Después de la dieta

Una vez que se llega al peso deseado, no es cuestión de tirar todo por la borda. No desperdicie esfuerzos y comience de inmediato a convertir sus logros en bienes perdurables.

Consejos, ideas y sugerencias inteligentes

Cuando sienta antojo de comer algo que engorda, haga reemplazos inteligentes, de acuerdo con la siguiente tabla:

  1. Antojo… Sustituir por…
    • Azúcar Miel
    • Chocolate Miel de arroz, malta de cebada, algarrobo.
    • Carne de vaca o cerdo Carnes blancas: pollo y pescado.
    • Queso, leche, crema Leche y queso de soja (miso, tofu),
    de manteca manteca, sésamo, nueces.
    • Jugos de fruta Jugos de fruta naturales, artificiales locales y de estación.
    • Licor, vino, cerveza Bebidas alcohólicas producidas en forma artesanal, de granosorgánicos en muy pequeña
    cantidad.
    • Mayonesa común Mayonesa dietética.
  2. Pésese una vez por semana, de esta forma no tendrá sorpresas desagradables.
    Permítase gratificaciones una vez por semana, pero piénselos.
  3. Por ejemplo, planifique que el domin-go va a comer dos medialunas o una tableta de chocolate, pero no ceda a la tentación del quiosco. Decida usted sobre la comida y no deje que sea la comida la que decida por usted.
  4. Tome conciencia de que la tendencia metabólica a la obesidad puede subsistir a pesar de estar delgada. No piense que tiene que seguir haciendo dieta y, sobre todo, no la tome como un castigo. Usted debe
    tener en cuenta que tiene que ajustar-se a un plan alimentario amplio, racional y adecuado a sus preferencias.
  5. Haga del ejercicio. Esto constituye una forma de vida. Bájese antes del ómnibus para caminar unas cuadras,
    trate de utilizar el auto lo menos posible, muévase cuanto pueda.
  6. No use ropa demasiado holgada porque crea la sensación de que estamos flacos cuando en realidad no lo estamos.
  7. Mírese al espejo y reconcí-liese con su cuerpo. De esta forma querrá preservar sus formas.
  8. Trate de buscar aliados: un familiar o una amiga podrá señalarle que se está excediendo en algo, si usted previamente le ha explicado que tiene momentos en los que come compulsivamente.
  9. Cuando se sienta descontro-lada y con muchas ganas de comer de todo, tómese el trabajo de anotar lo que come. Esto la hará tomar conciencia de lo que está haciendo y dejará de comer en exceso.