Ginecología cosmética

Los partos, el paso del tiempo y algunas cicatrices pueden alterar la genitalidad femenina o crear inesteticismos que interfieren en la plenitud sexual. La Ginecología Estética permite reparar estos daños. Esto se logra a partir de los procedimientos que explicamos en esta nota.

Es un área nueva dentro de la Ginecología y su tarea es corregir estéticamente algunas “imperfecciones” a nivel genital y mamario.

Las causas de ellos pueden ser varias: muchos partos, una cirugía de mamas o simplemente que la anatomía no nos conforme. Consultamos a la doctora Claudia Marchitelli, encargada de la Sección de Ginecología Estética del Hospital Italiano, acerca de estos novedosos procedimientos que favorecen la estética en el nivel más intimo.

Objetivo: Recuperar la estrechez que tenía antes del parto

Método: Cirugía plástica vaginal

Puede ser de dos tipos:

• La vaginoplastía de reducción: Consiste en restaurar los músculos del periné y volver a darle a la vagina el tamaño adecuado. Con el paso de los años los músculos comienzan a perder elasticidad y tono, con lo cual el conducto vaginal se agranda. Esto puede verse acrecentado con los partos.

• La vaginoplastía de ampliación: Se requiere ante casos de estrechez del orificio vaginal. Esto puede deberse a anillos fibrosos que dificultan la penetración o a determinadas enfermedades vulvovaginales que llevan a una fibrosis del introito con la consiguiente dificultad o imposibilidad de mantener relaciones sexuales.

Duración: entre 60 y 90 minutos.

Tipo de anestesia: Se puede realizar, según el caso y la paciente, con anestesia general, raquídea y en algunos casos anestesia local.

Post-operatorio: El tiempo de cicatrización es aproximadamente 7 días. La recuperación total se logra entre 3 a 6 semanas. El reinicio de las relaciones sexuales podrá ser a partir de las 4 a 6 semanas

Objetivo: Reducir o agrandar los labios

Método: Cirugía plástica vulvar

Consisten en:

• Labioplastía de reducción de labios menores, cuando estos sobresalen de los labios mayores. Las pacientes se quejan de molestias al usar calzas o ropa ajustada, pero fundamentalmente el motivo de consulta es estético, ya que muchas mujeres se inhiben en el momento de mantener relaciones sexuales.

• Labioplastía de aumento: Se aumenta el espesor de los labios con la colocación de rellenos autólogos o heterólogos. En el caso del relleno autólogo, se realiza con adiposidad extraída de la misma paciente. Se extrae adiposidad (grasa) del monte de Venus a través de cánulas y se realiza la lipoinyección en el lugar requerido. Requiere internación.

Duración: Estas cirugías duran aproximadamente 45 a 60 minutos.

Tipo de anestesia: Se puede realizar, según el caso y la paciente, con anestesia general, raquídea y en algunos casos anestesia local.

Post-operatorio: El tiempo de cicatrización es aproximadamente 7 días y la recuperación total se logra entre 3 a 6 semanas. El reinicio de las relaciones sexuales podrá ser a partir de las 4 a 6 semanas

Objetivo: Eliminar algunos “problemitas” estéticos

Método: Resección

Resección, o sea, extracción de:

  • Verrugas no virales: Este procedimiento se realiza ambulatoriamente y con anestesia local.
  • Quistes miliares: Son acúmulos de bolitas de grasa. Generalmente son múltiples y se hallan en los labios mayores provocando importantes inesteticismos. Se realiza ambulatoriamente y con anestesia local.
  • Repliegues mucosos: Consisten en pequeños repliegues de piel o mucosa vulvar, perineal o perianal. Son asintomáticos, pero suelen provocar importantes inesteticismos. Se extraen quirúrgicamente con anestesia local y en forma ambulatoria.
  • Manchas en la piel o mucosas

Objetivo: Evitar las molestias al tener relaciones

Método: Vaginismo y vulvodinia (con toxina botulínica)

Se procede a relajar los músculos de la vagina a través del uso de toxina botulínica. Se administra a través de una fina aguja directamente en los músculos afectados, logrando relajarlos temporalmente (generalmente entre 3 a 6 meses). Este procedimiento no es doloroso y, sumado a apoyo sexológico, puede terminar definitivamente con el vaginismo. Se cree también que la toxina botulínica actúa a nivel mucoso en las terminales nerviosas, pudiendo así inhibir el dolor en los casos de vulvodinias.

Duración: 30 minutos.

Tipo de anestesia: local.

Post-operatorio: La recuperación depende de la extensión de las lesiones pero en general es de 3 a 7 días.

Objetivo: Intensificar el placer

Método: Amplificación de punto G

Mediante el uso de ácido hialurónico -el mismo que se utiliza para rellenar arrugas faciales- se realiza la amplificación del punto G, lo que permite llegar a él más fácilmente, poder estimularlo mejor y obtener mayor placer durante las relaciones sexuales. También mejora la incontinencia urinaria leve.

Duración: aproximadamente 30 minutos.

Tipo de anestesia: Este es un procedimiento muy simple que se realiza con anestesia local en aerosol.

Post-operatorio: Luego de 7 ó 10 días la paciente puede retomar las relaciones sexuales.

¿Es cierto qué en Estados Unidos está prohibido?

Los rellenos que se utilizan son hialurónico y más comúnmente autoinjerto de tejido graso.

Objetivo: corregir inesteticismos en las mamas

Método: lipoinjerto mamario

Los inesteticismos en las mamas post cirugías por cáncer de mama pueden hoy encontrar una reparación estética a través del lipoinjerto mamario (extracción de grasa de un sitio donante de la misma paciente, y este tejido graso se inyecta en la mama afectada).

El tejido graso posee células madres las cuales actúan reparando el daño actínico en la piel. Actualmente esta técnica se realiza a nivel protocolar con muy buenos resultados estéticos.

  • Tiempo del procedimiento: 1 a 2 horas.
  • Anestesia: general.
  • Procedimiento ambulatorio (la paciente se va a la casa).
  • Tiempo de recuperación: 3-7 dias.

Amplificación de punto G: ¿sí o no?

Responde la dra Marchitelli

“NO existe hasta el momento ningún estudio científico que avale este procedimiento ni que ratifique el aumento del placer sexual con el relleno del punto G.

SÍ está científicamente comprobado que el punto de mayor placer sexual en la mujer es el clítoris. No estamos de acuerdo con este procedimiento por lo cual no lo hacemos en nuestro servicio. La mujer que busque su orgasmo a través de la cirugía o de una corrección anatómica, está por el camino equivocado. Creo que es más acertado consultar al médico y no buscarlo a través del cambio anatómico. Cada vez que una mujer se nos acerca al servicio consultando por una cirugía para alcanzar el placer sexual, les explicamos funcionalmente cómo hacer para alcanzar el orgasmo, y les aseguro que la mayoría de esas mujeres alcanzan el orgasmo SIN necesidad de la cirugía. Por supuesto que hay correcciones anatómicas que influyen psicológicamente en la funcionalidad sexual, en eso estamos de acuerdo y por eso nos dedicamos a estas cirugías, pero siempre aclaramos que la corrección es ANATOMICA y NO funcional.

Llevamos registradas más de 160 consultas por ginecología estética en el último año, y operamos alrededor del 40% de estas consultas, porque la mayoría de estas pacientes necesitan un correcto asesoramiento sobre sexualidad y sobre la anatomía femenina, más que una intervención quirúrgica. La mayoría de estas consultas se resuelven en consultorio y no en el quirófano”.

LA OPINIÓN DE LA ESPECIALISTA

Dra. Claudia Marchitelli, encargada de la Sección de Ginecología Estética del Hospital Italiano

¿Estos procedimientos son sólo una cuestión estética o también de salud?

Todas son absolutamente estéticas y no influyen para nada en la salud de la paciente. Una paciente puede vivir perfectamente bien con los labios menores grandes o con el orificio vaginal aumentado de tamaño luego de haber tenido 3 hijos…

¿Estas cirugías son riesgosas?

Estas cirugías hay que hacerlas con mucha responsabilidad y criterio médico, ya que pueden dejar efectos adversos desagradables, y la dispareunia es uno de ellos (dolor en las relaciones sexuales).

¿Interfieren o no con el placer sexual?

No hay base científica para relacionar estas cirugías con el placer. Es importante saber que con las cirugías se corrigen alteraciones anatómicas pero son pocas las pacientes que verán aumentado el goce sexual.

Pero algunas personas dicen que mejoran el orgasmo…

Los orgasmos no suceden por ponerse colágeno en los labios o estrechar la vagina, sino por conocer cómo funciona la sexualidad femenina. Si una paciente quiere operarse para experimentar orgasmos que nunca ha tenido, se llevará una gran desilusión, ya que probablemente se someterá a estos procedimientos y no logrará lo tan buscado: el orgasmo. Por eso es fundamental hablar con la paciente, desmistificar la cirugía y brindarle la mayor cantidad de información.

¿Cómo influyen en la psicología de la paciente?

Las mujeres no nos conocemos y no sabemos trasmitir al hombre lo que queremos. Sí se sabe que las alteraciones anatómicas influyen fuertemente en la psicología de la paciente, a través de inhibiciones o sentimientos de vergüenza que resultan en relaciones sexuales frustrantes. Muchas mujeres no se animan a que las vean desnudas, al sexo oral o a que les toquen sus genitales por vergüenza. Cambiando el aspecto vulvar, vaginal o mamario, la paciente siente mayor confianza en sí misma, se siente cómoda con su cuerpo y lo acepta, con lo cual psicológicamente está preparada para disfrutar de una relación sexual placentera libre de inhibiciones o vergüenzas. Pero esto no depende de la cirugía en sí misma sino de un tema puramente psicológico. La señora se siente más atractiva y se permite disfrutar de la sexualidad en forma más abierta y sin tabúes.

Cómo convivir (bien) con el climaterio

Desde que la vida de las personas se ha prolongado, las mujeres viven un gran lapso de sus vidas en etapa climatérica. Desde los 48 años aproximadamente, en adelante, experimentan un cambio en la forma en que perciben a su cuerpo, el cual debe ir de la mano con una modificación en su estilo de vida.

¿Qué significa climaterio?

Proviene del griego y significa “escalón”. Es un período que comienza con síntomas relacionados con la disminución de los estrógenos, continúa con la menopausia, que es la cesación de la menstruación y sigue con modificaciones psicofísicas que se producen por la progresiva disminución de las hormonas del aparato reproductor.

¿Por qué hay mujeres que lo pasan tan bien y otras no?

Los síntomas como sofocos, palpitaciones, calambres ú hormigueos, dificultad para regular la temperatura corporal, disminución del deseo sexual, insomnio y aumento de peso, entre otros, tienen diferente peso en cada mujer; por lo tanto cada una los padece de distinta manera. Existen factores raciales, higiénico-dietéticos y emocionales que influyen aumentando o disminuyendo la importancia o dramatismo que cada mujer les otorgue. En la actualidad la mayoría de las mujeres sabe que el climaterio prolongado es el precio que pagamos las mujeres de este siglo por una vida más larga y lo toman con mayor naturalidad. Debemos saber que la aparición de estos síntomas, si no estamos informadas, puede convertirse en una tortura para las mujeres que pretenden que “todo sea como antes”, lo cual es imposible y puede llegar a causar una gran depresión. Las mujeres deben saber que con el tiempo, que es variable en cada mujer, estos síntomas se atenúan y desaparecen.

¿Cuáles son los riesgos para la salud en esta etapa?

Los estrógenos son hormonas que han estado protegiendo al organismo femenino y creando condiciones para que la mujer pueda ejercer su función sexual y procreativa en forma eficiente. En esta nueva etapa, la disminución de los estrógenos puede dar lugar a la aparición de hipertensión arterial, hipercolesterolemia y enfermedades cardiovasculares, diabetes, osteopenia y osteoporosis y enfermedades de la piel, además de pérdida de la memoria, falta de concentración, insomnio y deterioro cognitivo progresivo, solo para nombrar algunas patologías posibles. Estamos hablando de envejecimiento.

¿Qué podemos hacer al respecto?

En primer lugar, realizar los controles médicos, que permitirán al especialista detectar los puntos débiles del organismo y recomendar las medidas más adecuadas, como régimen nutricional, actividad física, ejercicios con la mente y sobre todo, el desarrollo de actividades nuevas y desafiantes que den a esta nueva etapa de la vida un sentido de aventura, redescubrimiento de habilidades y talentos y valoración del capital de salud y relaciones familiares y sociales que cada persona posee. No es posible detener el envejecimiento, pero se puede vivir estos años con plenitud y felicidad por las cosas que hasta ahora no se hicieron y se pueden hacer todavía.

¿Qué controles necesitamos hacer las mujeres?

  • Una consulta clínica, en la cual se indicarán los análisis que correspondan;
  • La consulta ginecológica anual, con estudio colposcópico, papanicolaou y ecografía ginecológica; examen mamario, mamografía y densitometría ósea.
  • El médico clínico muchas veces aconseja una consulta endocrinológica, si le parece necesario. Los especialistas, a su vez, pueden derivar a la nutricionista, o al cardiólogo, los cuales indican las medidas preventivas y los ajustes en el estilo de vida.

Menopausia: Preguntas y respuestas

Para conocer más acerca de este tema conversamos con el doctor Matthew W. Robertson, MD, presidente del Departamento de Cirugía Ginecológica de la Clínica Mayo de Jacksonville, Florida quien nos explica síntomas y tratamientos.

Menopausia es, de por sí, una palabra temida y que ninguna mujer quisiera oír. Se la asocia a múltiples problemas de salud que afectan la vida de quien la presenta y, erróneamente, con vejez y pérdida del atractivo femenino. Sin embargo, cada mujer vive su menopausia de manera distinta. Si bien hay quienes sufren de limitantes trastornos durante ese período, otros organismos reaccionan de manera más benigna. Se trata de un proceso natural que, más tarde o más temprano, llegará y que se evidencia con síntomas físicos claros, como la suspensión de la menstruación. Pero, en un alto porcentaje de las pacientes se observan también otros síntomas de tipo psicológico, tales como cambios en el estado de ánimo, incluyendo irritabilidad, depresión y ansiedad. Todo ello deriva en un deterioro de la calidad de vida que hace indispensable la intervención de un especialista que ayude a sobrellevar el peso que esa mujer está cargando, en muchos casos, sola, sin apoyo familiar.

1) Doctor, ¿qué ocurre químicamente durante la menopausia?

Debido a la insuficiencia ovárica folicular, los niveles de FSH (hormona folículo estimulante) se elevan y los niveles de estrógeno disminuyen.

 2) ¿Cuáles son los primeros síntomas? ¿Hay una pre-fase?

La transición o fase previa a la menopausia (“perimenopausia”) comienza, en promedio, cuatro años antes del último periodo menstrual.  Durante este tiempo ocurren muchos cambios fisiológicos, incluyendo los ciclos menstruales irregulares, sofocos, trastornos del sueño, síntomas del estado de ánimo y sequedad vaginal.

3) ¿Es posible predecir exactamente cuándo va a aparecer?

No es posible predecir con certeza cuándo se producirá el último ciclo menstrual.

4) ¿Cuáles son los factores que influyen en la aparición temprana o tardía de la menopausia?

Puede haber un componente genético que hace que miembros de la familia a menudo experimenten la menopausia en un periodo similar. Aunque el momento de la menopausia no se puede predecir con absoluta certeza, varios modelos intentan lograrlo e incluyen elementos tales como diversos niveles hormonales; recuentos de folículo ovárico; síntomas vasomotores y los cambios en los ciclos menstruales.

5) ¿Qué se puede hacer para minimizar los síntomas más severos de la menopausia tales como sofocos, irritabilidad, falta de deseo sexual y sequedad vaginal?

Muchos de estos síntomas pueden responder a la terapia de reemplazo hormonal y/o a una clase de medicamentos conocidos como inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina. Estos fármacos deben tomarse sólo después de consultar con un médico, para discutir sus riesgos y beneficios.

6) ¿Existen otras consecuencias (de la menopausia) no tan conocidas o discutidas?

Sí. Los cambios cognitivos, el dolor articular, depresión, migrañas, cambios en la densidad ósea y cambios en el metabolismo de los lípidos. Todos ellos pueden ocurrir con la menopausia.

 7) ¿Alguna dieta especial para recomendar que pueda ser beneficiosa?

En general se recomienda que todas las personas consuman una dieta anti-inflamatoria; el ejemplo más cercano es la dieta mediterránea (abundantes vegetales, frutas, frutos secos, pescado, aceite de oliva).

8) ¿Es efectiva la terapia de reemplazo hormonal? ¿Existen contraindicaciones?

La terapia de reemplazo hormonal suele ser bastante eficaz. No se recomienda para las mujeres con una historia actual o pasada de cáncer de mama; de enfermedad coronaria; con historial de accidente cerebrovascular, coágulos de sangre o de ataque cardíaco previo; o personas con alto riesgo de desarrollar estos problemas.

9) ¿Son eficaces los tratamientos alternativos? ¿Para quiénes están recomendados?

La efectividad de las terapias alternativas es difícil de evaluar con certeza debido a que muchos de estos tratamientos no han sido sometidos a rigurosos ensayos clínicos. Estos incluyen -pero no se limitan- a los estrógenos de origen vegetal (fitoestrógenos), que se encuentran en alimentos como la soja, garbanzos, lentejas, linaza y el trébol rojo. Los tratamientos a base de hierbas, como la cimicifuga racemosa,  también se han utilizado; algunos estudios sugieren que no es más efectiva que el placebo.

Por último, algunos medicamentos normalmente utilizados para otros fines se han considerado para ayudar en el problema de los sofocos; estos incluyen la gabapentina y varios antidepresivos.

Problemas en las mamas: Las preguntas más frecuentes

El cuidado de las mamas es una medida preventiva que deberían asumir todas las mujeres a partir de la pubertad. El autoexámen mamario, las ecografías y las mamografías son, junto con la consulta anual al mastólogo, algunos de los recaudos a tener en cuenta. Además, estas son preguntas habituales que no debería dejar de conocer para preservar la salud de sus pechos.

¿La displasia mamaria es una enfermedad?

No es una enfermedad manifiesta sino un trastorno frecuente asociado a ciertos dolores y/o tensión mamaria que suele manifestarse en el período premenstrual de las mujeres jóvenes. En la mayoría de los casos disminuye con los embarazos y/o lactancia, y desaparece con los años. No obstante hay veces que el dolor o las molestias persisten, por eso se aconseja que las mujeres menopáusicas realicen un control más frecuente.

¿Las prótesis mamarias pueden producir cáncer?

Se han realizado numerosos estudios y a nivel científico está demostrado que no hay relación entre el aumento del tamaño de las mamas y la aparición o el desarrollo de cáncer de mama.

Sin embargo, las pacientes con alto riesgo en patología mamaria requieren especial atención porque muchas veces las prótesis mamarias pueden dificultar la realización correcta del examen mamario. En este sentido, suelen desplazar las glándulas y retrasar el diagnóstico de cualquier anormalidad.

¿Los nódulos benignos pueden convertirse en cancerígenos?

En general, los nódulos mamarios benignos no se convierten ni aumentan la predisposición a que se desarrolle un cáncer de mama. El único caso excepcional es el tumor phillodes, de muy baja frecuencia y que requiere ser extirpado porque podría malignizarse.

¿Cuáles son los factores de riesgo que influyen en la aparición de cáncer de mama?

El factor más significativo es la presencia de antecedentes previos en un familiar cercano (madre, hermana, etc.). Por otra parte, la obesidad así como el uso abusivo del alcohol pueden ser factores que desencadenen la posibilidad de padecer cáncer de mama. Algunos estudios demostraron que las mujeres con sobrepeso y/o que consumieron alcohol en cantidad tienen más posibilidades de padecer cáncer de mama que las mujeres que controlaron sus excesos.

¿Cuáles son los casos considerados de riesgo en patología mamaria?

Además de los nombrados anteriormente, hay otros factores que aumentan el riesgo como por ejemplo, intervenciones por enfermedades premalignas de la mama, haber padecido cáncer de mama contralateral y tener familiares que hayan padecido cáncer de mama. Por eso siempre es recomendable realizar controles mamográficos y clínicos para un diagnóstico y detección temprana.

¿Cuándo es necesario realizarse una mamografía?

Dependiendo de la opinión del médico, se puede comenzar con los estudios mamográficos a partir de los 35 años en pacientes sanas. Luego de los 40 años, la periodicidad adecuada es una vez por año. En tanto, aquellas pacientes que presenten algún riesgo en patología mamaria es aconsejable consultar con el profesional y adelantar la edad de control, preferentemente a partir los 30 años.

Asesoramiento: Centro Mamario del Hospital Universitario Austral.

Ansiedad en el climaterio: ¿Problema hormonal, psicológico o social?

El trastorno de ansiedad tiene mayor prevalencia en mujeres de edad mediana (35 a 55 años) pero se acentúa muchas veces en el climaterio. ¿Cuáles son las causas?

¿Qué significa padecer un trastorno de ansiedad?

Es un síndrome que tiene manifestaciones psicológicas y biológicas. Entre los primeros está la sensación de encontrarse incómoda con ese preciso momento y lugar, querer escapar ó “querer estar en otra parte”, miedo en diferentes grados, impaciencia, sentimientos de no poder pensar claramente, sensación de embotamiento y la impresión de llevar una carga pesada que no se puede soportar.

¿Y cómo se ve en lo biológico?

A nivel corporal, algunos son la alteración en la temperatura corporal, transpiración, palpitaciones, aceleración del ritmo respiratorio, contractura o movimientos musculares espasmódicos, hormigueo en el cuerpo, sensación de visión borrosa y opresión en la zona del pecho ó de la garganta, similar a la sensación de angustia.

¿En qué casos aparecen estos síntomas?

Muchas veces aparece este cuadro clínico cuando no se puede combatir adecuadamente el estrés crónico ó disestrés. La crianza dificultosa de un niño o la etapa adolescente de los hijos, las exigencias laborales, las fricciones en el vínculo con­yugal, una sexualidad insatisfac­toria, problemas de adaptación a las situaciones del entorno y muchas otras pueden provocar la aparición de este trastorno.

¿Qué efecto le produce a la mujer este trastorno?

Además de hacerla sentir que no puede tener ningún control sobre sí misma, los síntomas le generan miedo, vergüenza y sensación de impotencia e inutilidad frente a sus circunstancias, lo cual disminuye su autoestima y le genera un mayor grado aún de estrés, que empeora los síntomas, entrando en un círculo vicioso. Esto se ve claramente cuando una mujer consulta por falta de deseo u otro trastorno de su sexualidad; La inminencia de enfrentar una situación sexual que no puede controlar, le puede generar un altísimo nivel de ansiedad, que empeora su posi­bilidad de mejorar el encuentro íntimo. A veces el bloqueo es tan grande que ni siquiera puede identificar cual es el temor o la preocupación que originó la cadena de eventos posteriores.

¿Existe un tratamiento para este trastorno?

Actualmente los tratamientos son muchos y variados. Existen fármacos ansiolíticos y drogas del tipo de los IRS entre otros; por otra parte se pueden utilizar diferentes tipos de psicoterapias y tratamientos de tipo cognitivo conductual, de desensibilización programada, hipnosis, PNL, etc. También pueden utilizarse tratamientos combinados. Los objetivos son varios: aprender a no temer el momento de la crisis y a poder manejarla, conocer los motivos disparadores de los síntomas y entrenarse en traba­jar para tramitarlos del mejor modo posible, aprender nuevos recursos para “correrse” del lugar y del momento de mayor demanda, previo al posible ataque de ansiedad y entrenarse en utilizar el pensamiento lateral para encontrar maneras creativas de salir de situaciones estresantes o para aprender a resolverlas.

Cuando el dispara­dor de la ansiedad es un problema sexual, ¿cuál sería el tratamiento?

Además de los recursos terapéuticos que mencioné antes, existe un abordaje específicamente psicosexual, que permite enfrentar a la paciente con sus síntomas desde un lugar seguro para que pueda manejar su miedo o su sensación de desvalimiento. Además, en muchos casos, convocamos a la pareja para que ayude en el tratamiento y esto descomprime muchísimo el denso clima que se vive en la relación. Realmente en pocas consultas se observan diferencias notables y la pareja logra niveles de comunicación e intimidad mucho más altos que antes, lo cual les permite transitar la etapa vital del climaterio con otra energía y mayor creatividad.

Doctora Beatriz Literat, médica ginecólogo y sexóloga clínica. 

Cirugías para mejorar la sexualidad

En la actualidad, existen procedimientos que se promocionan con el objeto de mejorar la sexualidad, tanto para el hombre como para la mujer. Sin embargo muchas personas dudan ante el estrés que significa un acto operatorio, el riesgo de la anestesia y de los resultados que se prometen.¿Cuáles son las cirugías que realmente ayudan?

¿Existen cirugías que pueden mejorar la sexualidad?

Por supuesto que sí, veamos en los hombres. Muchas veces el varón sufre de dolor ó molestias durante la erección, debido a la anormal retracción del prepucio ó por padecer de frenillo corto; esto se puede solucionar fácilmente con una cirugía ambulatoria y con anestesia local.

¿Los resultados son inmediatos?

Suele ocurrir que el paciente necesita un par de sesiones de terapia sexológica después de la cirugía, porque deberá aprender nuevas técnicas sexuales, ya que durante mucho tiempo, para evitar el dolor, estuvo utilizando recursos que minimizarán su padecimiento y algunos hombres han desarrollado reacciones reflejas de temor, que se eliminan con un breve tratamiento, pero, fuera de esto, los resultados suelen ser óptimos.

Las cirugías para aumentar el tamaño del miembro ¿funcionan?

Los resultados de las mismas no justifican el estrés y los riesgos, ya que aún no existe una cirugía que realmente produzca los efectos deseados. La mayoría de las veces, la utilización de estrategias sexuales que se aprenden en las consultas sexológicas dan resultados mucho mejores y sin tanto riesgo.

 ¿Y cuando el varón padece de ausencia de erección?

Cuando la falla eréctil no tiene solución clínica, el implante de una prótesis con diferentes tipos de modelos, a requerimiento de la necesidad del paciente, es una solución real, que se realiza en nuestro país.

Hablemos de las mujeres ¿qué cirugías existen para ellas?

La genitalidad femenina no depende mayormente del funcionamiento de un solo órgano sexual, como en el caso del varón y además los órganos femeninos están menos expuestos. Sin embargo existen casos de mujeres que sufren porque, causas biológicas alteran la estética de la vulva y, en esos casos, existe solución quirúrgica; por ejemplo cuando los labios internos muy grandes y sobresalientes molestan, inclusive durante la vida cotidiana, no solamente durante el momento sexual.

¿Es frecuente este tipo de situaciones?

No muy frecuente. Las mujeres también pueden sentirse inhibidas por una estética que las acompleja también en otras partes del cuerpo, por ejemplo si tienen una cicatriz, las mamas pequeñas ó demasiado grandes, estrías muy visibles ó celulitis. En los tratamientos psicosexológicos tratamos estos temas, que muchas veces el varón no los percibe con la magnitud con que la mujer lo hace, para que ello no interfiera en la sexualidad de la pareja.

No obstante, en oportunidades una cirugía de mamas bien indicada, ó la extirpación de una cicatriz muy visible y anómala hacen que la mujer se reconcilie con su cuerpo y al desinhibirse, su sexualidad mejora mucho.

 ¿Y las cirugías para agrandar el punto G, estrechar la vagina y aumentar el tamaño del clítoris?

La primera y la última son muy peligrosas y totalmente ineficaces. El estrechamiento vaginal puede justificarse en el caso de mujeres que han tenido desgarros obstétricos ó ginecológicos, ó bien prolapsos que producen la incontinencia del miembro masculino, es decir, que no puede mantenerse el pene dentro de la vagina durante el coito, debido a la alteración anatómica de la misma. En estos casos, lo que se hace es restablecer la anatomía alterada.

¿Dan resultado las operaciones en el himen?

Cuando la mujer padece de vaginismo y tiene mucho dolor y contractura que no le permiten la penetración, la extirpación quirúrgica del himen no es la solución y la paciente continúa con los mismos síntomas, lo que debe hacer es realizar un breve tratamiento con ejercicios para vencer su vaginismo y la presencia del himen no afecta el tratamiento en lo más mínimo. Al superar el problema e iniciar las relaciones sexuales, el himen, que es una membranita extensible, se estira igual que cuando una mujer no padece vaginismo e inicia su vida sexual normalmente.

Picazón vaginal: Causas y tratamientos

En ginecología es común que las mujeres de mediana edad se quejen de prurito ó picazón vaginal, que puede durar mucho tiempo, pero hay veces en que este molesto síntoma puede estar localizado solamente en la vulva y no se relaciona con una infección.

Dra. Literat

¿Cuándo consulta una mujer por prurito vulvar crónico?

Generalmente la consulta se produce cuando una mujer siente que, a pesar de no tener una infección ginecológica aparente, ó flujo vaginal, ó después de haber realizado varios tratamientos para solucionarla, el prurito continúa. También puede consultar cuando posteriormente a la actividad sexual, siente dolor ó ardor en la vulva y a veces comprueba un pequeño sangrado que proviene de la piel de los pliegues vulvares ó de la horquilla vaginal. Otras veces el prurito en la zona del clítoris le impide disfrutar de sus relaciones sexuales.

¿A qué pueden deberse estos síntomas?

En primer lugar, es necesario descartar las causas más simples, como parasitosis intestinales que pueden provocar picazón, lo cual sucede generalmente en niñas. En mujeres de edad media, hay que detectar las alergias de contacto, por los productos de tocador ó por las prendas interiores. Existen varias patologías causantes de prurito y eventual sangrado por el rascado. El/la ginecólogo/a las tiene que ir descartando por medio de estudios y tratamientos correspondientes.

¿Existen otras causas?

Además de las patologías más comunes, existen los líquenes en sus variedades, liquen plano y liquen escleroso, que no se adquieren por contagio sino que se consideran de origen autoinmune y son bastante difíciles de curar. Consisten en alteraciones de la piel de los labios internos de la vulva y zona vecina al clítoris, con manchitas casi imperceptibles de color blanco ó rojizo, que pican mucho y que con el tiempo, sin tratamiento se extienden. La hiperplasia epitelial es otra de las patologías con características similares, que puede llegar a modificar parcial ó totalmente la forma de la vulva, por los cambios que produce en los tejidos de la misma.

Además de lo mencionado, ¿cuál es la importancia de estas lesiones?

La importancia inmediata es la molestia en la vida diaria y durante las relaciones sexuales. Si bien no es una patología contagiosa, si se deja sin tratamiento, puede progresar y si el liquen ó la hiperplasia se extienden por la piel, provocan que ésta se vuelva muy sensible, se agriete, sangre, se endurezca y, en casos severos, altere la arquitectura total de la vulva, como dije, llegando a producir la unión de los labios menores y cerrando la entrada a la cavidad vaginal.

Alguna de estas lesiones ¿puede extenderse hacia el interior de los órganos genitales y provocar otras alteraciones, como infertilidad?

Es una patología de la piel, de modo que no compromete los órganos internos, pero es necesario tratarla porque podría volverse una lesión pre cancerosa de la vulva. Muchas veces el diagnóstico no lo hace la ginecóloga sino la dermatóloga, cuando una mujer va a la consulta para examinar anualmente los lunares del cuerpo.

¿Cuál es el tratamiento en estos casos?

Hace unos años se utilizaban cremas a base de testosterona, pero hoy en día los tratamientos más utilizados son de dos tipos, con cremas de acción local a base de corticoides, que se usan durante varios meses y con otras a base de inmunomoduladores como el tacrolimus y el pimecrolimus, que es lo más novedoso en el tratamiento de estas afecciones.

El tratamiento es siempre local y dura varios meses, durante los cuales la paciente debe aplicar el ungüento ó la crema en forma diaria.

¿Cómo se determina si la lesión es precancerosa ó no?

En primer lugar por el examen clínico y si es necesario, debe realizarse una toma de tejido para hacerle una biopsia, lo cual se realiza con anestesia local.

En caso necesario, si se comprueba que realmente es una lesión precancerosa ó se sospecha de una lesión cancerosa, el tratamiento es la extirpación de la lesión.

Infertilidad

La infertilidad es un problema muy presente en hombres y mujeres. Conozca las causas y las técnicas más recomendadas para superarla. El consejo de la especialista: la consulta temprana.

-¿Cuáles son las causas de la infertilidad en la mujer?

La causa más frecuente de infertilidad en la mujer es la alteración en las trompas de falopio, lugar donde se encuentra el óvulo tras la ovulación. En menor incidencia también se destaca la endometriosis, que es la presencia de tejido endometrial fuera del útero. Un 30% de los pacientes son estériles por causas inexplicadas. Además, factores del estilo de vida como el estrés y la alimentación pueden generan alteraciones hormonales.

-¿Cuáles son las causas de la infertilidad en el hombre?

Se presentan alteraciones en la formación de espermatozoides de causa inexplicada, alteraciones de la hipófisis, alteraciones primarias del testículo, alteraciones vasculares, entre otros. El 50% de los casos son moleculares y no se puede determinar su causa por los estudios habituales.

-¿Hasta cuándo la mujer es fértil y cuál es la mejor edad?

La mejor edad para quedar embarazada es antes de los 35 años. La expectativa de vida del sexo femenino ha crecido hasta los 80 años pero a los 40 la fertilidad se interrumpe. Es una situación irreversible porque a los 35 años se tienen solo 25 mil folículos para ovular, cuando en la adolescencia se tienen 400 mil. En la pérdida de los folículos se produce la disminución de la capacidad reproductiva. La mujer sigue menstruando pero no tiene óvulos competentes.

-¿Existen signos o síntomas de la infertilidad?

No, no hay ningún tipo de signo ni síntoma. Desafortunadamente la infertilidad es solapada, no da signos, se instala y simplemente el embarazo no llega. Es un gran problema porque mientras que la pareja espera a que llegue el embarazo pierden su propia potencialidad.

-¿Hasta qué edad una mujer puede embarazarse?

Históricamente en la práctica ginecológica se describen embarazos aun hasta los 49 años. Las técnicas de fertilización buscan el logro de bebés nacidos sanos y para ello es ideal que se aplique el procedimiento antes de los 39 años para evitar las pérdidas de los embriones. Como especialista me interesa que la paciente se embarace y no pierda el bebe.

La consulta con el especialista

-¿Cuán importante es la consulta precoz de la pareja?

Es importante que se consulte siempre a un profesional de un centro especializado en fertilidad. El mismo debe tener una visión integradora del problema. No sirve que el hombre consulte por su cuenta y la mujer por la suya. Tiene que haber un abordaje conjunto. Ahorrar tiempo es ganar en resultados.

-¿Cuándo se debe consultar con un especialista?

En toda mujer mayor de 35 años que esté buscando un embarazo hace más de tres meses la consulta debe ser inmediata ya que esto es un problema que se puede prevenir. Si ha habido algún antecedente como un ovario extirpado o una cirugía en el tracto genital masculino siempre la entrevista tiene que ser preventiva.

Técnicas de fertilidad destacadas

-¿Cuándo se recurre a la donación de espermatozoides y en qué consiste?

El banco de espermatozoides sirve para todas las infecciones y fibrosis quísticas. Funciona en los casos en que el esposo no tiene espermatozoides o se ha fracasado con ellos por alguna patología. Existe una tendencia creciente de acceso al banco de mujeres solteras que no han podido conformar pareja o la han disuelto.

-¿Qué es la criopreservación y para que casos está indicada?

Hoy el término ha sido reemplazado por el de vitrificación. Es una técnica novedosa que consiste en bajar la temperatura de cualquier tejido a menos 200 grados en una velocidad muy intensa. Con este procedimiento se puede mantener la calidad del óvulo al ser usado. Se aplica en mujeres en riesgo de perder la función ovárica por radiación o quimioterapia, en casos de ovarios que van a ser extirpados por una patología y cuando se desea posponer la maternidad.

-¿Hasta que edad se pueden vitrificar óvulos?

La eficiencia del procedimiento depende de la potencia del óvulo. Hasta los 35 años existe una potencialidad que permite utilizar la vitrificación con éxito. Hasta los 37 años depende de cada mujer y hasta los 39 se debe analizar en detalle si tiene sentido aplicar la técnica.

-¿A que técnica puede acudir una mujer que ya no puede reproducirse?

La ovodonación es una técnica sumamente efectiva que consiste en aparear un donante con una receptora sincronizando ciclos o utilizando el banco de óvulos. La mujer que no tiene óvulos puede acceder al banco para a partir del óvulo de una donante menor de 30 lograr más del 70% de posibilidades de obtener un embarazo. Es una técnica sumamente eficiente para aquellas mujeres que han perdido la propia capacidad reproductiva.

-¿Cuáles son las novedades en el tratamiento de la infertilidad?

Se está avanzando en las formas de cultivar a los embriones y en la observación detallada para seleccionarlos mejor. Por otro lado, se ha optimizado la calidad de las muestras en las alteraciones de espermatozoides. Hay cinco nuevos métodos para procesar las muestras que apuntan a seleccionar al espermatozoide mas apto. Además, se ha avanzado en la transferencia de embriones. Históricamente se aspiraban los óvulos y se transferían los embriones al tercer día. Hoy estamos un paso adelante y la transferencia es en el ciclo siguiente generando un útero de mayor calidad.

Doctora Stella Lancuba.

Higiene íntima femenina: Su importancia en el deporte

Si bien la mayoría de las mujeres expresa tener preocupación por su cuidado personal, pocas son las que se interesan en tomar medidas de prevención para el cuidado de su zona íntima. Consejos y prevención .

La mujer actual transita por diversos ámbitos: educar a los chicos, realizar los quehaceres del hogar, desarrollar una carrera profesional y atender sus necesidades personales. En este contexto, el cuidado de la imagen femenina cobra mayor importancia.siendo el deporte el encargado de otorgarle distension y cuidado a su imagen.

Es importante destacar que la práctica deportiva incluye varios requerimientos, entre ellos se encuentra la higiene íntima femenina.

En este sentido, resulta imprescindible tener en cuenta que si bien el cuidado personal tiene como objetivo preservar y promover la salud, también es su función prevenir enfermedades y lesiones.

El 95% de las mujeres se preocupa por algún aspecto relacionado con el cuidado y la salud de su cuerpo pero solo un tercio reconoce tomar medidas de precaución contra la transpiración durante el ejercicio”.

La opinión de la especialista
Doctora Susana Pilnik, médica Ginecóloga.

Consejos de cuidado íntimo durante y después de realizar ejercicio:

  • Cambie los tampones cada dos o tres horas y no los use todos los días del ciclo ni para dormir.
  • Utilice un jabón adecuado para la higiene íntima que conserve el pH ácido del área vulvoperineal, que limpie eficientemente, que hidrate y que ayude a prevenir infecciones.
  • No realice duchas intravaginales (porque alteran el balance protector de la vagina y pueden arrastrar gérmenes hacia el útero)
  • Séquese con una toalla de uso personal y manténgala limpia.
  • No comparta los implementos deportivos.
  • No abuse de los protectores diarios. Sólo deben usarse en ocasiones especiales ya que aumentan la humedad vulvar y predisponen a infecciones.
  • Evite ropa interior de pequeño tamaño o que no alcance a proteger toda el área vulvar, ya que ésta quedaría expuesta y sin protección.
  • No permanezca con la malla húmeda en caso de realizar deportes acuáticos y lávela al culminar la práctica deportiva, ya que la humedad predispone infecciones urinarias.
  • No use desodorantes íntimos o aromatizantes.
  • Utilice toallas higiénicas sin perfumes ni aditivos que puedan resultar irritantes.
  • Lávese las manos antes y después de ir al baño.
  • Asista regularmente a un chequeo médico y a los controles ginecológicos.

Diagnóstico y tratamiento: Diverticulosis

Los divertículos son pequeñas protuberancias que pueden formarse en cualquier segmento del tracto gastrointestinal. Suelen alojarse del lado izquierdo del intestino grueso y no presentan síntomas. Entérese cómo es esta patología y cómo tratarla.

El estrés diario, los hábitos alimenticios, el poco tiempo que dedicamos a comer traen consigo diversos trastornos. La diverticulosis es una enfermedad que está vinculada con la constipación y con el acelerado ritmo de vida actual. Es habitual que la persona, en su rutina diaria, coma apurado y mastique mal. Esto puede afectar el ritmo evacuatorio normal. Los episodios de estreñimiento y diarrea suelen ser motivo frecuente de consulta médica.

¿De qué se trata?

  • Los divertículos son como pequeñas hernias que sobresalen de los órganos del tubo digestivo. Suelen manifestarse en el intestino grueso y comúnmente no presentan síntomas.
  • La diverticulosis es un cuadro en el que el paciente presenta divertículos, si estos se inflaman el proceso agudo se denomina diverticulitis. Esta afección tiene síntomas específicos. En algunos casos, esta sintomatología puede motivar incluso hasta la internación.
  • Los síntomas suelen ser dolor abdominal generalmente del lado izquierdo, constipación también puede presentarse fiebre.
  • La aparición de divertículos esta vinculada con la fuerza que realiza el intestino. El paso de los años hace que la presión en el colon genere hernias en las  capas internas  del órgano. Teóricamente la zona izquierda del intestino grueso es la que más fuerza realiza para expulsar la materia fecal, porque en esta porción del órgano las heces se encuentran sólidas. El lado derecho almacena la materia fecal todavía líquida o semilíquida, entonces no necesita realizar presión. Además el intestino en su porción derecha es de mayor amplitud. Por este motivo, en su sector izquierdo, el intestino tiene más trabajo. Es natural que los divertículos se manifiesten en la parte del intestino que se llama colon sigmoide y colon descendente.

Tratamientos

  • Los casos más comunes requieren de un tratamiento vinculado con una dieta adecuada y medicación que suelen ser reguladores intestinales.
  • Lo importante es que la persona con diverticulosis logre tener un buen ritmo evacuatorio. Para llegar a este objetivo se deben modificar los hábitos de alimentación. Es necesario incluir en la dieta diaria alimentos ricos en fibras, que ayuden a evitar la constipación, como verduras y frutas. La abundante ingesta de líquido es otro factor que debe tenerse en cuenta para conseguir que la materia fecal no adquiera una consistencia demasiado dura.
  • En los casos de diverticulitis, el profesional suele recomendar reposo y no ingerir alimentos. Se le coloca suero, antiespasmódicos y antibióticos porque es un cuadro infeccioso. El tratamiento dura aproximadamente siete días. Generalmente los pacientes mejoran pero, si no es así, se deben hacer estudios específicos, como radiografía o tomografía computada. Es posible que el tratamiento médico sea insuficiente y el paciente deba ser intervenido.

LA OPINIÓN DEL ESPECIALISTA

Doctor Guillermo Masciangioli, jefe de la unidad proctología del Hospital de Gastroenterología Dr. Carlos Bonorino Udaondo.

“Muchas veces los divertículos se encuentran en estudios que se hacen por otras causas”

¿En qué franja etárea se presentan más frecuentemente los casos de divertículos?

Esta patología suele presentarse en personas mayores de 60 años. Sin embargo cada vez más  personas de menor edad concurren al médico con casos de diverticulosis. Esta afección está vinculada también con la constipación y el estrés.

¿Se pueden prevenir los divertículos?

No, no se puede prevenir. Pero es importante ingerir alimentos ricos en fibras y  abundante cantidad de líquido.

¿Es posible que un paciente durante toda su vida presente diverticulosis y no necesite cirugía ni tratamiento médico?

Si, es posible, los divertículos frecuentemente no presentan síntomas. Muchas veces los divertículos se encuentran en estudios que se hacen por otras causas. Suelen ser hallazgos incidentales. Puede ser que un paciente con divertículos nunca necesite cirugía ni tratamiento. Solamente las molestias corporales que  ocasionan son determinantes para prescribir tratamiento.

Los divertículos, una vez extirpados ¿pueden volver a aparecer?

No es frecuente que ocurra, pero  es posible que vuelvan a aparecer en otra zona del intestino.

Medicamentos anti-divertículos

Si el paciente sufre molestias reiteradas, los medicamentos que los  profesionales suelen recetar para casos de diverticulosis son:

  • Simeticona
  • Bromazepan
  • Domperidona

Sin embargo dependerá del cuadro que el paciente presente.

Lo que debe incluir en su dieta

  • FIBRAS. Hace veinte años se decía que el paciente con divertículos no debía comer fibras. Actualmente se recomienda que coma verduras, ingiera fibras. Es necesario comer fibras para que, la materia fecal adquiera una adecuada consistencia.
  • LIQUIDOS. Es importante la ingesta de dos litros  de líquido por día.

Alimentos NO recomendados

  • No elegir alimentos que puedan constipar como arroz, quesos duros picantes, condimentos, bebidas alcohólicas, café en exceso.
  • Es recomendable evitar las comidas a base de harina, eludir fritos, tucos, pizza y empanadas.
  • Si los síntomas no son específicos, cambiar los hábitos alimenticios es fundamental para contrarrestar la acción de la diverticulosis. Un paciente que sufre esta patología debe ordenar sus costumbres alimenticias.

La diverticulosis en números

  • De los 30 a 40 años la diverticulosis se encuentra en menos del 10 por ciento de las personas.
  • De los 50 a los 60 años en el20 a 35 por ciento.
  • Luego de los 70 años la diverticulosis se encuentra en más del 50 por ciento de las personas.
  •  Es por eso que se considera que la aparición de los divertículos aumenta a medida que aumenta la edad.
  • Son más frecuentes en el lado izquierdo del intestino grueso, especialmente en el sigmoides.
  • En el 80% de los casos no producen síntomas.
  • Del 20% de los pacientes que tienen algún síntoma, el 4 al 5% desarrolla alguna complicación.
  • Sólo entre el 1 y 2% requiere internación.
  • Un 5% de los casos necesita tratamiento quirúrgico.
  • Existe un leve predominio de diverticulosis en el hombre.
  • La baja incidencia de diverticulosis en países con menor desarrollo (en los cuales la dieta predominante consiste en harinas y cereales) ha llevado a pensar que la formación de los divertículos está favorecida por la pobre ingesta de fibras.

Complicaciones:

  • Diverticulitis
  • Hemorragia
  • Peritonitis
  • Estenosis

Proctorragia

Es la hemorragia a través del intestino. Con muy poca frecuencia es causada por divertículos, generalmente se debe a la existencia y sangrado de hemorroides.

Suplementos de fibra alientaria: Un recurso más

Además, de una dieta adecuada, variada y con contenido de fibra, es posible contar con el recurso de suplementos de fibra alimentaria, que se expenden en farmacias. Estos productos, que no actúan como laxantes sino que representan una forma concentrada y específica de consumir fibra, vienen en forma de poder ser ingeridas con jugos o bebidas de la predilección de quien los usa, y también para ser incorporados en diversas preparaciones alimentarias (yogur, puré, compotas, etc.), de modo que resulten aptos al paladar.

No tienen efectos colaterales indeseables como sucede con los laxantes, y no se debe esperar de ellos evacuaciones rápidas y acuosas, pero sí la regularización intestinal a corto y mediano plazo. Si utiliza estos productos, no olvide hacerlo acompañado por líquidos abundantes no sólo en el momento de recibirlo sino a lo largo de todo el día. Esto posibilita que la fibra se hidrate dentro del intestino y forme volúmenes que permiten un vaciamiento intestinal sin esfuerzos.

Suplementos de fibra alientaria: Un recurso más

Además, de una dieta adecuada, variada y con contenido de fibra, es posible contar con el recurso de suplementos de fibra alimentaria, que se expenden en farmacias. Estos productos, que no actúan como laxantes sino que representan una forma concentrada y específica de consumir fibra, vienen en forma de poder ser ingeridas con jugos o bebidas de la predilección de quien los usa, y también para ser incorporados en diversas preparaciones alimentarias (yogur, puré, compotas, etc.), de modo que resulten aptos al paladar.

No tienen efectos colaterales indeseables como sucede con los laxantes, y no se debe esperar de ellos evacuaciones rápidas y acuosas, pero sí la regularización intestinal a corto y mediano plazo. Si utiliza estos productos, no olvide hacerlo acompañado por líquidos abundantes no sólo en el momento de recibirlo sino a lo largo de todo el día. Esto posibilita que la fibra se hidrate dentro del intestino y forme volúmenes que permiten un vaciamiento intestinal sin esfuerzos.

Charla “Adolescentes ¿en qué momento consultar al ginecólogo?

Anticoncepción y consejos para cuidarse

El Centro de la Mujer del Hospital Italiano de Buenos Aires invita a la comunidad a participar de la charla gratuita: “Adolescentes ¿en qué momento consultar al ginecólogo? Anticoncepción y consejos para cuidarse”. La misma tendrá lugar el miércoles 19 de septiembre a las 18 hs. en la sede de la institución, Tte. Gral. J. D. Perón 4190, Salón del Consejo, C.A.B.A.

Este encuentro está dirigido a las adolescentes y sus familias y tiene por objetivo brindarles un espacio de reflexión e intercambio para la promoción de salud, consejería en anticoncepción y cuidados en la salud sexual.

La charla estará a cargo de la Dra. Florencia Salort, especialista en endocrinología ginecológica y en ginecología infanto-juvenil del Servicio de Ginecología del Hospital Italiano de Buenos Aires.

Actividad enmarcada en el programa de educación para la salud dirigido a la comunidad. Departamento de Extensión Universitaria del Instituto Universitario del Hospital Italiano.

Más información: (011) 4958-4546 | www.hospitalitaliano.org.ar/ginecologia

Centro dela Mujer del Hospital Italiano de Buenos Aires. Se trata de un centro integral de salud pensado para la mujer, que es única y vive situaciones únicas. Cuenta con profesionales especializados en todas las áreas: adolescencia, climaterio, endocrinología ginecológica, uroginecología, mastología, patología del tracto genital inferior, salud fetal, genética, reproducción y oncología ginecológica, las cuales se desarrollan en un mismo espacio físico para que cada paciente se sienta contenida y más segura.

MACMA extiende su apoyo a todas las mujeres con cáncer ginecológico

Movimiento Ayuda Cáncer de Mama

“El  cáncer de ovario y de cuello de útero, al igual que el cáncer de mama, tienen un alto impacto social, laboral, familiar y, sobre todo, simbólico en la vida de las mujeres. Se trata de una enfermedad que afecta a las partes del cuerpo que nos definen como mujer” afirma María Alejandra Iglesias, Directora Ejecutiva de MACMA, el Movimiento Ayuda Cáncer de Mama, que extenderá su apoyo a todas las mujeres con cáncer ginecológico.

Los distintos tipos de cáncer ginecológico se originan en el cuello uterino, los ovarios, el útero, la vagina, la vulva o, menos frecuentemente, en las trompas de Falopio. De acuerdo al Instituto Nacional del Cáncer en el período 2008-2010 se registraron en Argentina alrededor de 5.400 muertes por cáncer de mama, 2.500 por cáncer de cuello de útero y 1.124 por cáncer de ovario[1].

“A MACMA se acercan muchas mujeres con cánceres ginecológicos, y creemos que toda la experiencia que hemos desarrollado en estos últimos quince años trabajando con pacientes con cáncer de mama, nuestras psico-oncólogas y diferentes proyectos con otras ONGs y autoridades, nos dan la motivación que hoy tenemos para asumir este nuevo compromiso” agrega Irene Marcet, Presidenta de MACMA.

La asociación considera que la INFORMACIÓN, los CONTROLES ginecológicos periódicos, el diagnóstico preciso y el ACCESO a los TRATAMIENTOS son fundamentales para tener un mejor pronóstico de estas enfermedades, es por eso que se animan: “En MACMA queremos ayudar a todas las mujeres y a sus familias a transitar la enfermedad. Por eso, a partir de hoy, MACMA trabaja para ayudar a todas las mujeres con cáncer de mama, de ovario y de cuello de útero. A todas ellas les decimos que se dejen acompañar, que se cuiden y que se informen; que no dejen que el cáncer interrumpa su vida”, concluye María Alejandra Iglesias.

Cómo vencer el temor a los chequeos ginécológicos

Existen mujeres de más de treinta años que nunca realizaron exámenes ginecológicos como el Papanicolaou,la Colposcopíao Ecografías transvaginales, siendo tan importantes en la prevención de enfermedades. Algunas de ellas tampoco pueden tolerar la penetración en las relaciones sexuales, otras sí, pero no soportan la idea del examen médico. ¿A qué se debe esta situación? Las respuestas, a continuación.

Hoy en día muchas mujeres evitan los chequeos ginecológicos,  a pesar de la abundante información acerca de los beneficios que tienen estos estudios a la hora de prevenir o tratar a tiempo enfermedades, entre ellas el cáncer. ¿Por qué actúan así? Consultamos a la doctora Beatriz Literat.

¿Por qué motivo una mujer no realiza exámenes ginecológicos?

La mayoría presenta un cuadro de mucho temor hacia lo que suponen como doloroso y hasta traumático: el sólo hecho de que la ginecóloga les proponga un examen como la colposcopía puede hacer que la paciente presente una crisis de ansiedad con palpitaciones, le baje la presión o simplemente se niegue a hacerlo preguntando si existen otras opciones. Muchas de ellas son mujeres que tampoco tienen relaciones sexuales con penetración pero otras sólo le temen al examen médico.

¿Qué hace la ginecóloga en esta situación?

En primera instancia le explica todo el procedimiento a la paciente para informarla y calmar su ansiedad. Puede indicarle algún medicamento ansiolítico y también puede sustituir ese tipo de examen por otro, como por ejemplo, la toma de Pap a través de un hisopo pequeño, pero con éste no se puede llegar a un diagnóstico como si el examen fuera completo.

¿Qué debe hacer la mujer en estos casos?

Muchas veces el profesional le indica una consulta con un sexólogo cuando detecta un vaginismo, una fobia u otro problema que en la consulta ginecológica no puede resolverse.

Lamentablemente, otras veces no se hace la derivación, por lo cual la misma paciente se encuentra ante la situación de no saber qué hacer. Una consulta sexológica, o no se le ocurre, o la imagina también traumática y vergonzosa, por lo cual deja pasar el tiempo y la situación puede permanecer sin resolverse.

¿Por qué es necesaria la derivación a un sexólogo?

Porque el problema está dentro de la paciente, en su cabeza y en la conexión cerebro-muscular que ha creado reflejos condicionados de temor. Lo que se hace en las consultas es descondicionar esos reflejos y ayudar a reestablecer los reflejos fisiológicos. En primer lugar, la paciente tiene que saber que el sexólogo no va a tocarla.

¿Por qué se evita este tipo de consulta?

La falta de seguridad y de confianza en sí misma es lo que ocasiona una sensación de desprotección en la persona, al verse expuesta a un examen ginecológico.

Por otro lado, la prevalencia del miedo y la desconfianza tiene directa relación en el hecho de que muchas personas no consideran a sus problemas sexuales como temas de salud. Existe aún el mito de que el conocimiento sexual es algo que “se trae de nacimiento” y que la lectura o consulta con  el médico sexólogo es algo inusual, vergonzante, casi marginal. A veces los pacientes temen compartir una situación tan íntima con alguien desconocido que pueda aconsejarlos mal, confundirlos, provocar la disolución de la pareja o que les diga que su problema no tiene solución.

Cuando se deriva a una consulta sexólogica

¿Cuáles son los temores más frecuentes al consultar a un sexólogo?

Una situación muy común en la consulta sexológica es el sentimiento ambivalente que se produce al solicitar el turno por primera vez.

Aparecen pensamientos contradictorios como “necesito consultar pero tengo miedo a lo que me diga el profesional”, “¿y si espero más tiempo a ver si esto se cura solo?”.

Son razonamientos paralizantes que hacen que se demore en solicitar un turno con el especialista o que se  cancele una vez pedido.

¿Qué suele ocurrir en la primera consulta?   

En el transcurso de la primera consulta los pacientes señalan la diferencia entre lo que ellos creían y lo que realmente ocurre. Muchos expresan su alivio al poder despejar dudas, tabúes y miedos sin fundamento; también se permiten desahogar la frustración de haber sufrido sin perspectivas de solución durante mucho tiempo. Habitualmente surge el comentario “¡no puedo creer que yo haya postergado durante meses, por temor, esta oportunidad de solución y alivio”.

Los tratamientos indicados

¿Cómo se supera el temor a los chequeos?

Utilizamos ejercicios físicos que la paciente realiza sola en su casa, le damos información acerca de su anatomía,  fisiología y función sexual, a través de diferentes recursos sencillos y utilizamos técnicas psicoterapéuticas cognitivo comportamentales, entre otras, para modificar las creencias arraigadas equivocadas, por otras más realistas.

¿A qué se refiere con más realistas?

Las pacientes deben dejar de sentirse potenciales víctimas de sufrimiento y daño corporal por acción de otros y volverse seguras en el control de sus cuerpos, y de las situaciones que tienen que ver con otras personas. Tienen que poder ver a su ginecóloga y hacerse los exámenes sin temor, y saber que ellas mismas colaborarán en los procedimientos y eso, precisamente, es lo que aleja la posibilidad de sensaciones dolorosas o molestas. Por ejemplo, la paciente aprende a realizar por si misma el procedimiento de una ecografía transvaginal y eso le causa gracia y calma su ansiedad, porque la situación ya no tiene secretos para ella, lo cual la hace sentirse poderosa y en control frente a su médico y no una víctima  sometida dentro del consultorio.

¿Y en las relaciones sexuales?

Sucede igual, en lugar de esperar algo desagradable, incómodo o incluso sentirse lastimadas por su pareja, ellas mismas aprenden a manejar sus cuerpos y los de sus compañeros para sentirse en control y buscar sus sensaciones placenteras en forma activa durante la relación sexual con penetración. También aprenden a comunicarse y dialogar mejor con la pareja para que su compañero se vuelva un aliado de esta nueva actitud.

¿Cuánto tiempo puede durar un tratamiento con estas características?

Entre cinco y diez consultas por lo general; como profesional, realmente siento una gran satisfacción cuando terminan los tratamientos y veo a las mujeres alcanzar una vida normal en el cuidado de su salud y en su vida de pareja.

¿Qué perspectivas ofrecen los tratamientos sexológicos?

Hoy en día existen recursos para dar solución a más del 90% de los problemas sexuales. A esto debe agregarse que muchos trastornos persisten en el tiempo por falta de educación y desconocimiento de la fisiología propia y del compañero y ni siquiera tienen la categoría de enfermedades.

Por qué son importantes los exámenes ginecológicos

El seguimiento ginecológico es fundamental para diagnosticar cualquier tipo de enfermedad en la zona vaginal.

Papanicolau (PAP)

Detecta en forma temprana alteraciones del cuello del útero, que pueden llegar a convertirse en cáncer. No duele para nada ni es riesgoso, los médicos lo recomiendan a partir del inicio de las relaciones sexuales, una vez por año.

Colposcopía

Es la observación de los órganos genitales, la vagina y el cuello del útero, a través de un microscopio. Controla la aparición de HPV (Virus del Papiloma Humano) y de lesiones en esta zona.

Ecografía transvaginal

Permite mejorar la visualización del ovario y del endometrio. Es muy bueno en los casos en que no se puede palpar el ovario con claridad, como en el caso de las personas obesas.

Mamografía

Permite ver anomalías en los senos. Se practica en tan sólo unos minutos y diagnostica cualquier patología que pueda asociarse al cáncer.

Autoexploración mamaria: realizar una vez por mes

Para examinar la mama derecha, acuéstese boca arriba y coloque la mano derecha detrás de la cabeza; con la mano izquierda presione firmemente haciendo movimientos pequeños. Luego, de pie, examine la axila pues el tejido mamario se extiende hasta esta área. Presione suavemente los pezones y verifique si hay secreción. Repita el proceso en la mama izquierda. Luego, párese frente al espejo con los brazos a los lados, y mire en busca de cambios en la textura. Cualquier alteración, consulte a su ginecóloga/o.

Asesoramiento: Doctora Delia Ameghino. Médica ginecóloga

Mujeres: ¿Cuándo decir “basta”?

Reportaje a Clara Coria, psicóloga y autora del libro “Decir basta, una asignatura pendiente”.

Decir basta no es fácil. Pero esta palabra tan necesaria, libera al cuerpo de sobrecargas y nos permite vivir de manera saludable. En esta nota, la psicóloga Clara Coria, propone dar cabida a pequeños “bastas” en la vida cotidiana, y dejar de alimentar el límite por saturación. Consejos para evitar explosiones inesperadas en los momentos menos oportunos.

Licenciada, ¿Cuándo es necesario decir “basta”?

En realidad, se trata de no llegar al “basta” que se produce cuando la gota rebasa la copa, y aprender a utilizar los “bastita”. Mi interés en trabajar sobre la problemática del “basta”, se relaciona con haber observado que muchas mujeres logran decirlo cuando ya están muy hartas de una situación indeseada, no soportan más, y entonces patean el tablero. En general, este “basta” suele tener costos muy altos. Lo llamativo es la dificultad que tienen a menudo para empezar a poner límites a medida que se van sucediendo situaciones ingratas, indeseadas o simplemente desagradables.

¿Qué implica decir ese “basta”?

Decir basta, implica dejar de aceptar situaciones de sometimiento. En este sentido es importante tener presente que no es lo mismo “tolerar” que “aguantar”. La tolerancia es necesaria porque tiene que ver con respetar las diferencias. Esto es importante porque todas las personas somos diferentes y necesitamos convivir armonizando las afinidades junto con las diferencias. Pero el aguante es otra cosa. Es soportar y acumular sometimientos a los deseos ajenos que a veces aparecen disfrazados de amor.

¿Por qué hace tanto mal no saber decir basta?

Decir basta es poner límites. Y el basta es la acumulación de un montón de “no”, que fueron omitidos en el momento apropiado. Sabemos que todas las situaciones tienen un costo, ya sea por poner un límite o dejar de ponerlo. Cuando no marcamos límites a tiempo en situaciones que aún no son graves, se van acumulando malestares y nos vamos sintiendo cada vez más sobrecargadas. Y esta sobrecarga se vuelve tóxica.

¿Es el costo de no poner el límite en el momento justo?

Sin ninguna duda, ya que después llega el momento de desborde, y cuando esto sucede,  generalmente hacemos cosas que nos perjudican muchísimo más. Lo que les pasa a no pocas mujeres, es que les cuesta poner límites porque han naturalizado el aguante.

¿Es esa idea o mandato de que debemos hacer todo, porque si no estamos fallando?

Las mujeres en general creen que poder aguantar (y no digo tolerar, sino aguantar), es algo muy femenino. Se supone que una mujer debe ser siempre como una madre, capaz de aguantar cualquier cosa. Y aquí es donde se llega al extremo del desborde por simple acumulación. Con frecuencia la situación por la que desbordan aparentemente es trivial e insignificante. Pero en realidad es la gota que colmó el vaso.

¿Cuáles son las consecuencias a nivel salud y emocional de explotar de esa forma?

Las consecuencias suelen ser muy graves. Las personas que no ponen adecuadamente los límites a tiempo, se enferman o corren riesgos. Un ejemplo clarísimo, es en el orden sexual cuando las mujeres aceptan el sexo con riesgo porque ellas mismas dicen que a los hombres les desagrada usar preservativos, y que las amenazan con dejarlas. Entonces las mujeres, temerosas de que ellos las abandonen, tienen sexo con riesgo. Y esa es una consecuencia para la salud muy clara que deriva de no haber puesto un límite a tiempo.

¿Y a nivel psicológico?

Podríamos decir que la falta de límites va generando resentimientos, y los resentimientos se transforman en quejas cada vez más frecuentes; lo que contribuye a que, finalmente, las mujeres se vuelvan malhumoradas y agriadas.

¿Cuáles son los beneficios de decir basta?

Los beneficios son muchos. Voy a comenzar planteando que lo importante sería empezar cambiando el basta, por bastitas. Es decir, no esperar que se vayan acumulando un montón de “no” silenciados, sino que cuando hay incomodidades, se puedan plantear en ese momento. El beneficio es que cuando una mujer dice “Esto a mí no me gusta por tal y tal motivo”, da la posibilidad de que la otra persona se dé cuenta que está haciendo algo que a ella le afecta, y entonces pueda cambiar.

¿Y por qué esto es saludable?

Porque si la otra persona tiene buenas intenciones va a tratar de cambiar. Y además, la mujer se beneficiará en el sentido de que no se va a sobrecargar, ni llenar la copa hasta que rebalse. En consecuencia, estará de mejor humor, ya que el otro se habrá dado cuenta que estuvo siendo invasor, y las relaciones entre ambas personas van a ser más saludables. Sobre todo porque no se van a acumular resentimientos y malestares.

¿Cuál sería un ejemplo de esos pequeños límites o “bastitas” en lo cotidiano entre padres e hijos?

Por ejemplo, una mujer se quejaba de que el hijo le preguntaba a ella si podía usar el auto del padre. Entonces ella le preguntaba a su marido si le podía prestar el auto al hijo. Y siempre se quejaba de que la tenían de intermediaria. Hasta que se dio cuenta de que era ella la que se ponía de intermediaria. Entonces decidió, no quejarse, no retarlos, sino que a partir de allí cuando el hijo le preguntaba “Mamá, ¿Le puedo usar el auto a papá?”, ella le decía “Preguntale a tu padre”. Y cuando el marido le preguntaba “¿Sabés cuando nuestro hijo va a traer el auto?”, ella se levantaba de hombros y le contestaba “No sé, preguntale”. Es decir, esta es una manera muy simple de hacer “un bastita”.

Aquí la mujer se corrió de lugar…

Exactamente. Y al hacer ese pequeño “bastita”, no se peleó, no se enojó, no hizo un drama. Simplemente buscó la manera de dejar de seguir siendo la que resuelve todas las situaciones, o la que tiene que tolerar situaciones no gratas.

Otra vez vemos cómo la mujer se ubica en ese lugar de “la que tolera todo”…

Las mujeres muchas veces, toleran excesivamente porque tienen la ilusión de que de esa manera las van a querer más, van a ser mejores, o  van a tener un reconocimiento afectivo por lo hacen. Y ahí creo que están equivocadas. Porque cuando uno hace de más, eso sobra. Y cuando sobra, no le sirve ni a uno ni a otro.

¿Y en el ámbito laboral…cómo podemos poner pequeños límites sin que nos echen? Por ejemplo, cuando se trabaja de más, y hasta horarios que no son los estipulados.

Esto va a depender de que la empresa respete la vida y el trabajo de sus empleados, sin pretender explotarlos. Cuando hay buenas intenciones de ambas partes, es posible hacer negociaciones. En cambio, en las situaciones de explotación, ya sea en lo laboral o lo afectivo, si alguien tiene la intención de aprovecharse es difícil poner estos “bastitas”. Probablemente haya que tomar otras decisiones.

¿Lo importante es siempre poder hablar y transmitir lo que nos pasa?

Lo importante primero es tener en claro cuáles son los límites que habría que poner. Y después ver cuál es la mejor manera de ponerlos. Los bastitas sirven para que las personas que tienen una tarea en común (laboral, afectiva, familiar, o lo que fuere) puedan desarrollarla en un clima saludable.

¿Cuáles son aquellas situaciones más frecuentes en las cuales las mujeres deben decir basta porque a expensas de ellas se benefician otros?

Todas. Por ejemplo, en las tareas domésticas. Es muy frecuente que sean las mujeres las que van levantando la ropa que otros dejan caídas, o la mesa que todos usaron, por decir algo muy sencillo. Cuando en realidad las tareas domésticas son responsabilidad de todos. Pero si las mujeres creen que a ellas les corresponde ser las que se ocupan de poner orden en la casa, les costará mucho decir basta. Tienen que darse cuenta de que el orden en el hogar de los que conviven es responsabilidad de todos los que habitan allí.

¿Cuáles son los basta omitidos con más frecuencia?

En todas las relaciones sucede siempre algo de esto. Por ejemplo, si uno queda en encontrarse con alguien a un horario en una esquina, y el otro llega 40 minutos más tarde. ¿Qué hacemos? Lo primero es negociar con una misma cuánto es el  tiempo que se está dispuesta a esperar a esa persona. Si se considera que el otro se puede retrasar quince minutos como mucho, la manera de decir basta es irse después de que pasaron los quince minutos.

¿O sea que no es sólo decir basta, sino también “hacer un basta”?

Eso es un dato muy importante. Decir basta no significa siempre hablar. Decir basta significa “hacer”. En el ejemplo anterior, si uno quedó en encontrarse con alguien, y el otro no llega, me voy. El que está en falta es el otro. Lo que tenemos que pensar es hasta dónde estamos dispuestas o nos parece saludable, sostener las situaciones. Decir “basta” significa dejar de quejarse, dejar de reclamar, dejar de esperar del otro, y ser una la que cambia o hace. Se trata de “hacer un basta”. Es pasar de la palabra a la acción pertinente.

¿Cuáles son los miedos de decir “basta”?

Aquí es bastante frecuente que sobre todo las mujeres creen que tienen que estar más al servicio de los demás, entonces temen que no las reconozcan, que no las quieran. Las condiciones de género hacen que se crea que las mujeres deben soportar, ser altruistas y sostener a todos los demás. Y además, pareciera que el aguante fuera una virtud. Y esto no es correcto. Está tan naturalizada la idea de que las mujeres tienen que tolerar, que entonces no se dan cuenta.

¿Y cómo se puede cambiar este comportamiento?

Esta posibilidad de darse cuenta es  una tarea que solo puede lograrse dentro de un trabajo grupal. Es en la reflexión grupal, donde es posible que las mujeres cuenten estas anécdotas y se den cuenta de que no es natural que sean ellas las que siempre levantan la mesa, tiran la basura, o se responsabilizan de lo que les pasa a los demás. Y no hablo de terapias de grupo, sino talleres o charlas de reflexión en donde se aborden estos temas.

¿Qué reacciones genera en el otro que una diga “basta”?

Pueden pasar muchas cosas. El otro puede molestarse porque está acostumbrado a que siempre le den con el gusto. Pero si es una persona solidaria y respetuosa, lo primero que se dará cuenta es que esos límites están puestos correctamente (siempre y cuando estén marcados sin violencia). Y aquí, la relación mejorará. Si esto no pasa es porque con esa persona nunca va a mejorar.

¿Cuáles son los costos de los abusos por parte del otro?

Fundamentalmente resentimiento. Estos abusos generan enfermedades psíquicas de todo tipo, y mucho resentimiento. Y estos resentimientos deterioran las relaciones, incapacitan la posibilidad de establecer vínculos amorosos y saludables, llenan de odio y bronca, y generan violencia.

En su libro, usted habla del tiempo libre y afirma: “El tiempo libre nos desnuda” ¿Qué relación tiene con este tema?

Hay que poder decir basta y ponerle límites a aquellas actividades que resultan tóxicas: el exceso de trabajo, el exceso de preocupación por los otros, el estar cubriendo las necesidades siempre ajenas y demás. Y muchas veces esto no se hace porque el tiempo libre es algo que suele ser difícil para algunas personas que están acostumbradas a que siempre tienen que estar haciendo algo. Entonces requiere toda una reingeniería, repensar que el tiempo libre es un tiempo disponible. Y lo mejor que puede pasar es pensar en proyectos personales que satisfagan y den bienestar, porque esto mejora la salud.

¿De qué se trata “el arte de transformar los pasivos en activos” del que habla en su libro?

Esto tiene que ver con que ciertas mujeres han hecho siempre muchísimas cosas por los demás, y han empleado tiempo para ayudar a los hijos, ayudar al marido, y a otras personas. Entonces todo eso les da como crédito. Y llega un momento, en general en la edad media de la vida, en donde podrían decir “Por todo lo que hice, ahora tengo derecho a hacer lo que realmente me guste aunque no sea lo que el otro quiere”. Entonces esta sería la manera de transformar un pasivo en activo. Porque el pasivo sería estar siempre a disposición de los demás. Pero luego llega un momento en donde podemos decir: “Yo ya tengo crédito, y entonces tengo derecho de estar en proyectos que me gusten”.

Finalmente licenciada, ¿Cuándo es necesario decir basta?

Siempre. Lo saludable seria reemplazar el basta por pequeños “bastitas”, es decir por pequeños límites a medida que las situaciones lo requieren.  Dejar de acumular los  “no” silenciados. Y además, tener siempre presente que poner límites es una manera de respetarse. Pero saber, como dijimos, que poner límites no sólo tiene que ver con el “hablar” sino con el “hacer”.

LA GOTA QUECOLMA EL VASO

Alcanza una sola gota para hacer desbordar una copa. La gota que produce el desborde es justamente la última de una infinita serie que cuidadosa y ordenadamente se fueron acumulando. Es la que colma la capacidad. Y así, solemos llegar al hartazgo por:

  • Acumulaciones sucesivas y reiteradas de tolerancias innecesarias.
  • Cuidadosas distracciones con las que intentamos soslayar las realidades ingratas (que no por negarlas logramos hacerlas desaparecer).
  • Por insistir una y otra vez, en reclamos que nunca serán satisfechos.
  • Por el resultado de una cinta sinfín de sobre-adaptaciones con las que se pretendía ser aceptada, querida, reconocida, galardonada con un amor vitalicio.
  • Después de varios años de sostener a contracorriente de los propios deseos, mandatos familiares y sociales que poco tienen que ver con los anhelos personales.
  • Por sostener compromisos que nos involucran en situaciones con las que no concordamos, pero a las que nos acomodamos forzadamente para mantener un puesto ilusorio en un también ilusorio “cuadro de honor”.
  • Por sostener conveniencias ajenas a costa de las propias, promoviendo de esa manera malestares y resentimientos.

Del libro “Decir Basta”, de Clara Coria, Editorial Paidós.

¿Qué significa decir basta?

  • Para algunas mujeres, decir basta puede significar una liberación pero no exenta de culpas.
  • Para otras, puede ser el inicio de un transitar por la vida con mayor liviandad pero teniendo que hacer frente a los malestares de quienes ven limitados sus privilegios y beneficios.
  • Decir basta requiere también aprender a implementar estrategias saludables para reducir al máximo los costos que todo cambio conlleva.
  • Decir basta significa, inevitablemente, asumir los costos de tal decisión, lo cual suele vivirse como un riesgo temido.
  • Los basta en la vida cotidiana de no pocas mujeres suelen surgir en forma explosiva y como resultado de una sobredosis de tolerancia, cuando la acumulación de situaciones indeseables alcanzan el nivel de saturación.
  • Decir basta es una manera de condensar en un solo NO, con mayúscula, todos los minúsculos “no” que fueron omitidos a lo largo y a lo ancho de un tiempo excesivo. Un NO que lleva una carga explosiva y suena a definitivo… cuando se da a entender que no habrá marcha atrás ni revisión posible, y su envergadura pareciera ser directamente proporcional a la acumulación de infinitos y pequeños “no” que fueron silenciados.

Del libro “Decir Basta”, de Clara Coria, Editorial Paidós.

Una nueva propuesta: “Los pequeños Basta” (PARA PONER EN LA ULTIMA PAGINA)

“Mi propuesta es dar cabida a pequeños basta y dejar de alimentar el basta por saturación que suele adquirir dimensiones monstruosas. Me refiero al enorme basta que condensa infinitos y consecutivos aguantes que se fueron acumulando, favorecidos por los vientos de la naturalización.

  • Los pequeños basta funcionarían como una respuesta adecuada a una demanda que ya contiene un cierto grado de toxicidad porque no toma en cuenta el intercambio entre las personas como una forma de reciprocidad paritaria. Me refiero a que cuando una mujer necesita implementar un bastita es porque existe otra persona cercana que no ha registrado que su demanda invade espacios y disponibilidades. Solo espera ser satisfecha al margen de un intercambio solidario. Son demandas que se aprovechan de un altruismo mal entendido, asignado al género femenino como si formara parte indiscutible de su naturaleza.
  • Los pequeños basta cumplen una función preventiva porque ofrecen una oportunidad de tomar conciencia. Para el demandante, darse cuenta que se esta excediendo; para el demandado, poner un límite incruento que permite evitar una acumulación de resentimientos muy nociva.
  • Los pequeños basta son señales de alarma cada vez que aparece una demanda que traspasa los vínculos realmente solidarios y de respeto por los espacios mutuos. Así, se convierten en ejercicios prácticos que permiten aprender a registrar los niveles de aguante para detectar el punto en que la tolerancia comienza a volverse tóxica.
  • Los pequeños basta ofrecen también la oportunidad para construir e implementar estrategias de negociación y sensibilizarse para detectar el momento en que “algo comienza a incomodar”.
  • Pero, por encima de todo, los pequeños basta conllevan un espíritu constructivo muy diferente de las explosiones con que arrasan los basta por saturación.

Del libro “Decir Basta”, de Clara Coria, Editorial Paidós.