Portada - Temas de Salud - El Pediatra en Casa - Fútbol infantil: beneficios y precauciones

Fútbol infantil: beneficios y precauciones

mayo 11, 2009

El deporte siempre es bueno para los chicos. No sólo los forma físicamente, si no que, también forja su personalidad y les enseña, gracias a los docentes, valores esenciales que les servirán para toda la vida.

Entrevistamos a Federico Kenny,  profesor universitario de educación física y entrenador de la escuela de fútbol del Club de Amigos par saber cuánto hace por los chicos practicar el deporte nacional por excelencia.

Cuáles son los beneficios físicos, psicológicos y sociales de practicar fútbol? El fútbol es también una buena manera de luchar contra la obesidad y el sedentarismo…

Así es. El niño físicamente activo tiene un plus en salud con respecto a aquel que es sedentario. Pero más allá de los beneficios que otorgan todos los deportes, el fútbol tiene muchos beneficios sociales. Un chico hoy en la Argentina que no juega al fútbol es más difícil de ser aceptado socialmente  que otros que sí lo hacen. Tendría que tener una personalidad muy fuerte para integrarse sin jugar a este deporte. Yo, por mi experiencia veo que El que no sabe jugar, suele ser segregado. Pareciera que en Argentina esta “prohibido” no jugar fútbol. Yo no lo veo bien, pero lamentablemente es así. Hay muchos chicos que al no saber jugar, se empiezan a aislar o lo aíslan los propios compañeros porque no juega. Practicar fútbol trae un beneficio social de esa manera.

¿Qué precauciones deben tener?

En los niños, no existe casi sin ningún tipo de riesgo. Sólo suele haber raspones, caídas y roces. Pero a hay que tener cuidado con la pelota que utilizan los chicos. En muchos centros de fútbol se usan pelotas muy pesadas que pueden provocar un dolor muy fuerte si se recibe un pelotazo en la zona genital, estómago, etc.  También al cabecear pueden causar dolor de cabeza. O sea, que a la hora de elegir, los padres deben asegurarse de que se use una pelota adaptada a los niños, en tamaño y peso. También que el lugar esté adaptado a ellos y que el que conduzca la actividad tenga preferentemente formación docente.

¿Cuándo pueden empezar los chicos a aprender el deporte?

Los libros de educación física consideran que a partir de los 7 u 8 años los chicos pueden comenzar a incorporar técnicas de cualquier deporte. Pero en Argentina, por los estímulos que reciben, los niños pueden comenzar a partir de los 6 años a practicar fútbol. A esa edad no practican fútbol en su forma más acabada, si no que hacen juegos y se van acercando al deporte. Los chicos de 3, 4, 5 años tienen que hacer juegos pre deportivos, iniciadores, donde exploren el patear, el lanzar, el agarrar y el atrapar, todas las formas básicas de movimiento, para después transferirlo a algún deporte, el que más le guste.

¿Hay nenas interesadas en jugar fútbol?

El fútbol no es propiedad del varón. En Argentina estamos un poco atrás en el fútbol femenino. Hay otros países como EEUU, Canadá, incluso Brasil, donde las mujeres practican mucho más este deporte.

En la escuelita de futbol hay un grupito de 4 ó 5 chicas que están incorporadas al grupo de varones. No es fútbol femenino. Los chicos las reciben perfectamente bien y ellas no pierden su femineidad para nada. Pero aquí todavía no es moda. Las chicas quieren jugar, pero las que no quieren son las mamás o los papás. Las madres no las dejan argumentando que es un deportede hombres. Sin embargo, es menos riesgoso que el hockey.

¿Cómo funciona la escuela de fútbol?

Los chicos vienen de una a tres veces por semana. La clase tiene una duración de una hora y media y está dividida en dos módulos: uno de entrenamiento técnico y otro de juego o partido. La primera mitad, de 45 minutos, hacemos juegos relacionados a las técnicas o fundamentos del fútbol, de acuerdo a las edades: por ejemplo remate, conducción, pase, cabezazo, recepción y dominio de la pelota. En la segunda mitad de la clase hacemos partidos. Ahí se trabajan los valores del deporte y de la vida en general: el respeto, el compañerismo, el juego limpio y la parte reglamentaria y táctica.

¿Qué rol juegan los padres? ¿Hay muchos que esperan y exigen a sus hijos ser un nuevo Maradona?

Hay chicos que son víctimas de padres controladores que proyectan mucho sobre ellos. Los limitan, los presionan a temprana edad. Esto los perjudica de gran manera porque el chico tiene que responder a presiones en un momento en el que está para divertirse. El no poder equivocarse hace que el chico no experimente ni disfrute, si no que sufra. El padre no debe invadir el tiempo del chico cuando está practicando deportes. Para eso estamos nosotros, los profesores. El fútbol es un deporte en el que se opina mucho, todos somos directores técnicos. Las opiniones de  los padres pueden ser válidas, pero en un equipo habría 20 opiniones diferentes… Lo más grave es qué le pasa al chico cuando el padre lo está observando de una manera muy invasiva. En esos casos le pedimos que dejen disfrutar al chico. Ya va a llegar a una edad en la que va a tener que buscar un resultado en la vida. A los 8 o 9 años no es todavía el momento de obtener un resultado.

El fútbol deja enseñanzas más allá del deporte, es decir para la vida…

El fútbol, como deporte, puede dejar enseñanzas buenas y malas, para la vida. El deporte no es el que deja enseñanzas, sino que es un medio, depende del docente que esté a cargo de los grupos, la enseñanza que se va a llevar ese chico. Se aprende respeto, tolerancia y compañerismo, valores que le van a servir para siempre.

¿A qué edad, si le chico es bueno, se lo puede derivar a un club de fútbol, como Boca o River?

No antes de los 12 años. Antes no es conveniente ya que en los clubes hay un nivel de exigencia y competencia que hace que los chicos, si empiezan con ese entrenamiento desde muy pequeños, muchas veces se agoten y terminen abandonando el deporte.

EL FUTBOL: UN DEPORTE COMPLETO

Es un seguro a futuro contra la obesidad y las enfermedades.
El niño físicamente activo tiene un plus en salud con respecto a aquel que es sedentario. Previene la obesidad y las enfermedades que la acompañan, a futuro.

Favorece la coordinación de piernas.
El trabajo de coordinación ojo-pie lo hace más rico que otros deportes.

El fútbol genera amigos.
Ayuda a la socialización e incentiva las relaciones interpersonales.

Es una gran experiencia motora.
Y les facilita la posibilidad de explorar otras más amplias, en coincidencia con su desarrollo evolutivo.

Aprenden el “juego limpio”
Mediante el fútbol los niños aprenden valores esenciales para el deporte y la vida: compañerismo, solidaridad, esfuerzo y cooperación.

LA OPINION DEL ESPECIALISTA

Profesor Federico Kenny

La actividad física, y en este caso el fútbol, brinda efectos positivos no sólo para la salud, si no también para el crecimiento y desarrollo de los niños.  Pero la eficiencia de los logros es válida solamente cuando se aceptan las reglas establecidas, se rechaza la violencia y se adhiere al juego limpio. Estos son mis consejos para cuando estamos en la cancha.

PARA LOS PADRES

  • Tratar de respetar la edad de los chicos. Ayudar a que pierdan la inocencia lentamente. Que no les despierten a temprana edad la picardía de sacar ventaja en el fútbol.
  • Hay que dejarlos jugar y fomentar libremente esa actividad. Hacerles espacio y tiempo para que jueguen lo más posible.

 

PARA LOS CHICOS

  • Ganar no es lo único. Es divertido, está bueno, pero cuando uno pierde puede aprender más cosas, porque nos hace reflexionar. La derrota en el fútbol nos tiene que servir para revisar y corregir los errores.
  • La derrota se debe tomar como un accidente del cual se puede sacar mucho de provecho. Si nos toca perder, hay que verle el lado positivo y sacar las corrspondientes conclusiones
  • Ganar, empatar o perder forman parte del juego. En cualquiera de estos tres resultados, hemos jugado, por lo tanto nos hemos divertido.

Comments are closed.