Pelo más fuerte

Plan para aumentar el crecimiento y volumen. Siempre queremos tener un cabello abundante pero no siempre esto es posible aunque no se produzca una caída grave. Por debilidad, por razones orgánicas o por naturaleza, el pelo no crece en la medida en que querríamos. Con trucos o recomendaciones de especialistas, es posible mejorar la fuerza y vitalidad del pelo.

Según dice el saber popular (y muchos peluqueros lo ponen en práctica) si queremos que el cabello crezca más rápido y fuerte hay que cortárselo durante la fase creciente de la luna. También llamado cuarto creciente, este momento es adecuado para cortar las puntas que estén resecas o florecidas (con dos o más divisiones), para ayudar a mejorar la estructura general de los capilares. Siempre según la tradición, es preferible cortar entre las 12 del mediodía y las seis de la tarde, cuando hay un aumento progresivo de la atracción lunar.

Otro truco de los peluqueros recomienda cuando deseamos dejar de usar el cabello corto y queremos dejarlo crecer y no vemos la hora de que nos llegue al hombro. En lugar de dejarlo sin cortar durante meses y verlo deformarse día a día, los peinadores aconsejan recortarlo cada 15 días, unos pocos milímetros pero dando una forma más recta con lo cual en seguida parece más homogéneo y da la sensación de estar más largo en poco tiempo.
Pero más allá de la efectividad de estos métodos “caseros” no hay evidencia científica de que mejoren el crecimiento del pelo. Hay otros caminos que ayudan a tener una cabellera más voluminosa, real o aparente.
Por ejemplo, cepillar todos los días. De este modo se distribuye mejor la grasitud natural de las fibras capilares, se oxigena y se masajea el cuero cabelludo. La clave es hacerlo con suavidad.
Otro truco es recortar las puntas cada tres o seis meses. No hace crecer más el pelo directamente pero sí impide que se dañe y florezca durante su vida útil.

Buena alimentación

Una alimentación balanceada con abundancia del complejo de vitamina B, como Biotina (B7 o H), ayuda a la producción de queratina. La queratina es una proteína que constituye la fibra capilar y que contiene elevada cantidad de elementos minerales como el azufre, el zinc, entre otros, por lo que parece lógico que sustancias que mejoren su producción mejoran la salud capilar.
Esta queratina está producida por el mismo organismo, a partir de aminoácidos y otros elementos proteínicos.
Los nutrientes necesarios son multivitamínicos y minerales principales son el zinc, cobre, selenio, cromo y manganeso. Algunos alimentos contienen queratina entre sus nutrientes. Consumirlos puede ayudar a mejorar el estado de la melena. Estos son ricos en zinc, un mineral que participa en la síntesis de la queratina.

  • Nueces.
  • Huevos.
  • Almejas, anchoas.
  • Ostras.
  • Atún.
  • Germen de trigo.
  • Bebidas de soja.
  • Legumbres.

La queratina es rica también en azufre que se puede encontrar en las crucíferas (brócoli, coliflor) y el berro.

 

Espirulina también ayuda

El alga espirulina también es una buena aliada del crecimiento del pelo. Se trata de una micro-alga verde-azulada que crece y se reproduce en aguas dulces. Posee múltiples virtudes y fue utilizada desde mucho tiempo atrás por los Mayas y Aztecas. Los nutrientes, vitaminas A, B1, B2, E, y minerales lo convierten en un excelente complemento natural para el cabello. Proporciona proteínas vegetales y aminoácidos esenciales, eficaces tanto para el pelo como para el cuero cabelludo, y betacaroteno, importante reconstituyente del cabello, con alto contenido en otros nutrientes que lo mantienen saludable y nutrido.
Se puede tomar molida en cucharadas o como comprimidos, a modo de suplmento dietario.
También se la puede encontrar como principio activo en champúes y acondicionadores, para revitalizar el pelo.

Columna del especialista

 Miguel Cisterna, tricólogo certificado International Association of Thrichologists (IAT). Diplomado de la Generalitat de Catalunya, Barcelona

 1- ¿Por qué a veces el cabello crece hasta un punto y no más?

Pueden suceder dos cosas:

-la primera y la más común sea que la fibra capilar, estructura que peinamos, presente un daño muy importante. Luego de alisados, procesos de tintura muy continuos, barridos o decoloración la fibra se torna porosa, higroscópica, aumentando la fricción y roce entre ellas. A medida que crecen los cabellos, su estructura no soporta ni el peso y tampoco la mínina tracción que, por ejemplo, se da en el peinado y se quiebra.
-otra causa, puede ser que la fase de crecimiento, fase anágena, se detenga antes de lo previsto. Esto se relaciona a cambios hormonales, anemias, dietas estrictas o al sobre entrenamiento físico.

2- ¿Se pude aumentar el crecimiento del cabello en personas con pelo finito y escaso por naturaleza?

Podemos aumentar la sincronicidad en el crecimiento. Esto es: que haya más cabellos contemporáneos en dicha fase (anágena). Actualmente existe una molécula creada para tal fin, la “Stemoxidina”.  Llegar a tener un 80% de nuestra cabellera en fase de crecimiento es el ideal, sucede cuando somos niños. Luego ese porcentaje va disminuyendo.
Entonces nuestra cabellera pierde masa capilar y volumen.
Ahora, hay que tener en cuenta que no tendremos más números de cabellos en total, porque nuestra cantidad de fábricas de pelos, llamadas unidades foliculares, son las que lo determinan. Estas unidades se forman a los 15 días de gestación, cuando estamos en la panza de nuestras madres. Por lo tanto, luego de nacer, no existe posibilidad para aumentar la cantidad pre-establecida de unidades foliculares.

3- Si nacemos con pelo escaso ¿es más fácil que se produzca caída a cierta edad o puede quedar así para siempre?

Es indistinto. Puede quedar así por siempre.

4- ¿Es más fácil aumentar el crecimiento del pelo en una mujer que en un hombre?

Si la mujer no transita un post embarazo o el climaterio-menopausia, un tratamiento adecuado por ejemplo utilizando productos formulados con una molécula de anclaje de la raíz, como es el “Aminexil” puede reaccionar mas prontamente en beneficio del crecimiento.
Un comentario a tener en cuenta es que:

  • Los hombres tenemos en promedio 1.000 días en fase de crecimiento.
  • Y las mujeres 2.000 días.

5- ¿Qué cuidados recomienda para incrementar el crecimiento del pelo?

  • Bajar el estrés. Meditación, elongación y yoga son muy indicados para ello.
  • Alimentación variada y en los horarios recomendados.
  • Hidratarse, por dentro y por fuera. Ingiriendo y usando productos por ejemplo con ácido hialurónico o aceites vegetales.
  • Preparar el cabello antes de los procesos físicos y químicos de styling que hacemos en la peluquería.
  • Plantear una estrategia para cuidar el cabello luego de dichos procesos (alisados, permanentes, coloración y cortes).

Columna del especialista

Dr. AlejandroChueco, médico cirujano, director médico de un instituto capilar privado y miembro de la Sociedad Internacional de Cirugía de Restauración del Cabello (ISHRS). Su matrícula es: 78349

  1. ¿Hoy el cabello se cae más tanto en mujeres como en hombres? ¿Por qué?

Eso es incomprobable. Por otro lado es inapropiado hablar de caída de cabello. Cuando encontramos cabellos en la almohada, en la ducha o en los hombros, es porque el cabello está cambiando de fase, no porque se pierde. Es porque se renueva. Dicho cabello será suplantado por otro, tan sano y vital como el que se cayó.

  1. Hay mujeres a quienes el cabello les crece hasta el hombro y no más, incluso jóvenes ¿por qué? 

Falso, todo cabello que tenga características de normalidad crece con un ritmo continuo de 1 cm por mes con ciclos que duran hasta 7 años.

Aquellos cabellos que sufran algún proceso patológico, tienen características especiales que son determinadas por la patología subyacente, pero no por el límite de crecimiento.

 4- ¿La droga finasteride, utilizada para frenar la caída del cabello, puede ser nociva para los hombres?

Tres de cada cuatro pacientes se ven beneficiados con el uso del finasteride para el control de la alopecia androgenética. El 98% de los pacientes que usan finasteride de 1 mg, no tienen ningún efecto adverso. El 2 % restante puede causar disminución de la libido que revierte con la suspensión de la medicación. Efectos adversos como ginecomastia, dolor testicular o disminución del líquido seminal, ha sido descripto en proporciones aún más bajas.

5-¿Y para las mujeres?

No tiene efectos adversos pero solo es beneficioso en pacientes femeninos con diagnóstico de alopecia androgenética.

6-¿Los buenos cuidados cotidianos pueden ayudar al crecimiento del pelo?

Raramente los cuidados cotidianos puedan tener efecto inmediato en el pelo, ya que el pelo visible se ha formado muchos meses atrás.

Es de destacar que la buena alimentación, dieta balanceada en nutrientes y control de enfermedades es beneficioso para cualquier órgano o sistema del cuerpo, inclusive el pelo.

7-¿Cuándo hay que tomar la decisión de recurrir a un injerto?

Primero hay que llegar al diagnóstico de qué tipo de alopecia tiene el paciente para saber qué tipo de solución ofrecerle.

En líneas generales, las cirugías capilares son indicadas en pacientes con alopecia androgenética que se encuentran estabilizadas.

La estabilización se produce cuando el individuo tiene más de 40 años o bien menor a 40 pero con tratamiento médico.

Raramente se debe operar a menores de 25 años

8-¿Cómo saber que es la última solución?

Cuando los bulbos dejan de producir cabello y en el cuero cabelludo se nota la ausencia de pelo, la única alternativa es el trasplante.

Medicina Estética: mitos y verdades

El cuidado de la belleza ahora va de la mano de la salud. Bajar de peso o mejorar la piel no sólo tiene un impacto estético sino también en el funcionamiento del organismo. Conozca qué debe cuidar para estar joven…¡y sano!

Estética es salud

Verdad. Con la mayor expectativa de vida, la población mundial ha cambiado sus costumbres. Ahora se sabe que los años ganados a la vida han pasado de los 65 a los 75; años que la gente desea vivir con salud.

Así es que, la mayoría que decide perder peso lo hace por estética, aunque el plano saludable también es un factor que importa. Si nos sobra peso, adelgazar por estética o por salud van de la mano

No deja de ser importante nuestra imagen pero también lo es indudablemente nuestra salud. Es dar un paso positivo para vivir mejor.

No puede exteriorizarse lo que no se tiene en el interior.  

Es cierto. Esto implica que comer bien, hacer actividad física, controlar los parámetros internos (glucemia, colesterol, la tensión arterial) y evitar algunos malos hábitos como el fumar, el alcohol, las drogas y la obesidad, deben tenerse en cuenta en el inicio de este nuevo camino para verse más joven y más sano.

El sobrepeso o la obesidad no tratados generan una distorsión de la anatomía humana.

Es verdad. Cada organismo debe tener el peso adecuado según la contextura física y la altura. Por eso, antes que nada, es necesario ponerse en el peso adecuado. Luego de perder los kilitos demás, se deberá tratar la flaccidez y la celulitis remanente. Pero siempre estando primero en el peso teórico de cada persona.

Verse bien y estar conformes con la imagen que nos devuelve el espejo, es encontrar el estilo propio. Si bien hay cambios que podemos realizar solos, hay otros para los que necesitamos ayuda de un profesional.

Conservar el cabello es de extrema importancia para conservar la juventud.

Verdadero. Desde la alopecia (caída de cabello) de manera generalizada, hasta la alopecia androgénica (exceso de hormonas en el folículo piloso), pasando por la alopecia areata (en forma de parches en todo el cuero cabelludo), todas son pasibles de tratamiento médico, dado que se deben excluir antes enfermedades como el hipotiroidismo, cushing, o algunas disfunciones sexuales.

Para los buenos resultados, se puede sumar al tratamiento específico, la mesoterapia capilar, los tratamientos con aminoácidos y algunas hormonas como el finasteride y/o minoxidilo.

Ya en los casos más avanzados, se puede optar por el transplante capilar.

Estar informado, clave para estar bien

Es la pura verdad. Estos conocimientos tienen la función de poder plantarse delante de un profesional y saber qué es lo que estamos deseando o necesitando hacer con nuestro cuerpo y distinguir si eso es lo que nos ofrecen.

El mayor conocimiento genera enriquecimiento de ambas partes:

1- Desde el paciente, para saber dónde está y adónde lo pueden llevar para alcanzar un mayor bienestar psicofísico que abarca “mens sana in corpore sano”, verse y sentirse mejor y más joven.

2-Desde el médico, para que con reglas de juego claras, pueda planificar qué es lo que se puede lograr y para comenzar y continuar hasta el final con la meta establecida. Hay que ser concientes y saber desde dónde partimos y hasta dónde se puede contribuir con el mantenimiento de la juventud.

LA OPINIÓN DEL ESPECIALISTA

Tratamientos rejuvenecedores que cuidan la salud.

La piel es el órgano más extenso del organismo humano y su mayor conocimiento sirve para devolver la lozanía y la textura de la juventud.

  • Las arrugas, las manchas de piel, las lesiones vasculares deben ser tratadas de manera adecuada con alguna aparatología y algunos fármacos de última generación.
  • A nivel facial, el peeling químico o mecánico, asociado a la mesoterapia, brinda un aporte incalculable para dejar de lado el envejecimiento y pasar a recuperar la apariencia de una piel joven y bien tratada.
  • La radiofrecuencia (aporta incremento del calor a la piel, para aumentar la síntesis de colágeno), la aparición de nuevos fármacos que potencian estos resultados, y la IPL (luz pulsada intensa) que hoy se usa tanto para el tratamiento de afecciones vasculares (telangiectasias, manchas rojo vinosas) como para el tratamiento de acné y la depilación definitiva (hirsutismo, vello familiar).
  • Para el tratamiento de arrugas, las opciones van desde la radiofrecuencia o el bótox (toxina botulínica que genera la relajación del músculo estriado) hasta los rellenos con ácido hialurónico, o algunos acrilatos.
  • En tanto, para las manchas solares (lentigos), está indicado el uso de cremas especiales, la dermoabración (peeling mecánico) y el IPL o peelings más agresivos; para la falta de pigmentación (vitíligo) o manchas hiperpigmentadas (melasmas), hay tratamientos específicos. Para las lesiones crónicas de acné se pueden utilizar los peelings o hasta el láser.

Asesoramiento: DR. RICARDO MUZZIO, Medico clínico endocrinólogo especialista en medicina estética

Keratina vegetal para fortalecer el cabello de manera natural

A diferencia de los tratamientos con keratina que pueden tener el riesgo de contener formol, que es nocivo para la salud, la keratina vegetal devuelve la salud al cabello con una sustancia natural y sin riesgos.

La keratina es una proteína esencial para la salud de los tejidos. Se presenta en la composición de la piel, las uñas, dientes y pelo, entre otros. Esta proteína es muy rica en azufre, este mineral es su componente principal. Diariamente la fibra capilar pierde keratina, por eso los productos cosméticos que contienen esta proteína son tan útiles para la salud capilar ya que compensan el desgaste que se produce de forma constante en el pelo, le dan brillo, lo restauran y le devuelven la suavidad perdida.

Más del 95% del cabello de los seres humanos está compuesto por queratina.

Queratina: sus principales funciones

  • Fortalece el cabello

La keratina es un componente principal responsable de fortalecer el cabello, haciéndolo menos quebradizo.

  • Cubre y repara el cabello dañado

La queratina ayuda a suavizar y a alisar los rulos, además de reparar el cabello desgastado, al cual vuelve más suave y lacio. Repara el cabello dañado además de ayudar a mantener la humedad.

  • Mantiene la piel sana

La queratina ayuda a que la piel mantenga su elasticidad y firmeza. También controla el crecimiento celular y la renovación, lo cual ayuda a suavizar y a controlar las arrugas.

  • Pigmentación y protección de la piel

La queratina tiene una influencia en la melanina y en la pigmentación de la piel. La proteína desempeña un papel de impermeabilización en la piel. También crea una fina barrera contra las bacterias y otros organismos.

  • Endurece las uñas

Las uñas se componen de queratina, lo cual las lleva a ser menos propensas a astillarse y a romperse.

¿Por qué es tan importante para el pelo?

Diariamente la fibra capilar pierde keratina, por eso los productos que contienen esta proteína son tan beneficiosos: compensan el desgaste que se produce naturalmente de forma constante en el cabello, le devuelven la salud, el brillo, restauran la estructura y lo nutre.

La keratina vegetal no se encuentra ya elaborada en la naturaleza, sino que se la recrea a partir del maíz, la soja y el trigo emulando el encadenamiento de aminoácidos de la keratina animal.

¿Cómo está compuesto el cabello?

El pelo está constituido por el folículo y el tallo.

• El folículo que formará el tallo se encuentra en la dermis (capa intermedia de la piel).

• La cutícula cubre el tallo piloso y su integridad y propiedades afectan en gran medida al aspecto del pelo. Una vez que el pelo abandona el cuero cabelludo, la cutícula se van desgastando y a menudo se pierde en el extremo distal del pelo largo.

• Dentro de la cutícula, la corteza forma la mayor parte del pelo y contiene melanina (que le da color). La corteza forma grandes estructuras con forma de cable llamadas macrofibrillas que a su vez poseen microfibrillas compuestas por keratina. Esta capa es la responsable de proteger el interior del pelo.

• A medida que se forma keratina en el pelo, o en cualquier parte del cuerpo, las nuevas células keratinizadas desplazan a las células muertas de la superficie y se forma así una capa protectora.

• Todas las capas del pelo están formadas por un alto porcentaje de keratina (más del 85%). La composición química de la keratina determina que se forme una estructura helicoidal proteínica de mucha fortaleza, con un comportamiento elástico y casi indissoluble. Esa estructura de keratina determina el crecimiento saludable del cabello, creciendo de adentro hacia afuera.

Factores anti-keratina

Existen diferentes factores que pueden producir alteraciones en la keratina del pelo. Estos son:

  • Enfermedades genéticas.
  • Desnutrición.
  • Hipotiroidismo.
  • Maltrato del pelo (secador, planchitas, formol).
  • Estrés.

Estos factores hacen que el pelo luzca frágil y quebradizo. El pelo con suficiente keratina soporta mejor los ataques de los factores ambientales. No obstante, la exposición permanente al estrés puede causar daños a las largas cadenas de keratina, que son las responsables de mantener la forma del pelo protegida. Una vez que la keratina se ha roto en cadenas más pequeñas, se convierte en soluble en el agua y de esta forma será arrastrada por ella.

Asesoramiento: Dra. María Rolandi Ortiz, cirujana y Vanesa de Marco, dermatóloga.

La dieta keratínica

Hay vitaminas para el crecimiento del cabello, entre ellas, la biotina. Este tipo de vitamina B ayuda al organismo en la generación de keratina. Por ello, es importante que tengamos una alimentación rica en vitamina B y en particular en biotina.También son importantes los alimentos ricos en zinc, un mineral que participa en la síntesis de la keratina. Además, el zinc en combinación con la vitamina B6 evita la caída del cabello.

Alimentos ricos en biotina:

  • Hígado.
  • Huevos.
  • Leche.
  • Granos enteros
  • Espinacas
  • Levadura de cerveza
  • Nueces
  • Banana

Alimentos ricos en zinc

  • La carne vacuna, de cerdo y cordero
  • nueces
  • germen de trigo,
  • bebidas de soja,
  • legumbres.

Medicina antiage

Novedosos tratamientos revierten los efectos del envejecimiento mejorando la salud física y mental.

En los EEUU Y Europa ya son un éxito estas nuevas terapias para recuperar la frescura y el vigor de la juventud. La diferencia: actúan “desde adentro“ mejorando la composición grasa, muscular y ósea, la función cerebral, el cabello y la piel. La doctora Marcela Karpicus, especialista en medicina antienvejecimiento, nos explica cómo se realizan.

Cumplir años no tiene que ser sinónimo de envejecer, ni por fuera, ni por dentro. Con la ayuda de la ciencia, cada vez existen mejores perspectivas para disfrutar de una buena salud.

Hoy en día, la medicina cuenta con variadas herramientas para revertir los efectos del envejecimiento. Cuando las personas notan que están sufriendo cambios, que se sienten mal, pueden buscar una solución, que no necesariamente tiene que ser una cirugía plástica. En lo posible agotamos todas las posibilidades antes de llegar a esa instancia, porque hoy en día hay alternativas mucho menos agresivas, lo fundamental es saber, antes de comenzar cualquier tratamiento, en qué estado de salud está el paciente.

LOS EXAMENES PREVIOS

  • Primero, se le hace un chequeo de salud, después, una revisión endocrinológica y luego un médico nutricionista y diabetólogo.
  • A las personas de más de 40 años se les chequean anualmente las hormonas; hacemos una densitometría ósea, examinamos el perfil de metabolismo del hueso, lípidos y otros estudios. “Tratamos holisticamente al paciente. Escucharlo, conocerlo, es muy importante. La atención es absolutamente personalizada” señala la doctora Karpicius.
  • Después se trata lo estético, que es la parte mas sencilla, pero primero hay que ponerse lindo por dentro, lo cual significa ser absolutamente joven otra vez.
  • La especialista afirma que “ todos estos tratamientos son llevados a cabo con productos aprobados por FDA ( Food and Drug Administración de los EEUU), la EMEA ( Agencia Europea para la Evaluación de Productos Medicinales) y la ANMAT ( Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Medica) “

TRATAMIENTO DE REVITALIZACIÓN BIOLÓGICA Y ESTÉTICA

  • ¿ Qué es? Es un tratamiento médico que consiste en revertir las funciones psicológicas y el aspecto estético deteriorados por el paso del tiempo, a través de la administración de la HGH u Hormona de Crecimiento Humana Biosintética y otras hormonas como Melatonina, Dhea, Testosterona, Progesterona y/o Fitoestrógenos, como así también Antioxidantes, Minerales, Oligoelementos y Celuloterapia sin olvidar el apoyo nutricional y un plan de actividad física.
  • Previamente deben efectuarse diversos estudios clínicos y de laboratorio para establecer el previo estado de salud del paciente.
  • Lo ideal sería comenzar entre los 35 y 40 años dado que a esa edad ya comienzan a decrecer todas las funciones orgánicas y aparecen los primeros signos de envejecimiento estético y biológico.
  • A los 50 años todos deberían recibir el tratamiento, siendo importante frenar y revertir el proceso involutivo y degenerativo.
  • ¿Cuáles son las contraindicaciones? Enfermedades degenerativas (Lupus), diabetes sin tratamiento, de cualquiera de ellas. Tumores reactivos malignos o benignos. Cáncer de cualquier índole.

LOS RESULTADOS DEL TRATAMIENTO

Durante los primeros meses del tratamiento:

El aspecto psíquico es el que experimenta los cambios más notables:

  • Reducción de la fatiga y el cansancio mental.
  • Aumento de la capacidad de concentración y memoria.
  • Mejora la sociabilidad.
  • Mejora la depresión y la angustia.
  • Mejora el ritmo del sueño.

A medida que progresa el tiempo de tratamiento:

  • Mejora la calidad y color de la piel del cabello
  • Mejora la resistencia y la masa muscular. Aumenta el deseo sexual y mejora el rendimiento.
  • Mejora notablemente de todos los aspectos psicofísicos y la tensión arterial. Reducción del tejido adiposo (grasa), sobre todo del abdomen.
  • Mejora la respuesta del sistema inmunológico (defensas).
  • Mejora el aparato osteoarticular (dolores óseos y articulares).
  • Mejoran los valores de colesterol en sangre y la presión arterial.

De dos a cinco años de tratamiento:

  • Aumenta la masa ósea, demostrable por densitometría ósea con reducción del porcentaje de perdida de calcio, como así mejoramiento de la osteoporosis.
  • Siguen en progreso constante las mejoras obtenidas con el tratamiento.
  • Este tratamiento a bajas dosis y bajo supervisión médica no posee efectos secundarios.

TRATAMIENTO DE REVITALIZACION BIOLOGICA: CELULOTERAPIA

  • Esta es otra terapia antienvejecimiento. Devuelve el equilibrio de las células y los tejidos recomponiendo el normal funcionamiento y reproducción.
  • Las células, los liofilizados y el ADN son complejos de proteínas, aminoácidos, coenzimas, minerales y oligoelementos. Su acción específica está dada por el aporte de proteínas, aminoácidos, hidratos de carbono, vitaminas y oligoelementos. Estimulan el metabolismo de cada célula reactivándolas y estimulándolas en el proceso de desintoxicación, reparación y revitalización celular.
  • Es inocua, no presenta incompatibilidad farmacológica, no produce intolerancia ni efectos secundarios; carece de contraindicaciones y puede administrarse a toda edad ya sea en recién nacido o anciano.
  • Deja sentir sus efectos beneficiosos al cabo de algunas semanas de tratamiento, siendo necesarias de 6 a 10 semanas de tratamiento para ver sus reales efectos.
  • Se recomienda su toma con el estomago vacío en ayunas o inmediatamente antes de las principales comidas, con no menos de dos horas de diferencia con la última ingesta. Si el tratamiento es vía oral, (lisados o peptonas en gotas) la toma es diaria. Si es inyectable se recomienda aplicar cada tipo de célula cada 30 días.

EL PODER DE LA CELULOTERAPIA

La celuloterapia, los liofilizados y el ADN pueden mejorar y hasta revertir problemas tales como:

  • Problemas cardiovasculares y venosos.
  • Alteraciones del colesterol y triglicéridos.
  • Alteraciones del sistema inmunológico: Alergia en general, asma, dermatitis, eccema, soriasis, etc.
  • Tumores malignos o benignos y enfermedades degenerativas.
  • Enfermedades osteoarticulomusculares y del colágeno en general (artritis, artrosis, etc.
  • Trastornos bronco pulmonares: Agudos, crónicos, y alergias respiratorios.
  • Trastornos de vejiga y riñón.
  • Enfermedades gastrointestinales (gastritis, ulcera, etc.)
  • Enfermedades hepáticas (grasa hepática, hepatitis, cirrosis, etc.
  • Impotencia sexual, (andropausia y preandropausia)
  • Alteraciones en la libido femenina.
  • Vejez prematura, osteoporosis, esterilidad y dismenorrea.
  • Trastornos hormonales en general.
  • Migraña e insomnio.
  • Enfermedades neurológicas.
  • Enfermedades endocrinas.
  • Trastornos visuales: Cataratas, presbicia, etc.
  • Trastorno de sangre.
  • Restaura y revitaliza el colágeno y la elastina, actúa mejorando la actividad metabólica de la piel, combatiendo las arrugas.
  • Combate, la adiposidad localizada y generalizada.
  • Trastornos de color de la piel como vitíligo y manchas de la vejez.

Asesoramiento: Dra Marcela Karpicius, especialista y miembro de la Sociedad Mundial de Medicina Antienvejecimiento

Cremas de manos

Fórmulas que humectan y combaten el envejecimiento.

Al utilizarlas para todo y en todo momento, su desgaste es continuo. Esta agresión permanente hace que las manos envejezcan prematuramente, se pongan ásperas, las uñas se partan y la piel se manche. Las cremas son grandes aliadas para evitar estos problemas y cuidarlas a diario.

Las manos son la parte de nuestro cuerpo que probablemente más maltratamos. No sólo las usamos en todo momento y para hacer cualquier cosa, sino que también las exponemos a jabones fuertes, sustancias químicas, bajas temperaturas y otros tantos factores que hacen que el daño sea constante.

Sin embargo, no debemos olvidar que la piel de las manos es muy fina y delicada, y por eso requiere un cuidado especial. Usar cremas todos los días puede ser de una gran ayuda para mantenerlas sanas, jóvenes y hermosas. Pero tan importante como su elección, es la forma en que las aplicamos. Le explicamos que sustancias deben contener para ser efectivas y cómo realizar unos sencillos automasajes para que las cremas penetren mejor y logren el efecto buscado.

¿Qué sustancias deben contener para ser efectivas?

AGENTES HUMECTANTES

  • Glicerina: Hidrata la piel intensamente y retiene la humedad natural de la dermis. Además, contiene propiedades curativas y alivia la piel irritable.
  • Urea: es una sustancia natural con alto poder humectante. Es ideal para manos ásperas y agrietadas.
  • Aceites de almendras: hidrata y devuelve la suavidad a la piel.

SUSTANCIAS REPARADORAS

  • Silicona: forma una capa protectora que protege de las agresiones externas y previene la deshidratación cutánea.
  • Ácido glicólico: suaviza y renueva la piel.
  • Alantoína: promueve y acelera los procesos celulares de la piel.
  • Alfa hidroxiácidos: ayuda a eliminar las células muertas de la piel, al mismo tiempo que mejora la apariencia de las manos envejecidas o con machas.

COMPUESTOS ANTI-EDAD

  • Vitamina E: es un antioxidante de origen natural que previene el envejecimiento prematuro de la piel.
  • Coenzima Q10: incrementa la producción de colágeno, reduciendo los signos de envejecimiento, a la vez que tonifica y reafirma la piel.
  • Filtro Solar: forma una barrera que protege la piel de los rayos UVA y UVB, y evita que la piel se manche.
  • Retinol: mejora la producción de colágeno y disminuye las arrugas.

REFLEXOLOGÍA Y AUTOMASAJES

Para aplicar las cremas y aliviar tensiones

Al igual que en los pies, en las manos existen áreas que son el reflejo de cada parte del organismo y que están conectadas por vía nerviosa. La actuación sobre esas zonas puede ayudar a mejorar las funciones de órganos y aparatos, para que recuperen el equilibrio perdido y se protejan de la agresión de agentes capaces de desarrollar enfermedades.

La reflexología aplicada sobre las manos ayuda a reducir la tensión y los dolores, reactiva la circulación sanguínea de la zona, al mismo tiempo que favorece la absorción de las sustancias de las cremas. Además, el masaje de las manos puede realizarse en cualquier momento y lugar, y, sobre todo, autopracticarse.

Automasaje paso a paso:

  • Repartir la crema por las manos dando suaves masajes con la palma y en dirección hacia los dedos. Una vez que haya llegado a los dedos, masajeelos también con movimientos suaves desde la base hacia la punta.
  • Realizar pequeños movimientos rotatorios sobre la palma de la mano con el dedo pulgar y apretando ligeramente. Después utilizar los nudillos y repetir la misma acción sobre la palma de la mano varias veces.
  • Para hacer un estiramiento de las articulaciones, estirar dedo por dedo suavemente hacia afuera. Repetir el masaje dos o tres veces con cada dedo.

Tenga en cuenta…

  • Evitar realizar el masaje si las manos presenten heridas, posee problemas venosos, enfermedades cardiovasculares o si está embarazada.
  • Mientras dura el masaje, se deben sacudir las manos cada tanto.
  • Antes de realizar la reflexología de manos, esperar al menos 2 horas después de cada comida.

Perfumes: ¿Cúal es la mejor fragancia para su piel?

Mitos, verdades y tendencias

Las fragancias tienen un efecto sobre las emociones ya que se conectan con lo más profundo de los recuerdos. Aromas de flores, de especias o maderas nos transportan y nos hacen soñar. Sin embargo, hay muchos prejuicios sobre una acción contraproducente en la piel. Para saber cómo disfrutar de los perfumes sin riesgos, los especialistas nos informan.

Las fragancias constituyen un misterio ya que son un objeto intangible pero que completan un arreglo personal, reconfortan después de un baño, levantan el ánimo y seducen. Se gastan millones de dólares en todo el mundo en frascos de vidrio delicadamente tallados que contienen jugos exclusivos, pero también en envases de metal y caucho –según las nuevas tendencias- con aguas revigorizantes y deportivas.

Si antes un perfume nos identificaba y era el elegido para siempre, hoy siguen la moda y cada marca lanza al menos dos por año, ya que hombres y mujeres quieren renovar su stock personal. El riesgo de seguir la moda es que hoy se parecen mucho unos a otros.

El perfume y el cerebro

Al inhalar los aromas por la nariz, el cerebro los reconoce y clasifica a través del sistema límbico, que está íntimamente unido al centro emocional humano y a la memoria a largo plazo. El sistema límbico une recuerdos, emociones y aromas.

Se dice que es el primero de los sentidos en desarrollarse ya que es aquel con el que el bebé reconoce a su madre, y por eso busca su pecho en busca de la leche.

Tendencias

Como en la actualidad las fragancias están atadas a la moda, hay tendencias en materia de perfumes. En los 80 fueron los aromas invasores y orientales, en los años 90, se usaban las aguas frescas y poco perdurables. Pero las preferencias tienen que ver con la idiosincrasia de cada lugar, por ejemplo, en los Estados Unidos se usan las fragancias frutadas, con abundancia de frutos del bosque. En Europa están de moda los perfumes muy cargados, dulces, amaderados y gourmet –con notas comestibles-, con aroma a chocolate, vainilla, praliné y frutas acarameladas. En la Argentina, en cambio, son favoritas las fragancias frescas, acuosas y fáciles de llevar. Pero también se usan las que agregan una nota oriental o amaderada que confiere calidez y mayor duración.

“La percepción de los aromas en la infancia es innata y natural. Allí es cuando formamos nuestra memoria olfativa. Pero si bien hay predisposiciones naturales, el olfato se va sofisticando a medida que lo vamos estimulando”, dice Leticia Erroz, perfumista y creadora de fragancias infantiles. La tendencia de las notas gourmet nos remite a la infancia, éstas están relacionadas con la dulzura, son divertidas y envolventes. “Están presentes en nuestra memoria olfativa, nos dan seguridad y nos invitan a divertirnos. Nos recuerdan esa tarde de olor a caramelo de las manzanas. El praliné con el que crecimos, alejados del estrés”, prosigue Erroz.

La pirámide olfativa

Las notas son las que componen la pirámide olfativa. Cuando olemos, hay una percepción inicial que llamamos notas de salida; notas medias o de corazón, que son las que en cierta forma nos quedan más “atrapadas”. “La memoria emotiva (olfativa) es lo que recordamos o lo que nos hace acordar esa nota que olemos. Si fue bueno, nos emociona positivamente y si conlleva un mal recuerdo nos entristece, o nos conecta con la añoranza, con el olor de una casa”, dice la perfumista.

Tradicional y culturalmente, las notas asociadas con las fragancias masculinas eran tabaco, cuero, hierbas o lavanda. Sin embargo, en los últimos años, teniendo en cuenta los cambios en las conductas de los hombres, que demuestran su sensibilidad y seducción, se han incorporado notas como jazmín, antes reservada para las mujeres, y orientales.

Diferentes concentraciones

Según la concentración de las esencias aromáticas, las fragancias se clasifican en:

  • Extracto o perfume: es el de mayor concentración, generalmente se presentan en frascos pequeños y sólo basta con la aplicación de algunas gotas para permanecer perfumada por más tiempo. Son los más costosos.
  • Agua de perfume (eau de parfum). La concentración de esencias aromáticas está entre el 10 y el 19 % diluidas en alcohol. Su fragancia puede durar hasta siete horas.
  • Agua de tocador (eau de toilette). La concentración de esencias aromáticas está entre el 5 y 10 % diluidas en alcohol. Su fragancia puede durar entre 3 y 5 horas.
  • Agua de Colonia (eau de Cologne). La concentración de esencias aromáticas está ente 3 y 5 % diluidas en alcohol y agua. Su aroma dura hasta unas tres horas.
  • Colonia. Se trata de una forma muy ligera de perfume, la concentración de esencias aromáticas está entre 1 y 3%, es muy utilizada por las personas que gustan de aplicarse grandes cantidades, aunque su aroma no dura más de 2 horas.

Pirámide olfativa

Nota de salida o cabeza

Es el primer contacto con un perfume y se perciben durante los primeros minutos. Las notas de salida son las más ligeras por ser la parte más volátil del jugo. En general, son cítricas o verdes.

Nota de cuerpo o corazón

Se perciben durante tres o cuatro horas desde su aplicación y conforman el corazón de la fragancia. Son las notas que definen al perfume (familia olfativa).

Nota de fondo

Es la estructura que sostiene al perfume y que le otorga su durabilidad y fijación. Son notas que dan profundidad al perfume, como las maderas, el ámbar, los almizcles o las especias.

El momento de transición de estas fases no es brusca ya que progresan de un modo paulatino y derivan lentamente desde las notas más altas de salida hasta las de fondo en una armónica sinfonía de olores.

La opinión de la especialista

Perfumes, alergias, y efectos sobre la piel

Doctora Vanina De Marco, dermatóloga

-Si nos perfumamos y tenemos reacciones, lo más conveniente es observar qué tipo de producto es el causante de la reacción alérgica para evitar el uso. En muchos casos el perfume colocado en la piel y sumado a los efectos del sol, puede manchar. Este fenómeno es conocido como dermopigmentación. Se debe a que algunos componentes de los perfumes pueden ser agentes fototóxicos, esto quiere decir, que cuando está en contacto con la luz solar puede producir manchas. Se recomienda evitarlo si habrá exposición al sol. Pero también el perfume de por sí, puede producir irritación sobre la piel. Por todo esto, lo más adecuado es que no se coloque sobre la piel directamente. Colocarlo en la ropa, puede ser un buen recurso.

-No siempre se producirán manchas pero existen posibilidades de que esto ocurra por eso no se debe colocar el perfume en el momento de exponerse al sol.

-El perfume puede producir lesiones en la piel (irritaciones, alergias, hinchazón, etc). Todo esto conlleva al envejecimiento general de la piel.

-Cremas y fragancias. Para causar una alergia de la piel, una cierta cantidad mínima de la sustancia aromatizante debe penetrar en la piel y unirse a una de sus proteínas. Una vez que esta sustancia se ha unido a una proteína de la piel, puede provocar una serie de fenómenos en el sistema inmune que termina causando los síntomas de alergia.

Los signos principales son enrojecimiento, hinchazón y vesículas que se describen habitualmente como “eccema” y que pueden aparecer tras la exposición repetida a la fragancia alergénica en cuestión. Las alergias cutáneas a los ingredientes de fragancia suelen producirse por el uso de productos cosméticos perfumados, y con frecuencia afectan a la piel de la cara, cuello, las manos o las axilas.

-Se identificó un grupo de 26 ingredientes de fragancias con potencial conocido para causar alergias cuya presencia en productos cosméticos debía darse a conocer a los consumidores.

Sobre esta base, la directiva sobre cosméticos dispuso que la presencia de cualquiera de estas 26 sustancias se indicara en la lista de ingredientes cuando estuvieran presentes en concentraciones superiores a 0,001 % en los productos que no requieren aclarado y 0,01 % en los que sí. Dichos límites se establecieron como una decisión administrativa pragmática ante la ausencia de umbrales conocidos para estos alérgenos.

Estas directrices de etiquetado permiten a los pacientes alérgicos a una, o más de estas 26 sustancias químicas aromatizantes, evitar los productos que las contienen. Estos ingredientes son componentes comunes de muchas fragancias y están especialmente basados en aceites esenciales, como fragancias cítricas, florales y de pino.

Fórmulas y tendencias

Stella Maris Rodríguez, técnica química y perfumista.

-Tendencias. Los perfumistas seguimos la moda de tendencia en indumentaria porque al desarrollar las fragancias es interesante que se acerquen a la realidad del target buscado.

– Fórmula piramidal. Las fragancias tienen una forma de evaporarse, por eso se usa una forma piramidal, las más volátiles evaporan primero y casi enseguida otros materiales que conforman la Nota de Cabeza por el hecho de la rápida evaporación. Más tarde aparecen las Notas de Base que son modificadas por las notas intermedias o Modificadores, en estos materiales se encuentran los Notas florales que enmascaran los primeros vapores de la Nota de Base, dándoles una impronta distinta y agradable. Cuando las más pesadas de la Nota de Base evaporan toda la fragancia, está en evaporación completa. Esto ocurre en unos minutos por eso en las perfumerías nos piden esperar apenas nos lo ponen.

-Perfumes y música. El perfume es una composición armoniosa que se va evaporando constantemente y durante mucho tiempo. Por ese motivo se la compara con la Música porque es una Composición armoniosa. La Música fluye siempre y en distintos sonidos pero tienen un motivo que va repitiendo varias veces.

-No se usa otra figura porque el triángulo es el que más se adapta a la evaporación.

– Ingredientes animales. Hace mucho que no se usan productos de animales: hoy se usan otros como aceites esenciales y algunos productos de síntesis. Solo de origen animal se usa una excreción del cachalote que deja sobre el mar y de allí se extrae el ámbar gris.

-El alcohol. Siempre se usa pero se pueden hacer perfumes en cremas especiales. El alcohol es el medio ideal porque es propulsor y se usa desde la antigüedad cuando los árabes lo descubrieron allá por el siglo octavo. Solo los alérgicos al alcohol no pueden usarlo, pero no conozco a nadie que tenga este problema.

Aun los perfumes para bebés y niños se hacen con alcohol de 70 º C porque es bacteriostático y siempre mejor que los que son de agua, que tienen emulsionantes químicos.

– Nunca conviene ponerse al sol luego de tener un perfume en la piel, porque hay algunos aceites esenciales que manchan o decoloran. El perfume se puede poner en el cabello que se auto protege.

-Cómo reconocer un perfume de calidad. Siempre se lo reconoce y no por la persistencia sino por su originalidad. Cuando nos probamos un perfume lo único que se debe hacer es olerlo durante una media hora en forma tranquila para poder elegir o rechazar, olvidándose del packaging y todo su envoltorio. Lo único que prima es el olor, no pueden evaluarse más de dos o tres perfumes para poder elegir y ver la calidad y lo interesante de la nota.

-Hitos. El perfume tiene varios hitos en su historia. El más importante es el Jicky de Guerlain porque es la primera fragancia que contiene un producto sintético el Salicilato de amilo. Por lo tanto constituye una diferencia, un antes y un después.

Y el otro hito importante es el Chanel N5 un perfume que ya tenía muchos años. Cuando Marilyn Monroe comentó que lo único que usaba para dormir era Chanel N5 a partir de ese momento en pocos días se agotó en los Estados Unidos y en varios países de Europa los frascos que había en la plaza. Y aún hoy se vende en segundo lugar en las actuales estadísticas.

Estrías: Cómo eliminarlas

Las estrías, de manera similar a las cicatrices, no se eliminan por completo. Pero gracias a la variada cantidad de tratamientos que existen en la actualidad se pueden volver, en muchos casos, imperceptibles.

Las estrías, junto con la celulitis, son esas “imprefecciones” estéticas que se hacen más presentes en el verano, con el uso del traje de baño. Se presentan en líneas de distintas formas. Cuando recién aparecen son de color azulado-violáceo pero se vuelven de color marfil cuando ya no hay riego sanguíneo.

Son una patología del tejido conjuntivo de la dermis. Se trata de atrofias cutáneas ocasionadas por la rotura y pérdida parcial de fibras de colágeno y elastina. Por este motivo se las podría definir cómo cicatrices.

En todos los casos se debe acudir al dermatólogo cuando comienzan a aparecer, ya que este será el mejor momento para tratarlas. O sea, cuando todavía están coloreadas.

En algunos casos se puede frenar la evolución si se actúa rápidamente. En las estrías color marfilino (que ya son secuelas), los tratamientos que se realizan sirven para que sean menos evidentes.

¿Por qué se forman?

Se identifican dos clases de estrías.

  1. Producto de la distensión: se observan en las personas que han perdido peso en forma brusca. En este caso se producen por el estiramiento de las capas medias e internas de la piel, así se rompen las fibras de colágeno y de elastina.
  2. Las que aparecen consecuencia de enfermedades: como las estrías se hacen presentes en algunas patologías como diabetes o enfermedad de Cushing. Las de color violeta o rojo oscuro, son típicas de la producción en exceso de cortisol o del consumo de corticoides por períodos prolongados. Aunque también, las hormonas juegan un papel importante en su aparición.

Cómo prevenirlas

Aunque las medidas preventivas no aseguran que no aparezcan -por los motivos mencionados- los procedimientos deben estar orientados a mantener y aumentar la elasticidad de la piel. Sólo algunos principios activos brindan mejoría.

  • Cremas

Se indican los productos que contienen en su formulación altas concentraciones de elastina, extractos de placenta, líquido amniótico, algas y vitaminas A y E.

  • Alimentación

Se aconsejan los alimentos ricos en vitaminas A, C, D y Zinc, estos ayudan a evitar la aparición. También se recomienda tomar mucha agua (dos litros o más).

Tratamientos con peeling

  • Peelings físicos

Se indica la abrasión de los tejidos más superficiales. Una forma de realizarlo es a través de la microdermoabrasión con punta de diamantes o de microcristales de hidróxido de aluminio. El procedimiento remueve las capas superficiales de la piel y estimula la regeneración de la misma. Consiste en una exfoliación que produce un recambio celular. Este procedimiento otorga una mejoría relativa.

  • Peelings químicos

Se efectúan con varios tipos de ácidos que ocasionan un efecto similar al peeling físico. Se aplica ácido retinoico, glicólico, salicílico y tricloroacético.

El procedimiento mejora la apariencia general de la piel, incrementa la cantidad de colágeno, los glicosaminoglicanos, las fibras elásticas, la vascularización y la humedad local. La piel así se ve más homogénea y tersa. Esto hace que las estrías sean menos evidentes.

Este tipo de peelings también se pueden realizar con ácido glicólico, mandélico y láctico.

Estos ácidos se pueden utilizar tanto en invierno como en verano. El procedimiento se puede repetir cada 1 o 3 semanas. Esto depende del tipo de piel y si se utilizan concentraciones crecientes de los ácidos para obtener mejor resultado. El número total de sesiones lo determinará el médico, varía de acuerdo a cada caso.

Tratamientos con productos tópicos

  • Con tretinoína en concentraciones variables según la tolerancia de cada caso. Se los recomienda en bases de aceite de rosa mosqueta, vitaminas A y E y otros vehículos reparadores de la piel. Siempre es preferible que estén formulados en bases hidratantes.
  • Mesoterapia

Se las trata con ácido hialurónico. Son necesarias varias sesiones.

  • Plasma Rico en Plaquetas.

Consiste en la aplicación intradérmica de un complejo derivado del plasma obtenido del propio paciente con el agregado de otras sustancias. El procedimiento ayuda a mejorar el metabolismo y la funcionalidad de la zona.

El plasma rico en plaquetas se obtiene de la sangre centrifugada de la persona, por este motivo es autólogo. El procedimiento no tiene contraindicaciones, no es tóxico ni ocasiona alergias.

La mejoría se ve luego de unos días de la aplicación. Por lo general se realiza dos o tres veces al año.

Uso de tecnología para el tratamiento de las estrías

  • Pixel 2940 Erbium YAG. Es un láser, ablativo fraccional que atenúa las imperfecciones, razón por la cual se utiliza para mejorar estrías. Remueve la epidermis y la dermis superficial.
  • Láser fraccional CO2, este láser crea en la piel una gran cantidad de perforaciones microscópicas. Estas “pequeñísimas heridas”, hacen que se active el proceso de cicatrización, que es estimulado por el tejido circundante que queda intacto (sin ser tocado con láser). De esta forma, la piel nueva remplaza a la piel dañada.

El tratamiento además promueve la formación de colágeno. La remodelación de la piel sumada a la promoción de colágeno produce la mejoría de las estrías. El tratamiento se puede realizar aplicando distintas intensidades.

  • Radiofrecuencia Accent. Actúa por radiofrecuencia dinámica, que produce el calentamiento gradual de la piel, esto estimula la formación de nuevo colágeno y mejora la calidad del colágeno existente. El tratamiento puede ser complementado con peelings para potenciar el efecto.
  • NIR / infrarrojo, el procedimiento se basa en la formación de colágeno, esto ocasiona un efecto reparador de la estría. El procedimento puede combinarse con mesoterapia realizada con ácido retinoico y otras sustancias.

Importante:

Durante cualquiera de los tratamientos no se puede tomar sol. Sólo después de los 30 días posteriores se podrá exponerse con protector (FPS) 50+ y dentro de los horarios permitidos.

Máscaras faciales: Manual de uso

Siempre aliadas de la belleza de la piel, sin embargo, solemos olvidarlas cuando nos hacemos una limpieza en casa. Conozca los distintos tipos y cómo utilizarlas según sus distintos efectos.

Las mascarás, de acuerdo a la sustancia que contengan, cumplen distintas funciones. Sirven para limpiar o descamar la piel, eliminar la grasitud, hidratar, tensar, descongestionar y descansar o relajar.

Por eso, es muy importante, antes de elegir una máscara, realizar un buen diagnóstico de la piel y tener en claro qué resultado se quiere obtener con el uso de la misma.

Se presentan en gel, barro o arcilla. Si se la aplican en el gabinete de belleza, será el especialista quien elegirá la textura más adecuada según el biotipo de la piel de cada persona (si la piel es grasa, seca o mixta).

Distintos tipos de máscaras

  • Purificantes o limpiadoras: eliminan los brillos desagradables. Por lo general contienen activos astringentes y derivados de la arcilla. Son excelentes para cerrar los poros dilatados.
  • Exfoliantes: están formuladas a base de sustancias que ayudan a eliminar las células muertas. La piel queda renovada y luminosa.
  • Hidratantes: forman barrera para retener la humedad. Están formuladas con ingredientes como la miel y otras sustancias capaces de aportar agua. Se indican en pieles secas con pequeñas arrugas.
  • Nutritivas: aportan nutrición extra, luminosidad y confort. Contienen sustancias grasas que favorecen la retención de agua, son antiage. Por lo general adicionan vitamina E.
  • Tensoras: dan a la piel un aspecto descansado. Sus efectos son inmediatos, “es el lifting de las máscaras”.
  • Descongestivas: tienen activos que calman la piel. Indicadas para aplicar después de cualquier tratamiento agresivo como peeling o láseres. Son efectivas en pieles con rosácea o rojeces.

Para cada problema, su máscara

• Flaccidez facial: hay activos que mejoran o previenen la flaccidez cutánea ya que favorecen la síntesis de colágeno y elastina. Entre ellos están el DMAE y la vitamina C. Es aconsejable usarla también en zona de cuello y escote.

• Cutis sensible o rosácea: se recomienda una máscara descongestiva con activos a base de hammamelis, malva, tilo, aloe vera, manzanilla, etc.

Siempre es beneficioso en pieles de esas características combinar la máscara con tratamientos de gabinete como el drenaje linfático manual.

• Piel grasa y acné: conviene usar máscaras astringentes, que ayuden a regular la secreción sebácea.

Las mascaras de fango o arcillas combinadas con activos descongestivos como hammamelis, caléndula, manzanilla dan excelentes resultados.

• Cutis con fotoenvejecimiento: existen infinidad de activos para recuperar una piel con signos de envejecimiento. La mayoría de las mascaras anti-age, regeneradoras y antioxidantes poseen ADN, ácido hialurónico, vitaminas A, E, C, colágeno, elastina, manteca de katiré, coenzima Q10, aceite de germen de trigo.

Recuperan la vitalidad, la firmeza y luminosidad de la piel. Además, afinan la dermis, nutriéndola en profundidad y otorgándole un aspecto más liso y suave.

  • Piel deshidratada: una máscara de hidratación intensiva, con activos como aceite de aguacate, aloe vera, extracto de pepino y vitaminas E y C, puede devolverle a la piel su aspecto liso y aterciopelado.

• Piel con impurezas: requiere una máscara con efecto peeling que limpie en profundidad la piel, elimine las células muertas y las acumulaciones de sebo. Se recomiendan aquellas que contengan extractos de piña, papaya, kiwi y vitamina A.

Principios activos y efectos

Azuleno: es descongestiva e hidratante, otorga confort y relax a la piel. Indicada para pieles sensibles.

  • Caviar: sus extractos otorgan gran luminosidad. Es antiage, reafirmante y mejora la elasticidad de la piel.

Chocolate: tiene poder antioxidante, revitalizante e hidratante. Contiene flavonoides, proteínas, minerales como el potasio, fósforo, cobre, hierro y magnesio. También vitaminas A, B, C, D, E, K y B1.

  • Cobre: favorece la producción de colágeno, tiene acción antibacteriana, antifúngica y antiviral. Es cicatrizante, tensora y aporta firmeza.
  • Colágeno: hidrata e ilumina. Indicada para disminuir las pequeñas líneas y afirmar la piel.
  • Diamante: es descongestiva, refrescante, hidratante, humectante y reparadora tisular. Ideal para pieles enrojecidas o congestivas.
  • Dimetiletanolamina (DMAE): estimula la producción de colágeno y de elastina. Mejora la firmeza de la piel.
  • Oro: atenúa las líneas finas de la piel, otorga un tono uniforme y suma luminosidad. Se usa a partir de los treinta años. Tiene poder antioxidante y antiage, es antiinflamatoria y estimulante celular.
  • Selenio: es nutritiva, mitiga la inflamación producida por rayos UV y tiene efecto antioxidante.
  • Té verde: es descongestiva y antioxidante. Previene y retarda el envejecimiento cutáneo.
  • Vitamina C y ácido hialurónico: sirve para hidratar la piel, es antiage y antioxidante.

Cómo aplicar una máscara en 5 pasos

  • Limpiar la piel en profundidad, con una loción, gel o emulsión limpiadora, si es posible, realizar una exfoliación suave para quitar las células muertas y favorecer la absorción.
  • Extender una capa generosa del producto, en cara y cuello, también en manos si la idea es humectar o nutrir. Se debe evitar el contorno de ojos y los labios. La mascarilla se aplica con movimientos circulares y en sentido ascendente en la cara, mientras que en el cuello, la dirección es desde el centro hacia las orejas.
  • Dejarla actuar 15 o 20 minutos, para favorecer la acción de los activos y su penetración.
  • Retirar con esponja suave humedecida en agua tibia o fría, nunca caliente, porque es perjudicial para los vasos capilares.
  • Aplicar crema hidratante diaria y pantalla solar, como es habitual después de cualquier tratamiento.

La importancia de aplicarse mascarillas

Dra. Karina Nadur, dermatóloga.

  • Cada vez son más la cantidad y variedad de mascarillas que se utilizan. Son grandes aliadas del cuidado de la belleza de la piel y del pelo. Todas son de gran apoyo en los tratamientos dermatológicos.
  • Se presentan en forma de geles, silicatos, polvos, arcillas, bentonitas o caolín. Algunas son cremosas (con vehículos grasos). Estas son oclusivas, humectantes y lubricantes. A este tipo de máscaras se les puede agregar extractos vegetales, vitaminas o ceramidas para potenciar su efecto.’
  • En el consultorio se utilizan, mucho las mascarillas descongestivas y calmantes post tratamientos con láseres, peelings o después de cualquier otro procedimiento que congestione a piel en forma momentánea. Estas máscaras se aplican con la finalidad de acelerar la recuperación.
  • Las máscaras son también un excelente broche de los tratamientos hidratantes y de las limpiezas de cutis. Entre los distintos tipos se destacan las hidratantes  que aportan luz y vitalidad a las pieles apagadas y deshidratadas. Para el acné son efectivas las que tienen cualidades astringentes. Estas regulan el nivel de grasa y la aparición de granitos (esto mejora el terreno para que disminuyan). Las mascarillas relajantes, en cambio, son efectivas cuándo se desea combatir el estrés de la piel.
  • En muchas oportunidades las máscaras solicitadas por las mujeres en el gabinete dermatológico son las que “suman un brillo especial”. En este caso la mascarilla de oro es una de las elegidas. Además, atenúa líneas finas de la piel y otorga un tono uniforme. Es ideal para quienes presentan signos de cansancio sobre todo después de los 40.
  • La mascarilla de caviar se aplica para mejorar el aspecto general de la piel. Tiene vitaminas A, E, F, B12 y K que hidrata, reafirma y reduce líneas de expresión, mejora la fatiga y regenera la epidermis.

Máscaras para cada tipo de piel

Dra. Adriana Raimondi, dermatóloga

Las máscaras faciales son excelentes para mantener una piel joven. Además de ser placenteras y relajantes para el rostro aportan la dosis concentrada de principios activos.

  • Piel normal:

En este caso el objetivo es que la piel esté siempre bien hidratada, es conveniente usar una máscara a base de vitamina A, C y E.

  • Piel seca:

Se requieren máscaras hidratantes con liposomas de vitamina E que aportan humectación. Tonifican y revitalizan los tejidos de la piel.

  • Piel grasa:

Se evitarán las máscaras cremosas, deben aplicarse a base de geles con extractos vegetales que dan a la piel una agradable sensación descongestiva y relajante.

  • Piel mixta:

Por presentarse una zona grasa y otra seca, se coloca una máscara en gel con extractos vegetales, oligoelementos, y aloe vera.

  • Máscara Velo de  Colágeno:

Esta máscara es para todo tipo de piel. Mejora el aspecto general de la piel: rehidrata, aumenta la turgencia de la piel y dismunye las arrugas.

Cabello débil: Por qué se produce y cómo combatirlo

La fragilidad del cabello puede tener muchas causas en la mujer: anemia, estrés, falta de proteínas, falta de minerales, menopausia, entre otras. Pero también, hay un gran condimento genético. En esta nota, especialistas explican cómo se puede combatir esta problemática a través de tratamientos dermatológicos y consejos nutricionales.

El tema del cabello débil o fino, preocupa a muchísimas mujeres. Y hay una duda que persigue a la mayoría: ¿es una cuestión genética, de la edad, o tiene que ver con malos hábitos relacionados al estilo de vida, cuidados de belleza y/o alimentación?

Adrián Acuña, tricólogo (experto en cabello), director del Instituto del Cabello, explica que todas las personas tenemos un patrón genético definido, que nos hace tener distintas características como el color de ojos, el tipo de pelo, etc. O sea que el grosor y tipo de pelo (su estructura), ya está definido en nuestros genes. Y hay ciertas características que lo identifican:

  • El cabello fino tiende a ser más flexible, por eso se aplasta fácilmente. 
  • Por lo general, tiene una menor resistencia a los daños, y es más propenso al quiebre y a la resequedad.
  • Es difícil sujetar peinados cuando se tiene cabello fino, debido a la falta de volumen y firmeza.

A su vez, Miguel Cisterna, tricólogo diplomado, Presidente de la Asociación Argentina de Tricología, agrega que si bien es cierto que el tipo de pelo está relacionado a la genética de cada persona, hay otros casos en donde se trata de cabellos que han sufrido una gran cantidad de procesos físicos (brushings, planchas) o químicos (alisados en todas sus variantes), y el resultado es un pelo que perdió gran parte de proteínas.

Un pelo estructuralmente débil es aquel que no resiste a la tracción normal del peinado y se corta.  También aquel que ha perdido peso. Por lo general no muestra el comportamiento de una cabellera sana: brillo, movimiento y volumen”, comenta Cisterna.

Adelgazamiento capilar

Se puede entender por adelgazamiento capilar, al afinamiento o debilitamiento del cabello. Y esto puede atribuirse a un proceso natural de envejecimiento como a un deterioro estructural. ¿Cómo se explican las dos causas?

  • Adelgazamiento capilar como resultado del proceso natural de envejecimiento: Es el resultado inevitable del proceso de envejecimiento (y de los cambios hormonales que éste provoca). El cabello reduce su diámetro ya que su matriz interna pierde firmeza y elasticidad, debido a la falta de lípidos y aminoácidos. Como resultado, la capa externa de la cutícula se ve más delgada, y el pelo se vuelve más frágil y vulnerable a cualquier alteración. El ritmo al que cambia el cabello durante el proceso de envejecimiento varía enormemente entre personas y pueden influir notablemente los desórdenes nutricionales, enfermedades, afecciones del cuero cabelludo, entre otras.
  • Adelgazamiento capilar como resultado del deterioro estructural: Tiene que ver con el envejecimiento prematuro del cabello, que llega a su adelgazamiento por desgaste o deterioro. El mismo no guarda relación con la edad de la persona y es causado por influencias externas (sol, frío, humedad, ambientes calefaccionados, aire acondicionado, secadores de pelo, planchitas, alisadoras, bucleadoras, brushings, pelo atado, recogido, peinados constantes, peinados batidos, coloraciones, decoloraciones, alisados químicos, etc.). Estas agresiones que el cabello recibe a diario, generan alteraciones estructurales que lo vuelven frágil, menos resistente, sensible, quebradizo, y con tendencia a la caída.

Preguntas y respuestas

Responde: Adrián Acuña, tricólogo experto, director del Instituto del Cabello

¿Cómo nos damos cuenta si nuestro cabello es débil?

  • Si se comprueba que el grosor y la textura de los cabellos en la parte superior de la cabeza son más finos que los de la parte inferior (debajo de las orejas). Esto se puede comprobar con el tacto.
  • Si al mirarse a un espejo se trasluce el cuero cabelludo. La pérdida progresiva y difusa de los cabellos -sobre todo en la coronilla-, deja ver el cuero cabelludo.
  • Si además de la caída que se encuentra en el lavado, quedan cabellos cortos en almohadas y ropa.
  • Si se tienen antecedentes hereditarios. 
  • Si se nota que la calidad del cabello ha cambiado y presenta sequedad, porosidad y fragilidad.
  • Si se nota una reducción o aumento de la producción de sebo y sudor.
  • Si la caída es de 40 a 50 cabellos diarios, se puede considerar normal. La pérdida de más de 100 cabellos diarios puede resultar excesiva.
  • Si luce áspero, reseco o con frizz, tiene señales de daño. 
  • Si las puntas están abiertas.

¿Por qué hay cabellos que son más gruesos arriba y después se debilitan en las puntas?

Independientemente del tipo de cabello, es importante saber que la única parte con vida del cabello se encuentra en la raíz, alojada en el interior de la piel del cuero cabelludo. La parte del cabello que lucimos exteriormente, es básicamente una proteína queratinizada, o sea una estructura sin vida. Por eso es que no puede auto-regenerarse como la piel. Y con el paso del tiempo, en su longitud se van acumulando los años de deterioro, desgastando su estructura dimensional y afinándose hacia las puntas (que es la parte más vieja del cabello).

¿El cabello frágil o fino se asocia a la caída del cabello?

Si el cabello se originó frágil, adelgazado y debilitado, será más propenso a la caída. El cabello fino naturalmente, es una condición genética preestablecida, por lo que puede ser muy sano, sin tener que estar asociado a la caída. En cualquier caso, si estas estructuras son sometidas constantemente a tratamientos químicos, (tinturas, decoloraciones, alisados definitivos, etc.), a tratamientos de calor (planchitas, secadores de pelo, brushings, etc.), se generaran alteraciones estructurales que vuelven el cabello frágil, menos resistente, sensible, quebradizo y con tendencia a la rotura.

¿Qué lleva a la caída del pelo?

En todos los tipos de cabello (y en el caso de las mujeres particularmente), la caída de pelo puede producirse por una multiplicidad de causas y factores. Las alteraciones hormonales impactan en el cabello: las hormonas que se modifican durante el embarazo, la menopausia o con el uso de anticonceptivos. Además, ciertos medicamentos, procesos infecciosos, agresiones químicas o de otra índole, afectan al cuero cabelludo. También puede corresponder con otras incidencias tales como desequilibrios nutricionales (mala alimentación, regímenes desequilibrados, deficiencias alimentarias), ritmo de vida, estrés, ciertas enfermedades, malos hábitos de cuidado. Y finalmente, con la utilización de productos inadecuados y afecciones en el cuero cabelludo como alergias, psoriasis, caspa, o cuadros seborreicos que desencadenen en una dermatitis seborreica que influya en la salud del pelo.

¿Cómo combatir la fragilidad del cabello?

Acuña explica que es esencial tener un especial cuidado con este tema, y que el tratamiento deberá contemplar las causas y factores que influyen en su adelgazamiento. Es ideal un tratamiento multidisciplinario con enfoque dermatológico, endocrinológico y tricológico:

  • La nutrición tiene una gran influencia en la calidad del cabello.
  • Es ideal complementar con suplementos dietarios orales a base de hidrolizados de proteínas y aminoácidos indispensables para la síntesis de la queratina, vitaminas y minerales (para el tratamiento y cuidado de la piel desde el interior).
  • El uso de hormonas o fitohormonas y antioxidantes, en combinación con un régimen nutritivo para la piel puede conseguir resultados positivos.
  • Si se padecen alteraciones hormonales (problemas de tiroides), dependiendo del caso, el tratamiento médico puede basarse en la administración de hormonas tiroideas.
  • Existen tratamientos con sustancias naturales de última generación para tratar cosméticamente el adelgazamiento del cabello, cuyas presentaciones vienen en forma de lociones, ampollas o tópicos. Lo último en sustancias activas compuestas más novedosas para la mujer, son las fito-estimulinas que mejoran el metabolismo del bulbo piloso y carecen de contraindicación.

Los tratamientos de tricología tratan específicamente esta problemática, utilizan la más revolucionaria tecnología capilar con productos tratantes específicos, para originarle una nueva vitalidad y fortaleza al cabello”, detalla Acuña. Y sigue: “Siempre es conveniente elegir una solución de enfoque multidimensional, para que el cuidado sea completo y que también actúe en la belleza del pelo, como en el bienestar del cuero cabelludo y la vitalidad de la raíz”.

Alimente su cabello

  • Recuerde que la hidratación va por dentro. Tome dos litros de agua por día.
  • Mantenga una dieta equilibrada en proteínas, vitaminas y minerales.
  • Las dietas drásticas para bajar de peso perjudican al pelo y la piel. El cabello es una proteína que necesita de aminoácidos, vitaminas, minerales y oligoelementos.
  • Garantizar un aporte de vitaminas del grupo B, esenciales para la salud del cabello (levadura de cerveza en polvo o comprimidos, polen de abejas). Otra opción son los suplementos dietarios con aminoácidos y vitaminas.
  • Establecer alguna forma saludable de control del estrés (yoga-deportes-etc.).

Cuidados indispensables para tener un pelo fuerte

Asesoramiento: Adrián Acuña, tricólogo.

  • Al contrario de la creencia popular de que lavarse el cabello diariamente es perjudicial, está demostrado que la higiene del cuero cabelludo es fundamental para preservarlo en un estado saludable. La falta de higiene permite los depósitos excesivos de sebo, suciedad y restos de células muertas en el cuero cabelludo. El cuero cabelludo también es piel y el hecho de poder mantenerlo equilibrado, libre de impurezas, células muertas y afecciones, generará un medio ambiente saludable para tener un cabello sano.
  • Utilizar siempre productos adecuados al tipo de pelo y cuero cabelludo. Elegir el shampoo en función de las necesidades del cuero cabelludo (seco, sensible, graso, con caspa, etc.) y el acondicionador en base al estado del cabello (seco, teñido, normal, etc.).
  • Si el cabello es frágil, evitar el lavado con agua muy caliente.
  • Mantener el cuero cabelludo en óptimas condiciones (libre de caspa y seborrea).
  • Al secarse el pelo, no estrujar ni refregar el cabello con la toalla. Apretar con la toalla suavemente en forma de secante.
  • El uso de lociones específicas o ampollas de tratamiento formará parte del ritual capilar, que puede acompañarse con masajes.
  • Si el cabello se encuentra muy debilitado, evitar tratamientos estéticos que sean más traumáticos (planchitas-decoloraciones-tinturas).
  • Evitar el excesivo uso de geles, lacas y spray, ya que provocan resecamiento y fragilidad.
  • No realizar peinados cotidianos que traccionen y produzcan tirantez en el cabello.

Vitaminas y minerales que no pueden faltar

Dentro de la nutrición, varios son los aspectos fundamentales que ayudan a fortalecer a nuestro pelo: la biotina, el ácido fólico, el ácido pantoténico y minerales como el zinc y el hierro.

  • Biotina: también es conocida como la vitamina H o B7. Es una vitamina que ayuda al tráfico del dióxido de carbono de nuestras células. Una deficiencia de esta vitamina da como resultado un debilitamiento del pelo, de las pestañas, de las cejas y también de las uñas. Algunos champúes que nos venden contra la caída del cabello afirman poseer biotina. Algunos alimentos ricos en biotina son: hígado de ternera y cerdo, yema de huevo, espinacas, levadura de cerveza, nueces, banana.
  • Ácido fólico: se encarga de la creación de nuevas células sanguíneas y de prevenir la anemia. Después de la genética, un nivel bajo de ácido fólico puede ser una de las causas más comunes de la caída del pelo. Lo encontramos en espinacas, legumbres, espárragos, naranjas, y algunos cereales
  • Ácido pantoténico: es otro encargado de aportar vida a nuestras células. Se encuentra en alimentos como el salmón, huevos, coliflor, repollo, levadura de cerveza, germen de trigo, jalea real, arroz integral.
  • Minerales como el zinc, hierro, y el cobre: son muy importantes para proteger y fortalecer el cabello. Además de ayudar a mantener en buen estado los folículos pilosos y de ayudar al desarrollo del pelo, estos minerales aumentan la testosterona, y fortalecen el sistema inmunológico. Se encuentran en el apio, espárragos, berenjenas, zanahorias, arroz integral, mango, ostras, germen de trigo, hígado de cerdo.

Rosácea

Crónica y recurrente, la rosácea es una enfermedad de la piel que afecta especialmente el rostro de mujeres y hombres. Diversos tratamientos ayudan a combatirla. Consejos y recomendaciones

La rosácea es una enfermedad crónica de la piel que afecta sobre todo al rostro y se caracteriza inicialmente por enrojecimiento episódico y luego por enrojecimiento persistente y lesiones inflamatorias. Afecta a más de 45 millones de personas en todo el mundo, especialmente a mujeres de piel blanca.

Distintas causas

Si bien la causa no es clara, algunos médicos piensan que la rosácea ocurre cuando los vasos sanguíneos se expanden con demasiada facilidad, causando el sonrojo. Las personas que se ruborizan a menudo pueden estar más propensas a tener rosácea. También se cree que la predisposición a tener esta enfermedad es hereditaria. Diversos factores pueden desencadenar la enfermedad, entre los que se destacan:

-Temperaturas muy cálidas o muy frías

-Consumo de bebidas alcohólicas

-Comidas y bebidas calientes o picantes

-Luz solar

-Actividad física

-Calor (Incluyendo baños con agua caliente)

Diagnóstico y síntomas

El médico dermatólogo puede diagnosticar la rosácea mediante un examen físico y haciendo preguntas respecto a la historia clínica, sin necesidad de exámenes adicionales. Si bien el síntoma principal es el enrojecimiento de la cara, también se pueden registrar sensación de ardor, erupciones similares al acné, punzadas faciales y ojos irritados y llorosos ya que la enfermedad puede afectar el aparato ocular.

Tratamiento

La rosácea no significa un riesgo vital pero para obtener buenos resultados es fundamental diagnosticarla y tratarla precozmente. Al ser una enfermedad crónica, sin tratamiento puede empeorar y evolucionar a subtipos más difíciles de tratar. Además, la progresión de la enfermedad puede desfigurar el rostro, lo que en muchos pacientes provoca pérdida de confianza en sí mismos e incluso depresión.

Como primera medida de tratamiento, se recomienda una adecuada protección solar y evitar los factores desencadenantes. Existen diversos tipos de tratamientos de acuerdo a las características de la enfermedad. El mismo puede ser con antibióticos vía oral, en crema o en gel. Además, se pueden efectuar masajes descongestivos, drenaje linfático semanal y máscaras con té de manzanilla o con agua y leche. Las terapias con láser y luz intensa pulsada son alternativas útiles a los tratamientos de la rosácea por vía oral o pueden usarse en forma complementaria para una resolución más rápida y completa de los síntomas.

Consejos y recomendaciones

Diversas medidas pueden ayudar a aliviar o prevenir los síntomas de la rosácea. Entre ellas se destacan:

-Evitar la exposición al sol en exceso y utilizar protector solar de factor 30 o superior.

-Consumir con moderación chocolates, nueces, almendras y quesos maduros. Una dieta equilibrada mejorará el bienestar general.

-Evitar situaciones de altos niveles de estrés. Se recomienda usar técnicas de relajación y respiración profunda.

-No utilizar cremas con corticoides. Se puede notar una mejora inicial pero al suspender su uso se agravará la enfermedad.

-Consumir 2 litros de agua por día. Hidratar la piel es una de las mejores estrategias para prevenir la rosácea.

-Al momento de limpiar la piel, se debe usar agua templada ya que la caliente o fría puede empeorar la ruborización.

La opinión del especialista

Doctor Miguel Allevato. Jefe de la División de Dermatología del Hospital de Clínicas José de San Martín

-¿En qué sexos y edades se registra con mayor preponderancia?

Es más común en mujeres, entre la tercera y quinta década de la vida. Sin embargo, los casos más severos de la enfermedad se observan en hombres.

-¿Qué medidas de prevención se pueden tomar?

Se deben evitar aquellos desencadenantes que reconozca el paciente que lo empeoran (exposición solar, bebidas calientes, picantes, entre otros). Además, se recomienda el uso de protector solar y agua termal.

-¿Puede usar maquillaje la persona que posee el trastorno?

Los maquillajes con base líquida liviana son la mejor opción para pacientes con rosácea. Además, es conveniente que usen aquellos con un teñido de color verde para aplicar antes de la base y enmascarar aún más las áreas rojas.

Pancita “blanda”: ¿Por qué aparece?

Muchos son los motivos que abren paso a la flacidez, y todos pueden revertirse. Conózcalos para iniciar la batalla.

Mala postura:

Haya o no grasa acumulada en el abdomen, mantener la espalda encorvada y los hombros hacia delante hace que el vientre luzca abultado y favorece la pérdida de tonicidad del músculo transverso, un músculo abdominal fundamental para lograr una postura correcta y una panza chata.

Pérdida brusca de peso:

Al bajar una importante cantidad de kilos se elimina gran volumen de grasa, y la piel, que ya ha perdido elasticidad por el sobrepeso, queda colgando o formando pliegues. Es por ello que las dietas deben ser lentas y cuidadas, y debe evitarse el constante aumento y descenso de peso que daña los tejidos cutáneos.

Sedentarismo:

La falta de ejercicio es uno de los principales motivos por los que la flacidez aparece tempranamente. El sedentarismo provoca un acostumbramiento de las fibras cutáneas, los músculos y el organismo, que deriva en la flacidez tanto corporal como de la piel. La actividad física tonifica y endurece, por lo que es posible revertir dichas consecuencias.

Sobrepeso:

El exceso de adiposidad produce un relajamiento en el tono de la piel. Mientras más tiempo se mantenga esta situación, más difícil será revertirla, ya que no sólo habrá flacidez cutánea, sino también a nivel muscular.

Menopausia:

Gracias a la caída de los estrógenos, el almacenamiento de grasa comien­za a tener una clara preferencia por la zona abdominal, favoreciendo la aparición de la panza flácida. Para evitar el vientre “fofo” mantenga el peso adecuado, haga actividad física y recurra a cremas reafirmantes.

Post parto:

Durante el embarazo, la piel se estira mucho, por lo que las fibras de colágeno y elastina se dañan, perdiendo así su elasticidad. Esto le imposibilita retraerse una vez que la mujer ha dado a luz, quedando flácida sobre el abdomen.

Mala alimentación:

La carencia de proteínas (carnes y huevos) y el abuso de comidas ricas en grasas, azúcar y harinas (galletas, gaseosas, productos industriales, etc.) propician la flacidez del abdomen, ya que las primeras son imprescindibles para la formación de los tejidos, y las segundas brindan una consistencia blanda a la panza, aunque no haya exceso de peso.

Exposición al sol:

Una incorrecta o excesiva exposición al sol (lo cual incluye las camas solares) favorece la destrucción de las fibras de colágeno y elastina, debido a que los rayos UV deterio­ran y deshidratan los fibroblastos.

¿Qué es la flacidez? Conociendo mejor al enemigo

La reconocemos apenas la vemos, ¿pero sabemos de qué se trata? Para revertir este fenómeno, comience por comprenderlo.

La flacidez es básicamente la pérdida de tono y elasticidad en la musculatura y los tejidos de la piel. Puede observarse en el rostro (papada, óvalo de la cara o párpados), los muslos, los brazos, los glúteos y, por supuesto, en el abdomen. Allí suele ser más notoria, ya que es donde el tejido adiposo mayormente se acumula.

La edad en la que generalmente la flacidez comienza a percibirse es a partir de los 30-35 años, cuando empieza a disminuir el funcio­namiento de los fibroblastos, las células que producen la elastina y el colágeno, ambas fun­damentales para otorgar elasticidad y firmeza a la piel. Dado que el paso del tiempo es un factor inevitable que induce a la flacidez, cuan­to más nos cuidemos antes de los treinta, más se retrasará la aparición de los síntomas.

La flacidez no es un problema propio de las personas con kilos de más. Los delgados tam­bién pueden tener pancita blanda.

Piel o músculo: ¿dónde está el problema?

Para comenzar a atacar la flacidez, identifique dónde se encuentra.

La flacidez puede ser cutánea o muscu­lar. Si bien suelen presentarse juntas, es importante distinguir de qué tipo se trata para hacer foco en los ejercicios o tratamientos más adecuados para cada uno. De todas maneras, se debe actuar a ambos niveles, de lo contrario el problema seguirá existiendo.

• Flacidez cutánea: se da cuando se alteran los tejidos de la epi­dermis y se ven afectados los procesos de producción de colágeno y elastina. Puede suceder por diversos motivos tales como edad, exposición al sol, mala alimentación, embarazo, etc.

• La mejor solución: cremas reafir­mantes.

• Flacidez muscular: es la hipotonía del músculo, es decir, la falta de tono muscular, básicamente por falta de ejercicio.

• La mejor solución: actividad física con ejercicios localizados. En el caso de la panza, abdominales.

Hidratación total: Piel joven y fresca en todo el cuerpo

Preservar el agua de nuestra piel es esencial para mantener su salud y lozanía. En este informe, los mejores cuidados para evitar la deshidratación, los principios activos más eficaces, tratamientos a base de tecnología y una dieta hidratante.

La piel de la cara y el cuerpo sufren durante todo el año diferentes tipos de agresio­nes provenientes de los agentes climáticos, el estrés o nuestro es­tilo de vida. Algunas de ellas pro­vocan deshidratación cualquiera sea nuestro tipo de cutis, por eso es indispensable establecer una rutina de cuidados para reponer la humedad perdida.

Por qué es importante

“Aportar hidratación es fundamen­tal para el correcto funcionamiento de la piel, y para evitar la pérdida de agua, que genera asperezas, desca­mación, resecamiento, falta de elas­ticidad, rugosidad y envejecimiento cutáneo prematuro. Por lo general se recomienda en edades tempra­nas el uso de fórmulas hidratantes, ya que el órgano más extenso que tenemos, es un medio de contacto con el exterior y una barrera que protege al resto de nuestro cuerpo, aunque hay que considerar varios factores tales como enfermedades asociadas, biotipo cutáneo, clima, actividad habitual, etcétera, que tal vez hagan de su indicación un comienzo más temprano o tardío”, señala la doctora Mónica Maiolino, médica dermatóloga de la Sociedad Argentina de Dermatología.

La exposición al sol durante las va­caciones tanto de verano como de invierno, así como cuando practica­mos deportes, es una de las causas más frecuentes de deshidratación.

“El calor del sol provoca la evapo­ración de agua de nuestro cuerpo y por ello debemos reponerla. El uso de geles y emulsiones postsolares otorga el balance hídrico adecuado, y evita la descamación excesiva. Además, no hay que olvidar aplicar­se protectores solares que hidratan y protegen la piel en el momento de la exposición.”

Los principios activos que hidratan la piel

Una buena crema hidratante debe contener principios activos con estas propie­dades:

• Higroscópicos/humectantes (atraen agua).

• Oclusivos (conservan el agua en la epidermis).

• Emolientes (brindan sensa­ción de suavidad e hidratación).

“Los componentes humectantes/ higroscópicos atraen el agua de afuera hacia adentro, hacia las capas más profundas de la epidermis. Como humectantes podemos

mencionar la glicerina, el lactato de amonio, la urea, el propilenglicol y el ácido hialurónico. Los ingredien­tes oclusivos son los que retrasan la evaporación y la pérdida de agua, y la conservan; a veces pueden dar sensa­ción pegajosa y entre ellos se encuen­tran los aceites vegetales o minerales, las ceras, lanolina y los petrolatos. Los emolientes combinan eficacia y buena apariencia cosmética, proporcionan una textura suave a la piel. Ejemplos de estos son el aceite de jojoba y la dimeticona”, explica la doctora María Carolina Baz­tán, especialista en Dermatología.

Además, una crema puede tener entre sus ingredientes los llamados restau­radores, sustancias que restablecen los lí­pidos y el factor de humectación natural de la piel, para proteger la barrera cutá­nea. Se destacan la avena, el pantenol y el ácido pirrolidona carboxílico.

Por su parte, la doctora Maiolino re­comienda para el día utilizar formula­ciones hidratantes con vitamina A que ayudan a lograr la diferenciación celular adecuada y evitar así que la piel se deshi­drate. “Además se estimula la formación de colágeno y se minimizan arrugas y surcos. También es fundamental la vitamina E para restaurar la piel y devol­verle su balance hídrico natural. Por su acción antiradicales libres es un potente antioxidante, evita el daño celular y previene el envejecimiento prematuro. A la vez, tiene acción antiinflamatoria y humectante”, sostiene la especialista.

Las texturas ideales

Todas las pieles necesitan hidratación pero los vehículos pueden ser diferentes según su necesidad. “Lo que varía en los diferentes productos es la viscosidad de cada uno, y esta presentación tiene que ver con las necesidades de cada tipo de piel. La crema es una forma farmacéu­tica que se presenta más espesa y con absorción más lenta. Una emulsión es una formulación más ligera, no grasa y que se absorbe rápidamente. Los geles son más livianos aún.

Por lo general las cremas se indican en pieles normales a secas, en pacien­tes de mediana edad y mayores, o en pacientes jóvenes cuya piel tiene poca capacidad de retener agua y por ello muestra sequedad”, dice Maiolino.

Las emulsiones suelen indicarse en biotipos normales a mixtos ya que de esta manera la piel está más permeable, cuidada y no se engrasa fácilmente.

En conclusión, si un tipo de cutis precisa una crema pero se usa una emulsión, la sensación será que la humectación es insuficiente, ya que la fórmula es más liviana, y por lo tanto se corre el riesgo de que la paciente se coloque el produc­to más veces de lo necesario. En el caso de una piel con tendencia a grasa que emplea una crema, el efecto no será el adecuado, ya que tiene una textura enri­quecida y estas presentaciones aplicadas en un biotipo incorrecto predisponen a que el sebo aumente, se tapen los poros o aparezcan comedones y granos.

Lo último: el ácido hialurónico

El ácido hialurónico (AH), muy usado en cremas, tratamientos médicos y píldoras, es un componente natural de la piel que actúa como una esponja y puede absorber una cantidad de agua mil veces mayor que el tamaño de cada una de sus partículas. Se produce en la dermis y su función es mantener la piel tersa y turgente, actuando como “relleno” en la matriz celular.

“El AH es una molécula de azúcar que tiene como característica arrastrar agua. Por lo tanto, generará humectación de la piel, turgencia, alisamiento de las arruguitas y luminosidad. Se usa tanto en cremas como en mesoterapia, y como material de relleno. Está presente en toda la especie animal, desde el mosquito hasta el hom­bre, por lo tanto, no da alergia”, dice la doctora Irene Bermejo, dermatóloga.

“Empleado con la técnica de mesoterapia se pueden realizar múltiples punturas superficiales, ya sea en forma de nappage (máscara untuosa), pistola de inyección, o con micropápulas, para que penetre en forma subcutánea. Este tipo de terapia apunta a generar una mayor hidrata­ción y un aspecto rejuvenecido de la piel. Se realizan sesiones semanales a lo largo de tres o cuatro meses”, aconseja Bermejo.

En la actualidad el ácido hialurónico también se puede consumir en com­primidos de venta libre. Se toman dos al día, acompañados de dos litros de líquido durante la jornada. La prome­sa es que en cinco semanas mejora el volumen y textura de la piel.

La opinión de la especialista

Doctora Marcela Scotti, médica nutri­cionista

  • Hay que beber mucha agua por sus increíbles propiedades de limpieza y rejuvene­cimiento. También se recomienda vaporizar el cutis con agua termal y agua de rosas para devolverle humedad. El secreto radica en ingerir líquidos con regularidad durante el día, sin esperar a sentir sed. Existe una gran oferta de aguas minerales y sabo­rizadas, bajas en sodio, gaseosas y jugos, pero la opción más adecuada es el agua.
  • Los jugos naturales de frutas y la leche son tam­bién buenas opciones de bebidas ya que además aportan otros nutrientes como calcio y vitamina C.
  • Las bebidas con cafeína como las gaseosas cola, café, té o mate y las alcohólicas actúan como diuréticos, lo que produce la pérdida de líquido más rápidamente y nos lleva­ría a deshidratarnos.

Cómo cuidar la piel a los 50

Consejos de los especialistas para esta etapa.

Es muy importante conocer los cambios que se dan en el organismo a partir de esta edad para actuar a favor de nuestra piel y cabello. Aquí un informe completo con todas las armas dela cosmética y la estética.

Es una etapa más de la vida de la mujer. Se trata de la menopausia. Los especialistas afirman que la mejor manera de transcurrirla es informándose y consultando al especialista en Ginecología. Lo demás, es actitud. Buena actitud.

Uno de los cuidados que se deben intensificar en esta etapa es con la piel. Debido a la influencia de las hormonas, puede verse afectada.

A los 40, la mujer sufre un descenso importante de las hormonas (estrógeno y progesterona), pasa a producir casi la mitad de las que tenía veinte años atrás. Estas hormonas cumplen varias funciones, entre otras: mantienen la masa ósea, el tono muscular y actúan sobre la epidermis.

Cambios que se dan en la piel

• Los estrógenos actúan fundamentalmente en la epidermis y dermis (primera y segunda capa de la piel).

• La disminución de esta hormona en la epidermis hace que la piel se vuelva mucho más fina y se deshidrate, lo que lleva, en principio, a la formación de arrugas finas.

• Con el paso de los años, la disminución de esta hormona ocasiona una menor síntesis de colágeno en la dermis.

• La revolución hormonal hace que la piel se vea y se sienta más seca. Por eso es probable que las líneas y arrugas del rostro estén más profundas, sobre todo alrededor del labio superior de la boca. Aparecen así arrugas más marcadas y se suma flacidez.

• Pueden verse más los vasos sanguíneos porque la piel se vuelve más traslúcida.

• Las manchas marrones que no fueron tratadas en su momento se marcarán más y nuevas manchas en forma de pecas continuarán apareciendo. El tono de la piel puede empezar a verse irregular.

• Estos cambios se aceleran con el tabaquismo, el alcohol y los rayos ultra­violetas.

Cómo proteger la piel madura

• Uso de cremas antiage.

A partir de esta edad es indispensable el uso de cremas antiedad o antioxidantes, que disminuyen los signos del fotoenvejecimiento. Muchas de ellas contienen retinoides, vitamina C o ácido salicílico.

• Es conveniente realizar un peeling.

Para renovar la piel. Se pueden efec­tuar en gabinete con punta de diaman­te o con distintos ácidos. También, con el uso de cremas en el hogar.

Se obtiene una rápida mejoría en la humectación cutánea, se estimula la producción de colágeno con lo que mejora las arrugas superficiales. Se puede realizar tanto en invierno como en verano. Claro que en verano debe ser suave y con los debidos cuidados del sol

• Suplementos vitamínicos

En ocasiones se indican vitaminas para el fotoenvejecimiento, aunque está comprobado que no marcan grandes diferencias.

La importancia de la hidratación

• Son válidos todos los tra­tamientos orientados a evitar la tirantez, las irritaciones y la sequedad. Mantener la piel hidratada con cremas y mascarillas para prevenir la deshidra­tación se vuelve fundamental.

• Las cremas deben cumplir la función de “barrera” (evitar la pérdida transdérmica de agua). Los maquillajes siliconados contribuyen a reforzar esta barrera.

• Las cremas que contienen vitamina A brindan una hidra­tación profunda, aumentan la renovación de las células y nutren.

• Proteger el cuerpo entero: los labios, las manos, las rodillas y los codos, se resecan mucho. Las cremas para estas zonas deben ser las ade­cuadas, en especial las que contienen lactato de amonio, lanolina, ácido hia­lurónico y urea son ideales.

• Es aconsejable desmaqui­llarse con productos suaves que sumen hidratación. Por ejemplo, preferir crema demaquillante al gel de limpieza.

• Tomar mucha agua; por lo menos 2 litros diarios y utilizar en el cuerpo algún jabón con Ph neutro.

• Evitar los cambios bruscos de temperatura quienes presenten rojeces o rosácea. En estos casos están indicadas las cremas con manzanilla, aloe vera, té verde, avena y hamamelis.

• Protección solar: fundamental. Siempre se debe aplicar filtro solar; mínimo FPS 30. En la cara, manos, escote y cuello FPS 50. No exponerse al sol en el horario de 11 a 16 hs.

Técnicas de rellenos para las arrugas

A partir de los 50 la piel pierde tonicidad y volumen debido a la disminución de colágeno y elastina que se produce en la dermis.

•Las técnicas de relleno pueden ayudar a mejorar estas alteraciones de una forma rápida y segura.

La opinión de la especialista

Factores que condicionan la calidad futura de la piel

Durante el simposio “Aging gracefully” o “Envejecer de la mejor manera”, se estableció que el envejecimiento se debe a una conjunción de factores: genéticos, externos y sobre todo, de hábitos de vida.

Los cambios habituales que se dan a partir de los 50, incluyen atrofia cutánea, sequedad, arrugas finas, laxitud (flaccidez) y enlenteci­miento en la cicatriza­ción de heridas.

Si bien el rol del suple­mento de estrógenos (hormonas) es todavía incierto, podría revertir en parte estos cambios.

Se debe tener en cuenta que en esta etapa se puede desregular la ti­roides, por eso conviene hacer un chequeo.

Cuidados faciales

  • A diario se debe realizar una higiene con productos adecua­dos a cada tipo de piel y agua fría.
  • Por la noche, se recomienda utilizar productos que produz­can renovación celular: ácidos glicólico, retinoico o sus derivados.
  • De día, es ideal la hidratación con ácido hialurónico, más antioxi­dantes. Los antioxidan­tes tópicos más usados son la vitamina C y E.
  • A diario aparecen nuevos desarrollos de la industria cosmética y farmacéutica que prometen revertir los efectos del paso del tiempo. Los factores de crecimiento parecen ser lo más novedoso.

Reglas de oro para recordar

  • La dieta completa y equilibrada es mejor que tomar complementos.
  • Los alimentos fres­cos son mejores que los cultivos controlados: cuanto más natural, mejor.
  • Lo ideal es enve­jecer en armonía, es decir, ser cautos con los tratamientos de enveje­cimiento. En estética a veces menos es más.

Dra. Adriana Raimondi, dermató­loga.