La actividad física y la salud de los niños

Los datos mencionados fueron extraídos de una muestra de historias clinicas de niños de 6 años en adelante realizados en el Club de Amigos, a quienes se les ha preguntado acerca de los siguientes temas:

1.    Actividad fisica: El 94 % de los chicos camina (un promedio de 9 cuadras diarias), el 65 % usa la bicicleta por lo menos un día por semana y que el 50 % usa las escaleras. Además que el 73% dice que los deportes (patinar entraría aquí) son actividades placenteras, que les gusta hacer.

2.    Actividad Fisica Padres: Nuevamente el 86 % de los padres hace una de 4 actividades: caminar-correr; gimnasia; tenis o fútbol. Estos dos últimos deportes y la gimnasia son los que coinciden en chicos y grandes.

Se ve una relación importantísima que hay entre padres que hacen actividad física y chicos que hacen actividad.

3.    PC y TV: La compu y la tele cada vez le sacan al chico espacio para otras actividades. El 60% tiene ocupadas más de tres horas diarias entre tele y compu.

Resulta preocupante que este indice vaya de la mano del aumento de la obesidad y el sobrepeso infantil. 

4.    Lectura: Llama la atención que el 94% de los chicos lea libros fuera de los del colegio, el 71% leyó más de 2 libros en el último año, esto tiraría abajo la vieja creencia que deporte e intelectualidad no van de la mano.

5.    Adicciones: Hay una amplia preponderancia a considerar a las drogas y al tabaco como muy perjudiciales y no así al alcohol, solamente el 12%, Habría que hacer hincapie en este tema ya que los chicos empiezan a beber a edades más tempranas.

6.    Tabaquismo: Se ve la relación inversa entre deporte y cigarrillo.

El 95% de los chicos piensa que fumar esta mal y muy mal. El 77% de los padres hace actividad física y el 55% no fuma.

Sin embargo, parece que no existiera una clara relación entre tabaco y actividad física en los padres, lo que ya está confirmado en otros estudios. Por ejemplo el 77% hace actividad física, pero el 45 % fuma.

Las cifras en la población general adulta mayor de 18 años es cercana al 40%.

Ya que a la edad de 10 a 13 años la mayoría empieza a fumar por imitación donde la figura paterna y de los maestros puede iniciarlos en el hábito de fumar, aunque el 95% opine que está muy mal, está expuesto al 45% de padres y docentes que fuman.

Otitis

Presente en niños y adultos, la otitis es una inflamación del oído que puede tener diversas causas. Sepa cómo prevenirla y mantener una limpieza correcta de los oídos.

La otitis consiste en la inflamación del oído, externa o interna, y puede ser originada por diversas causas, la mayoría de ellas infecciosas. Frecuentemente se presenta como una complicación de cuadros gripales o infecciones de la vía respiratoria alta, como faringitis y amigdalitis. La otitis se clasifica de acuerdo con el momento de aparición y con su duración. Así, se la puede dividir en:

Otitis Media. La otitis media se produce por la entrada en el oído medio de bacterias procedentes de la nariz o de la garganta. Ambas están comunicadas con el oído mediante un conducto con forma de tubo, el cual se llena de mucosidades y provoca la enfermedad. Se da con mayor frecuencia en los primeros años de vida debido a que el organismo de defensa no está lo suficientemente desarrollado.

Otitis Externa. Es una infección del conducto auditivo externo, el tubo que conduce los sonidos desde el exterior del cuerpo hasta el tímpano. Afecta especialmente a personas que pasan mucho tiempo en el agua y por ello se da más en el verano. Cuando hay demasiada humedad en el oído, la piel que recubre el interior del conducto auditivo se puede irritar y lesionar, permitiendo la proliferación de bacterias u hongos.

Diagnóstico

El médico realizará un examen exhaustivo, obtendrá un historial de síntomas y hará unas pruebas sencillas. Deseará averiguar con qué libertad puede moverse el tímpano, si hay fluido en el oído medio y si se ha producido alguna pérdida auditiva.

Ayudado por el microscopio, el profesional realiza una exploración otoscópica para observar el tímpano y evaluar su estado. Con ello se tendrá la información necesaria para determinar de qué tipo de trastorno se trata y calificar su importancia.

Síntomas y tratamiento

El primer síntoma es el dolor, acompañado de fiebre, irritabilidad, malestar general, secreción y percepción de ruidos en el oído. En los adultos, se presenta también una

sensación de oído ocupado y descenso de la audición. Por su parte, los niños están intranquilos e inapetentes y pueden tener diarrea, entre otras cosas.

Algunas infecciones del oído se alivian sin problema por sí solas sin necesidad de antibióticos. A menudo, todo lo que se necesita es tratar el dolor y dejar que el cuerpo sane por sí mismo. De ser necesario, el tratamiento es a base de analgésicos, descongestionantes y antibióticos dependiendo del posible agente causal. Habitualmente, con el uso de fármacos los síntomas mejoran significativamente en 48 horas.

Prevención

Es importante estar atento a diversos factores de riesgo que pueden derivar en otitis. En los adultos, todas las enfermedades de la vía respiratoria superior como rinitis y sinusitis pueden llevar a la otitis. Además, el hábito de fumar irrita permanentemente la mucosa de la vida respiratoria. En el niño, todos los catarros de la vía aérea pueden derivar en otitis. Algunos chicos presentan el trastorno al ser fumadores pasivos de la pareja de padres.

En algunas situaciones se puede prevenir la otitis. Para ello, es recomendable utilizar gorro o tapones para nadar, evitar la humedad en el oído, evitar una limpieza enérgica, no abusar de los hisopos y no consumir antibióticos en exceso ya que se puede generar una resistencia a ellos. El estar sumergido en el agua durante mucho tiempo favorece la aparición de las otitis, sobre todo si el agua está sucia o tiene alguna bacteria.

La opinión del especialista

Doctor Carlos Mario Boccio. Jefe del servicio de Otorrinolaringología del Hospital Italiano y Profesor Titular UBA.

-¿Cómo se puede prevenir la otitis?

No se recomiendan las temperaturas extremas y la sequedad del ambiente, característica del invierno. El fumar también se debe evitar. Los adultos que deben cuidarse son aquellos con antecedentes de otitis en la infancia. Son oídos propensos a las infecciones y por eso apenas sientan algún cambio en el status del oído deben consultar.

-¿Cómo se debe realizar una limpieza correcta de los oídos?

El oído tiene un mecanismo de autolimpieza y por eso no habría que tocarlo de ninguna forma. No está demostrado que el uso de hisopos sea necesario. Si el paciente nota que tiene el oído tapado o con algo de humedad, puede usar un par de gotas de alcohol para provocar una deshidratación rápida y secarlo. Si hay un tapón, lo correcto es visitar a un especialista.

10 consejos sobre alimentación infantil

1. Fundamental:  la lactancia materna

La leche materna es el primer alimento para los lactantes. Se recomienda iniciar la lactancia materna en la primera hora de vida, y mantenerla como única forma de alimentación durante los 6 meses siguientes. A partir de entonces se recomienda seguir con la lactancia materna hasta los 2 años o más, complementada adecuadamente con otros alimentos, ya que la leche materna deja de ser suficiente para atender las necesidades nutricionales del lactante.

2. Cocinar bien los alimentos

Muchos alimentos crudos (en particular el pollo y la carne) pueden estar contaminados por agentes patógenos. Estos pueden eliminarse si se cocina bien el alimento.

3.Consumir inmediatamente los alimentos cocinados

Cuando los alimentos cocinados se enfrían a la temperatura ambiente, los microbios empiezan a proliferar. Para no correr riesgos, conviene comer los alimentos luego de cocinarlos.

4. Guardar con cuidado los alimentos cocinados

Si se quiere tener en reserva alimentos cocidos, o simplemente guardar las sobras, hay que prever su almacenamiento. En el caso de alimentos para lactantes, lo mejor es no guardarlos.

5. Recalentar bien los alimentos cocinados

Esta regla es la mejor medida de protección contra los microbios que pueden haber proliferado durante su almacenamiento. Un buen recalentamiento implica que todas las partes del alimento alcancen al menos una temperatura de 70ºC.

6. Evitar el contacto entre alimentos crudos y cocidos

Un alimento bien cocido puede contaminarse si tiene el más mínimo contacto con alimentos crudos. Esta contaminación cruzada puede ser directa, como sucede con la carne cruda de pollo o de vaca que entra en contacto con alimentos cocidos. La contaminación también puede ser indirecta por ejemplo, no hay que preparar jamás un pollo crudo y utilizar después la misma tabla y cuchillo para cortar el ave cocida; porque podrían reaparecer los riesgos de contaminación.

7. Lavarse bien las manos

Hay que higienizarse bien las manos antes de empezar a preparar los alimentos y después de cualquier interrupción. Si se ha estado preparando alimentos crudos, como pescado, carne, o pollo, habrá que lavarse las manos antes de manipular otros productos alimenticios.

8. Mantener limpias todas las superficies de la cocina

Como los alimentos se contaminan fácilmente, conviene mantener perfectamente limpias todas las superficies utilizadas para prepararlos. Los paños que entren en contacto con platos o utensilios se deben mantener limpios y desinfectados.

9. Mantener los alimentos fuera del alcance de insectos, roedores y otros animales

La mejor medida de protección es guardar los alimentos en recipientes bien cerrados.

10. Utilizar agua potable

El agua potable es tan importante para preparar los alimentos como para beber. Si el suministro hídrico no inspira confianza, conviene hervirla. Importa sobre todo tener cuidado con el agua utilizada para preparar la comida de los lactantes.

Asesoramiento: Dra. Meni Battaglia, asesora médica de ANI, Asociación de Nutrición Infantil.

Niños hiperconsumistas

Todo lo que ven, lo quieren, y con frecuencia los padres, resignados, contribuyen a que siga creciendo “el pequeño consumista”. ¿Cómo frenar este comportamiento? Poniendo límites a tiempo.

A veces las salidas con los chicos lejos de ser placenteras se transforman en un problema, otras veces en una pesadilla. Esto ocurre cuando aparece la frase:

– “Comprame, ma, dale comprame, quiero esto, dale pa…”

y detras se sucede una serie de caprichos, rabietas, enojos etc. que convierten una simple salida en una lucha de poder y que indefectiblemente la mayoría de las veces ganan “los pequeños tiranos”.

En realidad, esto de “ganar” es relativo ya que los pequeños consumistas entran en un circulo vicioso: ese objeto que los satisface un ratito luego lo dejan de lado, se angustian y vuelven a la carga con el trillado:

– “me comprás? o “estoy aburrido”, “me llevas a”, “voy al cole si me comprás las figuritas…” (no sólo son los objetos los que se consumen sino también lugares).

Los padres suelen sentirse impotentes, angustiados, resignados, enojados, ansiosos, agotados y con poca energía para sostener el “no”.

Se trata de una tarea difícil, pero muy importante para el desarrollo del niño.
En cierta medida el pedir indiscriminadamente no es culpa de los chicos.

Los factores que influyen

1) Los niños por su condición transitan su desarrollo mental, emocional, psicomotriz y aun no pueden controlar sus pulsiones y discriminar sus deseos, por eso mismo es tarea de los padres el ir educándolos en este sentido.

2) Están viviendo en la posmodernidad donde una de las características de la sociedad es el consumo y el hiperconsumo; y es bien sabido que los niños y sus productos tienen un lugar importante en el mercado. En este sentido la sociedad pervierte porque les va enseñando qué “desear”, ( esta información la reciben a traves de los medios).

3) En ocasiones los niños se convierten en “su Majestad”. Siempre se les compra todo y de lo mejor, se les dan los gustos y van tomando en la familia el rol de niños emperadores.

4) Es importante destacar la influencia que ejercen los padres. Los que se sienten en falta porque trabajan muchas horas o están separados, o lejos, compensan su ausencia con objetos materiales y hay otros que son consumistas y transmiten esta conducta a los niños. También están los que no pueden poner límites y se dejan llevar de las narices.

ENTONCES, QUE HACEMOS CON LOS PEQUEÑOS CONSUMISTAS?

  • Hay que ponerles límites. Todos los niños necesitan límites para crecer sanos y normales.
  • Poner límites a los chicos es una función de los padres juntamente con la función de enseñar y la de contener
  • Resultan necesarios para su seguridad, y también para un conocimiento del mundo y la realidad en el que pequeño vive. Constituyen un coto para sus fantasías y sus pulsiones. Esto es muy importante en el aprendizaje del dominio de los impulsos destructivos.
  • El niño así comprende que no todo se puede conseguir ya, aprende a tolerar la frustración, a esperar, aprende las normas de convivencia social, y calma su ansiedad.

CONSEJOS DE LA ESPECIALISTA

  • Tener en cuenta que el niño necesita de tiempo para cambiar una conducta negativa y los padres necesitan armarse de paciencia.
  • Mostrarle que con el mal modo y los caprichos y rabietas no se llega a buen puerto.
  • Enseñarle a valorar que obtener objetos requiere de trabajo y esfuerzo.
  • Enseñarle a disfrutar de lo que tiene y que no se es más feliz por tener más.
    No utilizar sistematicamente, para premiar o inhibir una conducta, objetos materiales.
  • Poder reflexionar ( los adultos y transmitir a los chicos) que buscar obsesivamente cosas materiales trae frustracion, angustia y vacío.
  • Comprender, escuchar, y enseñarle que no siempre tendrá lo que quiere en la vida.
  • Evitar que se transforme en hábito ir al kiosco de golosinas.
  • Utilizar el sentido común a la hora de comprar algo: si el juguete está acorde a la edad, si está de acuerdo con el presupuesto familiar,etc.

Prevención del abuso sexual infantil

Si bien hablar del tema con nuestros hijos es difícil, debemos hacerlo para proveerles de recursos de prevención.

¿A qué edad deberíamos hablar con los chicos de este tema?

En realidad, mucho antes de comenzar a hablar sobre abuso, que es algo difícil de entender para una criatura, deberíamos enseñarle a cuidar su cuerpo, dejando bien en claro de que nadie tiene derecho a tocar sus genitales y que si alguna persona lo intentara, debe contárselo a sus padres. Sucede que la mayoría de las veces, los abusos suceden porque el niño o la niña no se atreve a contar el hecho por sentirse culpable, siendo la víctima y este silencio favorece al abusador.

¿Por qué se siente culpable?

Esta es precisamente la perversidad de esta situación, se trata de un mayor ejerciendo poder sobre un menor, un poder psicológico con sutilezas tan nocivas que confunden terriblemente a las víctimas al punto de creerse los responsables o, cuando menos, cómplices del hecho. No estamos hablando de una violación, que es un hecho de violencia explícita, como ser arrollado por un camión, sino de un acto de violencia disfrazada para hacer sentir culpable a la víctima. Los abusadores son seres mentalmente enfermos y tortuosos.

¿No se puede crear niños fóbicos, alertándolos desde edades tan tempranas?

Todo depende del modo en que dialoguemos con ellos. Lo más importante es crear confianza entre la criatura y sus padres, que no tema contarles todo lo que le sucede. Los padres deben darle un espacio y tiempo de atención para el diálogo como una rutina diaria referida a todos los temas del día, la escuela, los amiguitos, etc. Creado este espacio de diálogo el niño o niña sabe que tiene interlocutores confiables, permanentes y afectuosos con los cuales compartir todo lo que le pueda acontecer. Luego aparecerá en forma más específica el tema del cuidado personal. Así como enseñamos a los chicos que deben tener cuidado al cruzar la calle, a no hablar con extraños ni acercarse a un auto desconocido, podemos decirles que no deben dejarse tocar, sin más detalles. A medida que vayan creciendo podremos ampliar las explicaciones, de acuerdo a su capacidad de comprensión.

¿Qué otros recursos tenemos los padres para prevenir el abuso infantil?

Cuidarlos. Estar al tanto de sus actividades, conocer el ambiente que los rodea, saber quienes son las personas que nos reemplazan en su cuidado. Los padres tenemos que tener nuestros ojos abiertos y observar. Un teléfono celular no nos puede reemplazar, aunque creamos que dándoles a los chicos uno, tenemos mayor control de su entorno. No olvidemos que la persona abusadora podría ser el padre de un compañero, un docente, un entrenador deportivo o un chico más grande. El exceso de exhibicionismo también es una manera de ofensa sexual.

Pero este cuidado requiere tiempo y dedicación, ¿no?

Y… sí. ¿Quién dijo que criar chicos es algo sencillo en esta época? Pero si somos tan cuidadosos de los objetos materiales como el auto u otras posesiones que son reemplazables, nuestros hijos no lo son y el trauma que proviene de una situación de abuso los marca de por vida. Es nuestra responsabilidad como padres. Es interesante y, a la vez aterrador, pero los abusadores eligen a sus víctimas, entre niñas o niños más tímidos, que saben defenderse menos que otros chicos, que son más seguros de sí mismos y podrían ofrecerles resistencia y contar el hecho. Por eso hay que invertir tiempo en fomentar la autoestima de nuestros hijos y afianzar su seguridad personal es indispensable.

¿Cómo debería actuar un padre que sospecha una situación de abuso?

En primer lugar alentar al niño o niña a que se lo cuente y luego demostrarle toda su aprobación por haberlo contado, tratar de comprender y validar sus sentimientos y hacerlo sentir seguro de que no volverá a pasar por esta situación nunca más. Después asesorarse y hacer la denuncia. Muchos pacientes, que fueron víctimas de abuso y que por ello padecen alguna disfunción sexual, cuentan: “lo peor no fue el abuso sino el miedo que tenía de que mis padres no me creyeran, me castigaran o que en la familia sucediera algo catastrófico por mi culpa”. Acallar esta situación es tan absurdo como permitir que a uno lo atropellen en la calle y no hacer la denuncia. Es una ofensa al derecho humano de ser respetado en la vida y en su dignidad.

Qué hacer cuando los chicos se comen las uñas

La onicofagia (del griego onyx, ‘uña’ y phagein, ‘comer’) es el nombre científico que se le da a esta actividad. El habito de comerse las uñas es una conducta bastante extendida en los niños y en los adolescentes. Suele observarse más en los varones que en las nenas.

  • Los chicos que suelen recurrir a ella son inquietos, vivaces, alegres, charlatanes e inteligentes.
  • Se trata de un trastorno de angustia y ansiedad, es decir una respuesta frente a un estado de tensión psíquica, que puede aparecer alrededor de los tres años o a partir de los seis años.
  • En su aparición temprana es un desplazamiento es decir un reemplazo de la succión digital o del bruxismo ( rechinar los dientes).
  • Cuando surge en la edad escolar sus causas obedecen a ansiedades determinadas por el aprendizaje. A menudo acompaña a trastornos de alimentación como: sobrepeso, obesidad, falta de apetito, etc.
  • Una vez establecida puede ser desencadenada por el aburrimiento, el estrés, la inactividad, la frustración, el cansancio o un problema reciente.
  • Generalmente es el reflejo de una situación emocional que esta perturbando al niño. Detrás de la onicofagia subyacen afectos como la culpa, el miedo y la rabia.
  • Aunque en muchos casos perdura hasta la edad adulta, la mayor incidencia de este comportamiento se da en la pubertad por los cambios psíquicos y físicos de esta etapa.
  • El roedor compulsivo de uñas puede comer no sólo ésta sino también la piel del dedo y la cutícula, provocándose heridas dolorosas, que también perjudican el esmalte dental y provocan caries. Morderse las uñas puede facilitar el transporte de gérmenes que se ocultan bajo las uñas o en la cavidad bucal provocando infecciones.

CONSEJOS PARA PADRES

  • Tener en cuenta que se trata de un trastorno de angustia y ansiedad.
  • Estar informados sobre los contenidos emocionales de este hábito nocivo.
  • Evitar los castigos ya que se trata de una enfermedad emocional.
  • Evitar cubrir los dedos con guantes o ponerle alguna sustancia desagradable. Consultar al dermatólogo.
  • Contener a los niños y ayudarlos con las medidas de protección para no lastimarse los dedos.
  • Recordar que la onicofagia tiene un significado emocional propio para cada niño.
  • Ayudar a los niños a pensar y discriminar de acuerdo a su edad sobre qué puede estar afectándolos emocionalmente para tener que comerse las uñas.
  • Reconocer y aceptar los pensamientos del niño, sentimientos y reacciones. Déjeles saber que para usted sus preocupaciones son primordiales y adecuadas.
  • Ayudar a los niños a pensar y discriminar de acuerdo a su edad sobre las complicaciones orgánicas de esta practica, lesiones en los dedos, infecciones.
  • Practicar un deporte o actividad física disminuye la onicofagia ya que permite liberar tensiones.
  • Consultar a un especialista en el caso de persistir este habito negativo.

Lic.Mónica Cruppi, psicóloga, especialista en niños y adolescentes.

La importancia de que los niños descansen en vacaciones

Es momento de jugar y divertirse: tanto para los niños como para los padres. Cómo lograrlo.

La palabra vacaciones, tiene su origen en el vocablo latino vacatio que significa tiempo de vaciamiento. Es decir, vaciarse de las rutinas de todo el año.Por este motivo, este lapso tendría que ser un espacio para alejarse de la vorágine, de las obligaciones, y de las exigencias del año. Es saludable y necesario.Lo primero que cambia en este período son los horarios de la casa: existe una mayor flexibilidad. Hay que dejar que los chicos descansen, sobre todos los primeros días de vacaciones, pero evitando que se desvelen y que el sueno pierda su regularidad.

Padres en problemas…

Los chicos tienen tres meses libres de obligaciones pero para muchos padres esto genera un sin fin de complicaciones. Generalmente, por cuestiones laborales de los adultos, necesitan que alguien los cuide. A esto se le agrega una infinidad de reclamos de los chicos y las temidas frases:

  • “Estoy aburrido”
  • “Compráme”
  • “Y ahora qué hacemos”, etc.

Los padres se angustian, comienzan a ponerse ansiosos y terminan gastando un dinero que no pensaban, con lo cual incrementan su malestar. En su pensamiento surge “no veo la hora que empiecen las clases así descanso un poco”, y comienzan las culpas por querer sacarse los niños de encima.

Niños: organizar sus actividades

Las vacaciones son sinónimo de diversión. Algo fundamental para que los padres se alivien es tener un poco de tiempo para organizar a los niños en sus actividades.

En principio hay que comprender y hacerles entender que las vacaciones implican un receso en las responsabilidades, un descanso. No son para llenarse de otras actividades o continuar con la agenda completa u otras exigencias que a corto plazo producen mucho malestar familiar.

Es importante que desde temprana edad se les enseñe a organizar ese tiempo. ¿Cómo? Lo que más le interesa a un niño de cualquier edad es jugar y experimentar el mundo ¿Porque? El jugar es una actividad sumamente placentera y catártica. En el juego el niño crea su mundo propio y también reordena las cosas de su universo en una nueva forma que le agrade.

El juego transcurre en un mundo intermedio que no es exactamente ni interno ni externo. Esto les ayuda a los pequeños a generar su propio espacio de intimidad y dejan de fastidiarse.

Recomendaciones

  • Respetar los horarios de sueño y comida de los niños para evitar alteraciones de los ritmos vitales.
  • Las vacaciones deben ser para el niño -en todos los casos- períodos de descanso y recreación.
  • Compartir, en la medida de las posibilidades, tiempo con los chicos, con actividades divertidas para todo el grupo familiar.
  • El juego en los chicos es algo fundamental. Organizarles actividades con los amigos es importante.
  • Las vacaciones son propicias para iniciar la práctica de algún deporte que sea del agrado del chico o continuar el que se practica más intensamente.
  • Otra alternativa son los paseos en familia para conocer algún lugar distinto a los habituales, favorecen la unión familiar, lo mismo que los picnics, y el ir a ver espectáculos.
  • Los talleres de arte permiten al niño conocer sus propios talentos y desarrollar sus múltiples inteligencias y habilidades.
  • En la casa pueden realizar otras actividades que promuevan la autonomía dándoles pequeñas tareas relacionadas al hogar, por ejemplo ayudar a cocinar.

Síndrome del niño emperador

Cuando los hijos maltratan a sus padres

El término “síndrome del emperador” se emplea cuando un niño muestra un comportamiento de hostilidad hacia los padres caracterizado por incidentes continuos de insultos, improperios, amenazas y/o actos de violencia física hacia uno de ellos o hacia los dos (normalmente hacia la madre). Sepa cómo se enfrenta este problema.

Se trata de niños que se convierten en tiranos con sus familias.

Son desobedientes, maleducados y agresivos con sus padres.

Son manipuladores, parecen no tener sentimiento de culpa, y, aunque se muestren arrepentidos por sus malas acciones, rápidamente vuelven a estas conductas.

El problema en el mundo

En España, desde el año 2000, los casos de este tipo de maltrato se han multiplicado según las denuncias recibidas por la Fiscalía General del Estado, pero podrían ser más los casos por la renuencia de los padres a denunciar a sus propios hijos. Son menores de edad, pero ejercen poder en la familia, se comportan como dictadores, y además pegan, amenazan, roban, y son emocionalmente violentos. Sus padres suelen encubrir el problema.

¿Que causa el síndrome del niño emperador?

Las investigaciones señalan que son varios los elementos cuya combinación ayuda a conformar este síndrome:

  • Los constitucionales.
  • Las experiencias infantiles psicológicamente traumáticas.
  • Los entornos familiares y sociales disfuncionales y hostiles.
  • A veces los niños agresivos son niños que fueron agredidos.

Es decir, estas conductas están determinadas por factores biopsicosociales.

La ausencia de pautas claras en la familia o el quebrantamiento de las mismas, una educación excesivamente permisiva, no censurar conductas inadecuadas, el autoritarismo paterno en vez de autoridad; favorecen el desarrollo de padres débiles, tensionados, y agotados por la cultura posmoderna que favorece la caída de la autoridad.

Cómo detectar un Emperador


1- Incapacidad para manifestar emociones positivas como empatía, amor, compasión, etc. Pueden simularlas.

2- Cierta imposibilidad para mostrar culpa y arrepentimiento sincero por el mal comportamiento.

3- Incapacidad para aprender de la experiencia, de los errores y de los castigos.

4- Confrontan, Mienten y suelen ser crueles con el entorno.

6- Se muestra muy caprichoso y arma rabietas.

7- Es manipulador y siempre consigue lo que quiere.

8-Tiene muy poca tolerancia a la frustración.

9-No asume las consecuencias de sus actos. Todo lo malo que pasa es culpa de los demás.

10- Le cuesta muchísimo aceptar normas.

11- Se muestran agresivos con las personas que se interponen para conseguir lo que quieren.

12- Insultan, pegan puñetazos o patadas, escupen, rompen objetos.

12- Les cuesta mucho integrarse en el grupo de pares.

Cómo enfrentarse al pequeño tirano:

Es muy importante la detección precoz. Cuanto más pequeño sea el niño, más posibilidades hay de trabajar y conseguir revertir el problema. Es un trabajo conjunto tanto por parte del niño como de la familia, y tiene que realizarse con el asesoramiento de un profesional.

1.- Desarrollar de manera intencionada y sistemática las emociones morales y la conciencia de los hijos, dándoles oportunidades para que practiquen actos altruistas y que extraigan lecciones morales.

2.- Establecer límites firmes en general y sobre todo frente a la violencia y el engaño

3.- Prestar ayuda para que desarrollen habilidades no violentas que satisfagan su narcisismo.

4- Ponerle límites firmes y eficaces desde los primeros años , ya que le van a proporcionar, seguridad y le van a permitir adaptarse mejor a las normas sociales. Los hijos necesitan que los guíen en su comportamiento y formas de actuar.

Se empieza con detalles pequeños como desobedecer a la hora de irse a dormir para continuar teniendo comportamientos negativos como faltar el respeto a los padres. Si no se corrigen este tipo de conductas pueden dar lugar a conductas más agresivas. Ellos tienen unas mínimas obligaciones que cumplir y los padres son los encargados de hacer que las cumplan .Si observamos que nuestros hijos tienen comportamientos tiranos con nosotros o con los demás no debemos permitirlo, tenemos que intervenir para evitarlos, ya que pueden transformarse en auténticos maltratadores.

5- Que cada integrante de la familia tenga claro el rol que ocupa. La madre su rol al igual que el padre y no al revés y que el hijo sea hijo y no hermano, amigo o padre de sus padres.

¿Sufre su hija el “síndrome de princesitas”?

Las historias de Disney tienen su lado negativo: las niñas podrían crecer creyendo que ser linda y estar a la moda es más importante que estudiar, y ser un buen compañero.

Algunos señales que nos indican que nuestra niña quiere ser princesa:

  • Querer estar siempre a la moda, pero a la moda de adultos. No se trata de jugar a ser tan linda como mamá, sino no jugar y querer estar linda como las chicas famosas.
  • Si las niñas van a academia de baile, es necesario que ellas disfruten de ese tiempo como un juego, y no como una obligación. Es muy importante notar que sólo hay diversión, y no obligación o frustración.
  • No prestar atención en el colegio, excepto al uniforme. Las malas notas pueden ser indicios de muchas cosas, presté atención si esto se relaciona con la falta de atención, el desinterés, o como un llamado de atención.
  • Un continuo deseo de querer ser un poco más grandes.

Si usted cree que su hija está transitando por este camino, es importante que hable con ella, pero también que comparta más tiempo con su hija. Querer ser grande y famosa no es algo malo, pero lo que hay que evitar es que esto se transforme de un deseo infantil a una meta. Para esto es necesario que la niña se sienta bien en su etapa, disfrute de cada momento: juegue, salgan a pasear, pero no de compras. Recorran espacios juntas, en los que el consumo esté fuera.

Obesidad en los chicos

Causa de diabetes y problemas cardíacos en el futuro.

Cada vez se ven más niños “gorditos”. Es una realidad de la que hay que tomar conciencia y actuar ya para prevenir problemas de salud en unos años.

  • ¿Qué riesgos trae la obesidad infantil?

El sobrepeso y la obesidad se han convertido rápidamente en un problema global. En Estados Unidos, prácticamente uno de cada cuatro niños entre los 2 y 19 años sufre del sobrepeso u obesidad. Los números son aún mayores entre algunos grupos de niños de minorías como los hispanos y latinos. Entre las causas de este problema figuran la publicidad efectiva de alimentos no saludables hacia los niños, el aumento de la porción de comida y la disminución de la actividad física.

Existe una cantidad de evidencia, que sigue creciendo, acerca de la relación del sobrepeso y obesidad infantil con el mayor riesgo futuro en estos niños de infarto al corazón y diabetes. También, el sobrepeso y la obesidad pueden complicar el manejo de otras afecciones como el asma y causar problemas con la autoestima.

  • ¿Existe relación entre el peso de la madre embarazada y la obesidad infantil?

Sí. Existe evidencia que demuestra una relación entre el aumento de peso maternal excesivo durante el embarazo y un mayor peso del niño al nacer. También las madres que tienen sobrepeso antes del embarazo tienen más riesgo de tener niños con sobrepeso.

  • ¿Tener más peso al nacer aumenta la probabilidad de que el niño tendrá sobrepeso u obesidad en la infancia?

Sí. Algunos estudios han mostrado que un alto peso al nacer como así también un alto aumento de peso durante el primer año de vida son potenciales factores de riesgo para el sobrepeso infantil.

  • ¿Existe alguna condición genética que predispone a la obesidad infantil?

Sí. Existen algunas condiciones genéticas asociadas con un riesgo más alto de tener obesidad infantil como el síndrome de Down y el síndrome de Prader-Willi. Sin embargo, la mayoría de los expertos están de acuerdo en que la influencia genética sola no puede explicar el aumento de niños con sobrepeso y obesidad que hemos visto durante las últimas dos décadas.

  • ¿Los niños obesos se encuentran más propensos a desarrollar enfermedades metabólicas y cardiovasculares?

Sí. Hay varios estudios que han identificado una relación entre la obesidad infantil y un riesgo más alto de sufrir en el futuro enfermedades metabólicas (diabetes, colesterol alto, etc.) y cardiovasculares.

Cómo prevenir la obesidad entre el nacimiento y los 5 años de edad

La prevención y el tratamiento del sobrepeso y la obesidad infantil es una tarea difícil. Algunos factores importantes incluyen:

  • Promover la lactancia materna.
  • Reducir el consumo de comidas altas en calorías y bajas en valor nutricional. Evitar la comida chatarra.
  • Enseñar a los padres y a niños a elegir comidas saludables.
  • Aumentar la actividad física.
  • Reducir el tiempo de exposición de los niños a los distintos medios (televisión, juegos de video).

Asesoramiento: Dr. Richard White, médico de la Clínica Mayo de Jacksonville, Florida, EE.UU.

Hablando de sexo con los hijos: ¿ellos saben más que nosotros?

Desde no decir nada y dejar que la escuela lo diga todo, hasta atreverse a mantener un diálogo franco con los hijos en temas de sexualidad, los padres pueden transitar diferentes opciones. ¿Qué es lo mejor para ellos? ¿Podemos aún hoy día, aportarles cosas que todavía no sepan?  ¿O ellos podrían enseñarnos a nosotros?

Doctora Literat, ¿realmente los jóvenes saben tanto sobre sexualidad?

Creo que la cuestión no es cuánto saben sino qué pueden hacer con la información que poseen. Muchos padres mencionan en las consultas que sus hijos saben “todo lo que hay que saber” pero reconocen que ellos han tenido muy poco que ver con este conocimiento, de manera que no están al tanto de lo que sus hijos “saben”.  Los padres simplemente confían en que con la abundancia de información sobre temas de sexualidad, infinitamente más de lo que su generación recibió a esa edad, tendrán muchos problemas resueltos, pero desconocen que, para proveer una vida plena y satisfactoria, el conocimiento sexual tiene otros aspectos, más allá de las técnicas, posiciones, juguetes sexuales y la desinhibición  en la expresión verbal y corporal.

Sin embargo, doctora, desconocer esas cosas que usted nombra, es lo que inhibió y condicionó la sexualidad de la generación de los padres.

En un aspecto, esto es verdad, aunque este tipo de conocimiento, que muchos jóvenes sí poseen hoy día, tampoco les garantiza la felicidad, a juzgar por la cantidad de consultas de personas jóvenes que se reciben diariamente.

Entonces ¿qué otras cosas deberían los padres aportar a sus hijos?

Lo que esta generación necesita, no es que los padres les cuenten sus experiencias personales, sino que les enseñen a ver a la sexualidad como un recurso muy poderoso para enriquecer un vínculo amoroso, al igual que una buena comunicación.

La actividad sexual, ahora es más accesible y fácil, pero, al considerarse muchas veces un pasatiempo, un desahogo hormonal ó una expresión afectiva instintiva, transitoria y sin ningún compromiso hacia la otra persona, termina volviéndose una actividad para la propia satisfacción del ego.

¿Podría ampliar este aspecto, doctora?

Varias veces mencioné en otras notas, un cuadro clínico sexológico que se llama “ansiedad por el propio desempeño”, bastante común en los hombres, que se evidencia por pérdida parcial de la erección, eyaculación anticipada ó diferida y en las mujeres por dificultad para lograr la lubricación y el clímax; a veces hasta produce disminución de la libido. Esta ansiedad se produce porque el varón ó la mujer, quieren que en su desempeño sexual les pongan un diez felicitado y la idea de que el o la compañera sexual no califiquen a su desempeño como excelente, los abruma. Ese temor a no estar a la altura, provoca estrés y disminución en la magnitud de la respuesta sexual fisiológica, la cual termina realmente en “no estar a la altura”, por los nervios y la ansiedad preexistentes. En ningún momento se considera al compañero/a como un ser humano comprensivo, considerado, amoroso, que puede aceptar los eventuales  altibajos; lo que preocupa es obtener el mejor puntaje sexual y esto es una manifestación de que, lo que interesa, es el propio ego. En muchos casos se prioriza tener sexo innovador y sofisticado, a los sentimientos que deberían ser el motivo de la sexualidad. Creo que allí los padres pueden prevenir que los jóvenes de esta generación,  inconscientemente consideren el acto sexual mismo, más importante que a la persona con la cual lo realizan.

¿Pero acaso no sucede esto porque la otra persona demanda esa “perfección” en el desempeño?

Cuando se pretende iniciar un vínculo hoy día, apenas las personas se dan tiempo de investigarse, de explorarse y de conocer cómo son sus personalidades; hay una urgencia en ir primero a la cama. Esto produce una gran inseguridad ya que son prácticamente desconocidos, de manera que cada uno puede imaginar cualquier cosa respecto del otro sin conocerlo a ciencia cierta.

¿Qué deben hacer los padres?

En este punto es donde los padres pueden reflexionar con sus hijos sobre la conveniencia de ser más precavidos en las elecciones de pareja, dándose tiempo para iniciar el conocimiento del otro a través del análisis de su personalidad, para que los sentimientos que broten sean una genuina consecuencia del agrado y del aprecio al otro. Los padres tienen que enseñar a sus hijos a ejercitar la espera prudente e inteligente, para que la impulsividad no los perjudique. Esto no significa dejar de ser espontáneos, significa aprender a no tirarse de cabeza en aguas desconocidas. Si los padres pueden tan solo lograr que sus hijos reflexionen y tomen decisiones en base a esta pauta, podríamos decir que les han aportado una gran enseñanza sexual.

Crianza con apego: Para criar chicos más seguros e independientes

La crianza con apego propone dormir con el bebé, llevarlo a upa casi todo el tiempo, y dar la teta sin límites de edad.  En esta nota, especialistas nos ayudan a analizar un fenómeno que gana cada vez más adeptos, y rompe con todo lo que nos habían dicho los libros.

 “Para ser independiente, un niño debe en el inicio de su vida ser dependiente”. Esta frase del pediatra y psicoanalista inglés Donald Woods Winnicott, resume de alguna forma las bases de la Crianza con Apego. Una teoría, formulada por el psiquiatra John Bowlby (1907-1990), que sostiene la idea de que un fuerte vínculo de los padres con sus hijos, los hará más seguros y confiados:

“Cuando nace un niño se activa el proceso de apego que se desarrollará satisfactoriamente en la medida en que sus cuidadores atiendan sus necesidades. Desoír la llamadas de un bebé, lo frustra y convierte en un niño inseguro”, explica Lola Kolomietz, integrante del Grupo Puericultura (servicio de lactancia y crianza).

¿Qué promueve este tipo de crianza? Entre otras cosas, el amamantamiento prolongado y a libre demanda (cuando el bebé lo quiera), la práctica del colecho (dormir con los hijos), no dejarlos llorar, y tenerlos el mayor tiempo posible en brazos. Una serie de postulados que tienen varias voces a favor, pero también muchas en contra.

De todas formas, no hay que irse a los extremos, y saber que este “apego” de la madre con el niño, dependerá de cada familia y tipo de vínculo. Y que finalmente, de lo que se trata, es de criar con amor y a conciencia, sin dejar de lado los límites que cada familia considere necesarios.

Un apego saludable

Kolomietz dice que para realizar un apego sano, es necesario contar con información que permita destronar los mitos respecto a la crianza y la “mal-crianza”: “Cada familia está en condiciones de elegir sus propios criterios  a la hora de criar y educar a sus hijos. Nada más correcto que la intuición y el compartir situaciones desde la escucha y el diálogo abierto”, dice la especialista.

Y el doctor Sergio Snieg, Integrante del Comité Nacional de Pediatría Ambulatoria de la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP), agrega que desde su punto de vista, “malcriar” es enseñarle al bebé a no buscar a sus padres porque éstos no van a hacer caso de su llanto: “‘Biencriar’ en cambio, es enseñarle que puede contar con ellos, y que lo protegen frente a la angustia”, explica Snieg.

LA OPINIÓN DE LA ESPECIALISTAS

Violeta Vázquez. Puericultura y directora de Panza y Crianza, primera Escuela de Formación en Puericultura y Familia.

¿Puede resultar este tipo de crianza muy agotadora para los padres?

Tener un hijo siempre es cansador, y cualquier tipo de crianza es agotadora. De todas formas, lo que sí puede resultar agotador de la crianza con apego es la propia exigencia que uno se pone, o el creerse mala madre por no poder tenerlo a upa todo el día por ejemplo. Lo que siempre hay que recordar, es que ante la demanda de nuestro hijo, vamos a estar lo que podamos. Porque para dar lo mejor de una misma, también tenemos que escuchar nuestras necesidades (que si se contraponen con las del niño hay que buscar un término medio). Otra de las cuestiones que pueden resultar estresantes son las diferencias de crianza que tenemos entre padres. Es muy importante sentir que ambos tiran para el mismo lado, que se apoyan y se comprenden.

Consejos para padres primerizos

En el hombre, la noticia de ser papá, puede apabullar un poco, y la reacción muchas veces puede no demostrar lo que realmente siente. En este segmento, nos enfocamos en la figura masculina como figura paterna.

La decisión de ser padre es una de las cosas más importantes en la vida de una persona. Cualquiera que sea la edad del padre, afectará su vida en múltiples aspectos. Particularmente la relación con la pareja se profundiza y se creará un lazo muy fuerte por muchos años, incluso en los casos en que la pareja ya no exista.

El primer paso hacia la paternidad es aceptar que es un tiempo de cambios, en el cual pueden aparecer conflictos e intensas emociones que enfrentar, pero es fundamental comprender que es parte del crecimiento personal saber enfrentarlos.

A: Comparta los sentimientos con su pareja

B: Participe en el embarazo, en el parto y en el cuidado de su hijo

Hay que abandonar la antigua postura de observadores y ser partícipes de esta experiencia. No se trata de estar solamente, sino de estar como soporte emocional, realmente estar en ese momento que está viviendo. Sólo de estar manera, su pareja también puede ser un soporte para usted mismo.

C: No se sobreexija

Ser padre estimula cambios en su estilo de vida, dándole la oportunidad de revaluar tus elecciones y posibilidades y cuestionarse sobre los valores básicos y esenciales en su vida futura. Ser padre no significa dejar de ser uno, sino que todo por el contrario, estimula un crecimiento personal e individual.

Los amigos imaginarios de los chicos, ¿cuándo preocuparse?

Se trata de un fenómeno normal que enriquece su imaginación e interacción social. Aunque conviene estar atentos a su evolución. Estas son las manifestaciones relacionadas con los amigos imaginarios a los que se debe estar alertas:

– Habla egocéntrica: el pequeño deja de hablar externamente. Este tipo de habla se caracteriza por describir aquello que está haciendo o pensando, pero sin que se produzca una interacción con ningún amigo imaginario.

– Fabulaciones como forma de responder: no se trata tanto de una vivencia de juego del pequeño, sino de una tendencia a contestar de forma fantasiosa e imaginativa, todo ello sin buscar engañar.

– Falsos amigos imaginarios: son amigos imaginarios que tienen una personalidad represora y negativa para el pequeño, lo que hace que el juego no sea algo buscado y querido, sino evitado, asociado a altos niveles de estrés y miedo y en algunos casos a problemas psicológicos en el ambiente familiar donde se desarrolla.

El aspecto negativo proviene de cuando esa relación entre el pequeño y el amigo imaginario se vuelve tan estrecha que impide al primero tener otro tipo de relaciones con el resto de su mundo, es decir, no pasa suficiente tiempo con otros niños, ni tiene interés en ello.