más presión al erupcionar. También, al estar rodeado de una membrana laxa y extensible, se forma un bolsillo que a la masticación se puede irritar y ulcerarse. Además, se colocan por debajo de ella  microorganismos que infectan la zona, la inflaman y produce más dolor aún.

4.- ¿Cuáles son los síntomas de que está saliendo esta muela?

Cuando “nace” esta muela, genera síntomas en el paciente y signos que ve el profesional.

Síntomas (lo que siente el paciente):

- Dolor vago, y crónico que comienza paulatinamente. Esto puede llevar a una agudización que es cuando el paciente siente que la zona le late y el dolor se hace irradiado.

- El dolor puede ser al masticar (porque se inflama la encía que recubre la zona y se puede ulcerar, infectándose posteriormente, generando más dolor aún).

- Fiebre.

- Dolor de cabeza, puede generar migrañas en el paciente que suele padecerlas.

- Ganglios submandibulares, cuando se genera infección e inflamación en la zona localizada. Si afectara la parte faríngea, los ganglios también son yugulares.

- Halitosis, cuando hay pus en la zona o el paciente por dolor no se cepilla ni se higieniza la región molar en cuestión, la acumulación de placa bacteriana genera mal olor.

- Dificultad al tragar y masticar.

Signos que ve el odontólogo/a:

-         Enrojecimiento de la zona.

-         Laceración mucosa.

-         Secreción purulenta.

-         Trismus (cuando el paciente no puede abrir la boca).

-         Pericoronaritis (es cuando se inflama y se infecta el saco pericoronario, es un proceso agudo, que aparece con un dolor agudo también, muy molesto para el paciente. Este proceso se produce porque al erupcionar dicho molar se genera un bolsillo entre la muela y la mucosa que lo recubre, el paciente masticando, lastima la mucosa y se infecta con microorganismos, generando pus en la zona.

5. ¿Cuál es el tratamiento?

- Luego de realizar un correcto diagnóstico de la situación, evaluando las radiografías correspondientes y los análisis sanguíneos pre operatorios, se decide la exodoncia, es decir, la extracción de la muela. La pericoronaritis dependiendo si son agudas o crónicas es diferente el tratamiento. Si hubiere infección irradiada es necesario y obligatorio el uso de antibióticos específicos.

La opinión del especialista
Dra Mariana Bertolino Depratti

- Cuando el paciente sienta algún síntoma, concurrir directamente al odontólogo quien evaluará las medidas correspondientes.

- Es bueno y hasta preventivo realizar una radiografía panorámica, en la adolescencia, para evaluar si el molar está impactado, o retenido o hubiere algún proceso que rodea al molar, ya que a veces se producen quistes, o tumores que es necesario diagnosticar a tiempo.


Comments are closed.