Cómo cuidar la piel a los 50

Consejos de los especialistas para esta etapa.

Es muy importante conocer los cambios que se dan en el organismo a partir de esta edad para actuar a favor de nuestra piel y cabello. Aquí un informe completo con todas las armas dela cosmética y la estética.

Es una etapa más de la vida de la mujer. Se trata de la menopausia. Los especialistas afirman que la mejor manera de transcurrirla es informándose y consultando al especialista en Ginecología. Lo demás, es actitud. Buena actitud.

Uno de los cuidados que se deben intensificar en esta etapa es con la piel. Debido a la influencia de las hormonas, puede verse afectada.

A los 40, la mujer sufre un descenso importante de las hormonas (estrógeno y progesterona), pasa a producir casi la mitad de las que tenía veinte años atrás. Estas hormonas cumplen varias funciones, entre otras: mantienen la masa ósea, el tono muscular y actúan sobre la epidermis.

Cambios que se dan en la piel

• Los estrógenos actúan fundamentalmente en la epidermis y dermis (primera y segunda capa de la piel).

• La disminución de esta hormona en la epidermis hace que la piel se vuelva mucho más fina y se deshidrate, lo que lleva, en principio, a la formación de arrugas finas.

• Con el paso de los años, la disminución de esta hormona ocasiona una menor síntesis de colágeno en la dermis.

• La revolución hormonal hace que la piel se vea y se sienta más seca. Por eso es probable que las líneas y arrugas del rostro estén más profundas, sobre todo alrededor del labio superior de la boca. Aparecen así arrugas más marcadas y se suma flacidez.

• Pueden verse más los vasos sanguíneos porque la piel se vuelve más traslúcida.

• Las manchas marrones que no fueron tratadas en su momento se marcarán más y nuevas manchas en forma de pecas continuarán apareciendo. El tono de la piel puede empezar a verse irregular.

• Estos cambios se aceleran con el tabaquismo, el alcohol y los rayos ultra­violetas.

Cómo proteger la piel madura

• Uso de cremas antiage.

A partir de esta edad es indispensable el uso de cremas antiedad o antioxidantes, que disminuyen los signos del fotoenvejecimiento. Muchas de ellas contienen retinoides, vitamina C o ácido salicílico.

• Es conveniente realizar un peeling.

Para renovar la piel. Se pueden efec­tuar en gabinete con punta de diaman­te o con distintos ácidos. También, con el uso de cremas en el hogar.

Se obtiene una rápida mejoría en la humectación cutánea, se estimula la producción de colágeno con lo que mejora las arrugas superficiales. Se puede realizar tanto en invierno como en verano. Claro que en verano debe ser suave y con los debidos cuidados del sol

• Suplementos vitamínicos

En ocasiones se indican vitaminas para el fotoenvejecimiento, aunque está comprobado que no marcan grandes diferencias.

La importancia de la hidratación

• Son válidos todos los tra­tamientos orientados a evitar la tirantez, las irritaciones y la sequedad. Mantener la piel hidratada con cremas y mascarillas para prevenir la deshidra­tación se vuelve fundamental.

• Las cremas deben cumplir la función de “barrera” (evitar la pérdida transdérmica de agua). Los maquillajes siliconados contribuyen a reforzar esta barrera.

• Las cremas que contienen vitamina A brindan una hidra­tación profunda, aumentan la renovación de las células y nutren.

• Proteger el cuerpo entero: los labios, las manos, las rodillas y los codos, se resecan mucho. Las cremas para estas zonas deben ser las ade­cuadas, en especial las que contienen lactato de amonio, lanolina, ácido hia­lurónico y urea son ideales.

• Es aconsejable desmaqui­llarse con productos suaves que sumen hidratación. Por ejemplo, preferir crema demaquillante al gel de limpieza.

• Tomar mucha agua; por lo menos 2 litros diarios y utilizar en el cuerpo algún jabón con Ph neutro.

• Evitar los cambios bruscos de temperatura quienes presenten rojeces o rosácea. En estos casos están indicadas las cremas con manzanilla, aloe vera, té verde, avena y hamamelis.

• Protección solar: fundamental. Siempre se debe aplicar filtro solar; mínimo FPS 30. En la cara, manos, escote y cuello FPS 50. No exponerse al sol en el horario de 11 a 16 hs.

Técnicas de rellenos para las arrugas

A partir de los 50 la piel pierde tonicidad y volumen debido a la disminución de colágeno y elastina que se produce en la dermis.

•Las técnicas de relleno pueden ayudar a mejorar estas alteraciones de una forma rápida y segura.

La opinión de la especialista

Factores que condicionan la calidad futura de la piel

Durante el simposio “Aging gracefully” o “Envejecer de la mejor manera”, se estableció que el envejecimiento se debe a una conjunción de factores: genéticos, externos y sobre todo, de hábitos de vida.

Los cambios habituales que se dan a partir de los 50, incluyen atrofia cutánea, sequedad, arrugas finas, laxitud (flaccidez) y enlenteci­miento en la cicatriza­ción de heridas.

Si bien el rol del suple­mento de estrógenos (hormonas) es todavía incierto, podría revertir en parte estos cambios.

Se debe tener en cuenta que en esta etapa se puede desregular la ti­roides, por eso conviene hacer un chequeo.

Cuidados faciales

  • A diario se debe realizar una higiene con productos adecua­dos a cada tipo de piel y agua fría.
  • Por la noche, se recomienda utilizar productos que produz­can renovación celular: ácidos glicólico, retinoico o sus derivados.
  • De día, es ideal la hidratación con ácido hialurónico, más antioxi­dantes. Los antioxidan­tes tópicos más usados son la vitamina C y E.
  • A diario aparecen nuevos desarrollos de la industria cosmética y farmacéutica que prometen revertir los efectos del paso del tiempo. Los factores de crecimiento parecen ser lo más novedoso.

Reglas de oro para recordar

  • La dieta completa y equilibrada es mejor que tomar complementos.
  • Los alimentos fres­cos son mejores que los cultivos controlados: cuanto más natural, mejor.
  • Lo ideal es enve­jecer en armonía, es decir, ser cautos con los tratamientos de enveje­cimiento. En estética a veces menos es más.

Dra. Adriana Raimondi, dermató­loga.  

Test: ¿Qué tipo de “comedor” soy?

Tilde las frases con las que se siente más identificado:

Perfil 1:

• “Siempre tengo hambre.”

• “Cuando me siento a la mesa, como hasta el último bocado, aún si la porción es muy grande.”

• “Suelo servirme más de una vez en una misma comida.”

• “Cuando termino de comer, me siento demasiado lleno.”

Perfil 2:

• “No logro organizarme con las comidas, por eso como lo que encuentro, cuando puedo.”

• “Cuando me siento ansioso, aburrido o nervioso recurro a la comida.”

• “No importa la hora o si tengo hambre o no, cuando veo alguna comida tentadora, simplemente la como.”

• “Si leo, miro TV, o tengo que hacer algún trabajo en la computadora, siempre debo tener un snack cerca.”

Perfil 3:

• “Suelo reunirme a comer con amigos varias veces a la semana.”

• “Casi todos los mediodías almuerzo en algún bar o restaurante cerca de mi trabajo.”

• “No me gusta cocinar, por eso prefiero pedir comida hecha o salir a comer afuera.”

• “Concurro a muchos eventos ya sea laborales o sociales.”

Perfil 4:

• “Nunca puedo almorzar en casa.”

• “Como rápido, generalmente haciendo otra actividad.”

• “No tengo tiempo para ocuparme de la comida.”

• “Suelo almorzar un sandwichito, o no almorzar.”

Resultados

Vea en qué perfil tildó más frases, y descubra a cuál corresponde:

• Mayoría perfil 1:

“Comedor excesivo”

No tienecontrol sobre su apetito, por tal motivo come todo lo que ve en la mesa.

¿Cómo neutralizar este comportamiento?

– Antes de llevar la comida a la mesa, divídala en porciones y guarde las sobras en la heladera.

– Aplique la “regla del medio plato”: la mitad se llena con verduras y la otra mitad, con carnes y pastas (proteínas y almidones).

– Coma más despacio para que el cuerpo pueda registrar lo que ha comido. Poner música lenta puede ayudar.

• Mayoría perfil 2:

“Comedor picoteador”

La falta de organización en las comidas lo lleva a sentirse ansioso y hambriento todo el día, por eso, cualquier alimento que se atraviese ensu camino termina por resultarle una buena opción para el picoteo.

¿Cómo neutralizar este comportamiento?

– En primer lugar, organice sus comidas.

– Ponga lo más tentador en la parte de atrás de la heladera o la alacena.

– Cuando sienta el impulso de comer “chatarra”, beba un agua saborizada dietética.

– Sólo coma sentado a la mesa, nunca ante el televisor o parado frente a la heladera.

– No coma directamente del envase. Separe su porción en un plato.

• Mayoría perfil 3:

“Comedor salidor”

La comida casera no es parte usual de su menú, y la mesa des u comedor no se usa con frecuencia. Tantas salidas y eventos puedenser uncúmulo detentaciones culinarias difíciles de sortear.

¿Cómo neutralizar este comportamiento?

– Cuando en una fiesta o evento converse con alguien, haga a un lado la comida. Si no, comerá cada bocado sin siquiera sentirle el gusto.

– Alterne lo que esté bebiendo (alcohol o gaseosa) con vasos de agua.

– Cuando esté en un restaurante, además del plato principal, limítese a sólo dos de estas tres opciones: una entrada, un trago o un postre.

– Diga “no” cuando el mozo pregunte si quiere pan, y si el restaurante sirve platos abundantes, compártalos.

• Mayoría perfil 4:

“Comedor de oficina”

Comeatodavelocidadenel escritorio y realizamalas elecciones culinarias por estar tanapurado y estresado.

¿Cómo neutralizar este comportamiento?

– Al menos de vez en cuando, prepárese el almuerzo en su casa y llévelo a la oficina.

– Tenga en el escritorio o en la heladera de la oficina yogures o latas de atún para poder recurrir a algo proteico cuando quiera comer un snack.

– Tome mucha agua durante el día. Las oficinas suelen tener un ambiente muy seco y tendemos a confundir la sensación de sed con la de hambre.

Alimentos donde se esconde el azúcar

• Los vegetales que mayor contenido de azúcar tienen son la zanahoria, la remolacha, la calabaza y el choclo, siendo este último el que llega a triplicar su concentración respecto al resto.

• Una porción de torta de chocolate casera tiene la mitad de carbohidratos que 3 facturas simples sin relleno.

•La bebida a base de soja con manzana contiene 14 veces más azúcar, que la misma bebida a base de soja light, mientras que una lata de gaseosa cola

supera a su vez por 35 veces más el contenido de azúcar que la bebida a base de soja light.

• Una hamburguesa de pescado congelada (que pesa unos 70g) contiene aproximadamente 1,2g de carbohidratos (dado que en la mezcla agregan pan rallado para que esté más compacto).

• El pan lactal de harina de trigo tiene 50% más de carbohidratos que el de salvado.

• El arroz blanco contiene casi un 40% más de carbohidratos que los fideos secos de trigo, pero solo supera en un 5% al arroz integral.

• La avena arrollada y una barrita de cereal contienen casi la misma cantidad de carbohidratos, mientras que los copos de maíz simples superan por casi un 40% su contenido.

• Una taza de higos secos supera en un 100% su contenido de azúcar a una taza de uvas frescas, y a su vez una taza de pasas de uvas llega a superar entre en un 100% y un 200% a los antes mencionados.

Consejos para limitar el consumo extra de azúcar

• Restrinja o elimine los caramelos, dulces y ali­mentos horneados.

• Elija comidas que sean saludables tales como frutas, verduras, proteínas magras y granos enteros para sus comidas y boca­dos pequeños de galletas o “snacks”.

• Evite las bebidas azu­caradas (principalmente gaseosas) y en su lugar tome agua o jugos natura­les o a base de frutas. En caso de elegir alguna baja en calorías corroborar su contenido en el etiquetado.

• Disminuya la ingesta de alimentos procesados que con frecuencia no solamen­te contienen una cantidad alta de azúcar añadida sino también de grasa y sodio.

• Al elaborar sus platos, busque recetas que utili­cen menos azúcar o que le permitan utilizar sustitutos de mejor calidad o dismi­nuir su contenido.

• Al preparar ensaladas, tenga en cuenta que la mayoría de los vegetales contienen carbohidratos simples, los cuales son de buena calidad. Pero si los condimenta con aderezos ya elaborados (aceto bal­sámico por ejemplo), estos contienen azúcar añadida en su composición. En su caso, opte por especias, hierbas, limón o vinagre.

¿Cuánto sabe de nutrición? Responda a este test y lo sabrá

Preguntas

1.El agua tónica engorda lo mismo que otras gaseosas.

2. El método del ahumado de los alimentos no es cancerí­geno.

3. La fruta nunca debe tomarse de postre por que engorda.

4. Los productos integrales engordan menos que los refinados.

5. El pescado alimenta el cerebro.

6. Al hacer menos comidas por día, se engorda menos.

Respuestas

1. VERDADERO

Se suele pensar que por su sabor amargo contiene menos calorías que el resto de las bebidas gaseosas. En realidad posee la misma cantidad de azúcar que el resto, 90 calorías por litro.

2. FALSO

Las maderas con las que se realiza el ahumado de un producto pueden es­tar en mal estado y consecuentemente aumentar la toxicidad del alimento. Dioxina, aminas heterocíclicas y benzopirenos, entre otros, son los cancerígenos que puede haber en los ahumados.

3. FALSO

La fruta tiene más beneficios si se la consume entre las comidas ya que al ser rica en fibras provoca mayor sensa­ción de saciedad. Pero la cantidad de calorías que aporta es la misma sea de postre o entre comidas.

4. FALSO

Estos productos aportan práctica­mente el mismo valor calórico que los realizados con harina refinada. Cuando se utilizan cereales o sus harinas integrales, significa que los granos conservaron su cáscara, con lo que contendrán más fibra, vitaminas y minerales. Pero el aporte calórico no se modifica. Es decir, un plato de arroz blanco contine la misma cantidad de calorías que uno de arroz integral.

5. VERDADERO

Diversos estudios demostraron que los ácidos grasos omega-3 presentes en pescados mejoran la memoria y la concentración. Además, minimiza el riesgo de padecer arte­riosclerosis (endurecimiento de las arterias) y la formación de colesterol. Los pescados que contienen este aceite son el salmón, sardinas, atún, etc.

6. FALSO

Cada comida actúa como freno de la siguiente. Si se realizan todas las co­midas, cada 4 o 5 horas, se respetará el reloj biológico que rige el orga­nismo. Cuantas más comidas, más calorías se emplearán en todos los procesos necesarios para la digestión, metabolización y absorción de los nutrientes. El consejo de los nutricionistas es no saltearlas.

Resultados

Si acertó las cinco preguntas: conoce mucho sobre dieta y nutrición. Felicitaciones.

• Si acertó de 2 a 4 preguntas: está muy bien informado. Siga así de curioso/a.

• Si acertó una o ninguna pregunta: saber de nutrición es muy importante para su salud actual y futura. ¡A informarse más!

Buena Salud 263

Dulces y harinas: Cómo controlarlos en la dieta

Además:

Infografía
Higiene de la cocina: cómo desinfectar para que esté libre de bacterias

Verse Bien
Rutinas de belleza facial: Cómo cuidar la piel durante la noche

Relaciones
Conflictos con la pareja en el fin de semana: Cómo solucionarlos

Test
¿Qué tipo de paciente es usted?

Cosmética
Cremas de manos

Terapias
Dolor de espalda

Mente sana
Miedo al futuro: cómo superarlo y pasar a la acción

Temas de Buena Salud
Hormonas: cómo influyen en cuerpo y mente

Interviú temático
¿Cómo ser más seductores para tener éxito en la vida? Entrevista al Lic. Eduardo Chaktoura

El arte de amar
Cómo aprender a amar a la pareja

Nueva salud
Pastillas y grageas sin contraindicaciones

De hombre a hombre
¿Cómo afecta el de porte a la vida sexual? Por el doctor Adrián Sapetti, psiquiatra y sexólogo

De mujer a mujer
El síndrome de Angelina Jolie. Por la doctora Beatriz Literat, ginecóloga y sexóloga.

Guía de síntomas
Síndrome del túnel carpiano

Salud Alternativa
Keratina vegetal para fortalecer el pelo de manera natural

Adelgazar de forma rápida, ¿es bueno para la salud?

Responde la Dra. Graciela Pérez Moreno, Nutricionista.

El peso objetivo al iniciar un plan de descenso (actividad física + plan de alimentación) se establece en función de los kilos de sobrepeso del paciente, de su ritmo metabólico, su edad, etc. Cuando el sobrepeso es importante, en los primeros pasos el descenso puede ser mayor, siempre que se realice bajo supervisión profe­sional.

Se establece como saludable la pérdida de no más de 1 kg de peso por semana, porque para lograrlo la diferencia calórica a consumir en el día es de aproximadamente 1000 calorías, que ya es una suma considerable.

Es decir que para bajar 1 kg por semana se deben consumir 1000 calorías menos por día. Esta cantidad de calorías es posible restarlas cuando el paciente consume más de 4000 calorías diarias, pero no lo es, especialmente desde el punto de vista de la salud, para una persona que consume 2000. Por lo tanto, este escalón negativo de calorías es mejor obtenerlo disminuyendo la ingesta (plan alimentario) y aumentando el gasto (actividad física regular).

Las dietas muy bajas en calorías, que quizá promuevan un descenso rápido, no son saludables por varios motivos: no permiten cubrir las necesidades de algunas vitaminas y minerales esenciales, no son fáciles de mantener en el tiempo, y pueden poner en riesgo la salud.

Guía de alimentos que nos hacen felices

Cada vez que nos sentimos deprimidos, cansados o faltos de energía, pensamos en algún medicamento mágico que nos levante el ánimo. A partir de hoy, cada vez que se sienta de esa manera, no intente encontrar la solución en el botiquín: tal vez sea más fácil y efectivo buscarla directamente en la heladera.

Una serie de estudios han demostrado que algunos alimentos tienen influencia so­bre los componentes químicos del cerebro involucrados en los estados de ánimo, energía men­tal, rendimiento y conducta. Por eso es vital incluirlos en la dieta. Algunos que incrementan el ánimo, agilizan la mente, aumentan la concentración o simplemente nos cambian el humor, pueden estar apilados en los estantes de su cocina. A continuación una lista de los más importantes.

PAN INTEGRAL

Efecto: relajación, optimismo.

La mayoría de los alimen­tos contiene de uno a más de treinta diferentes aminoácidos, proteínas esenciales para la salud. Comer tan sólo unas rebanadas de pan integral le dan al aminoácido triptofano la ventaja de ser “escuchado”. Una vez que ingresa en el cerebro, este aminoácido ayuda a incrementar los niveles de serotonina, el elemento químico sedante y mejo­rador del estado de ánimo (de hecho, este es el efecto que produce el antidepre­sivo más famoso de los Es­tados Unidos, el Prozac). El mensaje del triptofano parece ser “Don’t worry, be happy”. O, si lo prefie­re, relájese. Sea feliz.

CHOCOLATE 

Efecto: reconfortante y energizante.

Casi la mitad de las mujeres se desesperan por un tro­zo de chocolate, en especial cuando están sufriendo del síndrome premenstrual (SPM) o cuando las ataca el estrés. Esto puede deberse a que el chocolate es la medicina del buen ánimo. Está comprobado que este alimento eleva los niveles de feniletilamina, un elemento químico del cerebro que tiene efectos estimulantes de los sentidos, simila­res a aquellos que se experimentan durante el roman­ce. Parece que comer chocolate eleva, también, los niveles de serotonina, el elemento cerebral tranquilizante que mencionábamos antes. La última novedad, publicada en la revista Hypertension, es que podría mantener jo­ven el cerebro. Según el equipo de geriatría del Hospital Avezzano y la Universidad de L’Aquila, en Italia, el cacao combate el envejecimiento de las células cerebrales y mejorar la capacidad cognitiva.

POLLO DE CAMPO

Efecto: más energía, menos estrés

Esta fuente proteica pobre en grasas es rica en ami­noácidos como la tirosina, que elevan los niveles de distintos elementos quí­micos del cerebro como la dopamina y norepinefrina, promoviendo una mejoría en la atención, motivación y velocidad de reacción. Las investigaciones mostraron que la tirosina eleva los niveles de energía y ayuda al cuerpo a enfrentar el estrés. Por supuesto, no es necesario hacer del pollo un elemento indispensable de nuestra dieta diaria para disfrutar de estos beneficios. Aunque el pollo en sí es quizás el mejor ejemplo de los alimentos ricos en tirosina, un buen reemplazo puede ser el atún o la pavita.

CARNE DE VACA

Efecto: provee el mejor hierro.

El cuerpo necesita de una can­tidad adecuada de hierro para mantener sus células provistas del vital oxígeno, es decir, energizadas. Quienes tienen mayor riesgo de deficiencia ferrosa son las mujeres y los/las deportistas. En un estudio realizado a dieciocho estudiantes univer­sitarios de entre 19 y 24 años, en la Universidad Estatal de Illinois, se descubrió que con sólo comer 85 gramos de carne por día (el equivalente a un tercio de un pequeño bistec) se mejora la absorción de hierro en casi 200%, beneficiando potencialmente la riqueza en oxígeno de la sangre. Según los investigadores: “debe modi­ficarse el concepto que existe acerca de la carne roja. Comer carne no significa devorarse una vaca. La carne roja en sí no es mala. Comer mucho de ella, es lo malo. En definiti­va, esta carne es, de lejos, la mejor fuente de hierro y sólo es necesario ingerir una pequeña cantidad”.

AGUA

Efecto: antifatiga

No beber suficiente cantidad de agua por día puede cau­sar cansancio y problemas de concentración. Una leve deshidratación es una causa de fatiga muy común pero aun así, son pocos los que le dan realmente importan­cia. Según la nutricionista Elizabeth Somer, autora de varios libros sobre nutri­ción, “Cuando el cuerpo se deshidrata, decrece el flujo de sangre a los órganos y el cerebro se vuelve más lento. Esperar a tener sed no es la manera adecuada para saber cuánta agua se debe tomar. La mayoría de los adultos tendrían que beber ocho vasos de agua común o mineral por día. No es conveniente sustituirla por gaseosas o café, pues mu­chos actúan como diuréti­cos, aumentando la deshidratación”.

BANANAS

Efecto: anti-ansiedad.

De acuerdo a los especia­listas, la mayoría de las personas no consume la cuota diaria recomendada de 300 mg de este mineral. El problema empeora si su agenda es agitada: las hormonas del estrés -que fluyen por el cuerpo en momentos de tensión- ex­pelen el magnesio de las células, resultando en me­nor resistencia a los virus. Otros estudios descubrie­ron que una mayor ingesta de magnesio da como resul­tado una disminución de la ansiedad y un mejor dormir. Si no le gusta la idea de comer dos bananas por día, sustitúyalas por otras buenas fuentes de magnesio como las nueces, porotos, vegetales de hojas y germen de trigo.

COMIDAS PICANTES

Efecto: tranquilizante.

¿Está usted leyendo bien? ¿Las comidas picantes sirven para calmar el ánimo? Si le gusta la salsa picante es probable que no sólo le atraiga ese gusto tan característico. La capsaici­na, el ingrediente natural que da a los picantes esa sensación de explosivo, hace arder las terminales nerviosas de la lengua. En respuesta, el cerebro libe­ra endorfinas, calmantes naturales del dolor, que producen una exaltación de ánimo temporaria. De acuerdo con los investi­gadores de la Universidad de Penns ylvania, quienes estudian los gustos ali­mentarios y sus reaccio­nes, cuantos más picantes uno come, más fuertes son sus efectos sedantes.

NARANJAS Y POMELOS

Efecto: eleva la concentración y la energía.

Las frutas cítricas se encuen­tran entre las fuentes más ricas en vitamina C, el ingrediente principal que eleva los niveles de un elemento químico del cerebro, la norepinefrina. Este neuro­trasmisor regula la habili­dad del cuerpo para estar alerta, atento y motivado. Los investigadores descubrie­ron que, incluso una leve deficiencia en vitamina C -la dosis diaria recomendada es de 60 mg, equivalente a una naranja- puede dejar a una persona irritable y triste. Aún se desconoce el mecanismo preciso, pero una falta de alimentos ricos en vitamina C puede, también, inhabilitar al organismo para absorber el hierro que necesita para combatir la fatiga.

CASTAÑAS DE CAJÚ

Efecto: nerviosis­mo bajo control.

Gracias al rico suelo en el que crecen, estas nueces de Brasil (también conocidas como nueces de Pará) es­tán repletas de selenio, un mineral ligado a la mejoría del estado de ánimo. En un estudio realizado en en Gales, Inglaterra, se verificó que la gente que consumía menor cantidad de selenio tendía a ser la más ansiosa, deprimida y cansada. Otras personas que recibieron la cantidad equivalente a una nuez informaron que se sentían más despiertos, tenían más energía y estaban menos tensos comparados con los otros participantes de la prueba que habían tomado un placebo. Otras buenas fuentes de selenio son los frutos de mar y las frutas.

CAFEÍNA

Efecto: mayor energía. Mayor agilidad mental.

Una investigación relaciona la cantidad de cafeína en una o dos tazas de café con una ma­yor habilidad para pensar con claridad, tomar decisiones rápidas y sentirse con más energías hasta tres horas después de haberlas bebido. En varios estudios se observó que quienes beben café tendrían menor riesgo de diabetes tipo II, accidente cerebrovascular, depresión y enfermedades como Parkinson y Alzheimer”. Además, el café aporta compuestos fenólicos que contribuyen a mantener la salud visual y el corazón. Pero recuerde que si toma más de dos tazas de café por día, o es sensible a la cafeína, ésta puede ponerlo irritable y ner­vioso. A beber con moderación.

Grasas, sal y azúcar: una tríada peligrosa

Entrevista a la Prof. Lic. María Inés Somoza, Nutricionista de Fundación Favaloro. Docente de la Especialidad de Nutrición Clínica, Escuela de Nutrición, Universidad de Buenos Aires.

¿Cómo nos afecta el exceso de grasa, azúcar y sal en el organismo?

La ingesta de alimentos ricos en sal, grasas satu­radas y trans, azúcares y harinas refinadas, tanto en niños como en adultos, junto con el exceso de peso, la distribución de la grasa corporal y el seden­tarismo, son factores de riesgo que contribuyen en gran medida al crecimiento de las enfermedades crónicas como la obesidad, la hipertensión arterial, la diabetes, las enfermedades cardiovasculares y ciertos cánceres. Existen varios estudios que sugie­ren que la ingesta de sal podría jugar un rol impor­tante en la regulación de la presión arterial en los niños y que puede ser un indicador del riesgo de hipertensión en la vida adulta.

El estilo de la alimentación representa uno de los factores ambientales más importantes, por lo que la adquisición de hábitos saludables desde las primeras etapas de la vida contribuirá a lograr una mejor calidad de vida y a prevenir en el futuro la aparición de estas enfermedades crónicas.

El estilo de vida sedentario, las comidas rápidas, el costo de un alimentación saludable, así como la oferta publicitaria y el acceso a este tipo de alimen­tación, constituyen conductas de riesgo sobre las cuales se hace necesario trabajar para comenzar a hacer una verdadera prevención de la obesidad y todas las patologías que ella conlleva.

¿Hay muchos alimentos que los contienen y nosotros no lo sabemos?

Sí…sodio, grasas y azúcares forman parte de los alimentos procesados e industrializados, y en el caso del sodio y azúcares también de las bebidas gaseosas y los jugos artificiales. Los alimentos contienen natu­ralmente azúcares, sodio y grasas en distintas propor­ciones, sucede que al ser procesados con el objetivo de mejorar los caracteres organolépticos, la palatabili­dad y el tiempo de conservación se les agregan sales, azúcares y aceites parcialmente hidrogenados que en exceso son perjudiciales para la salud.

¿Cuales son los alimentos que más concentrado de estos nutrientes tie­nen y la gente consume a menudo?

• Azúcares refinados: están en gaseosas, aguas saborizadas, jugos artificiales líquidos y en polvo, azúcar blanca, miel, mermeladas, dulces compactos, golosinas, alfajores, turrones, galletitas dulces, chocolates, barras de cereales, cereales infantiles.

• Sodio: sal de mesa y sal marina, snacks, fiambres, patés y quesos duros, sopas, caldos y cubos para saborizar, aderezos preparados (como mayonesa, kétchup, salsa de soja), comidas pre-elaboradas y listas para consumir (salsas preparadas portuguesa, pomarola, fileto, ham­burguesas, salchichas, empanadas y pizzas congeladas, pre-mezclas comerciales para hacer buñuelos, chipá, ñoquis, pizza, bizcochuelos), galletitas dulces, bizcochos, panes y pastas envasadas.

• Grasas saturadas: piel del pollo, grasa vacu­na y de cerdo, carnes muy grasas, fiambres, embutidos, grasas lácteas: manteca, crema de leche, quesos duros.

• Grasas trans: hojaldres, margarinas, cober­turas de repostería, pre- fritos de pollo y de carne, tapas de empanadas y masas de tarta industriales, snacks, golosinas como alfajores, chocolates, bocaditos, galletitas dulces y saladas.

Están en auge los alimentos light, sin azúcar, bajos en grasas o los ali­mentos funcionales y enriquecidos. ¿Nos aseguran realmente la ausen­cia de grasas, azúcares, sodio?

• Light en castellano significa liviano, o sea un alimento se considera reducido en calorías cuando tiene un 25% menos del aporte energético (de calo­rías) por porción del alimento normal.

• La disminución de la cantidad máxima de sodio que puede tener un alimento para llevar en su etiqueta la inscripción “bajo en sodio” es de 80 mg por porción (las porciones de los productos son entre 20 a 60 g).

• Cero o sin grasas trans son productos que contienen por porción menos de 0,1 g de grasas trans conjuntamente con menos de 1,5 g de grasas saturadas. Cuando habla­mos de una comida elaborada y lista para consumir el requisito es que sea expresado por 100 g de la comida.

Acaba de sancionarse en Argentina la Ley Nacional 26.905, que busca reducir en un 15% el contenido de sodio en todos los alimentos elaborados, lo cual es muy satisfactorio. ¿Considera que deberá buscarse una resolución similar para las grasas y los azúcares?

Opino que existe la necesidad por parte del consumidor de contar con información nutricional clara, completa, exacta y fidedigna acompañada de educación alimentaria y de un mayor acceso a la alimentación sana y a la posibi­lidad de practicar ejercicio.

¿Qué opinión nos puede dar sobre los alimentos con yodo, del cual muy poco se sabe y que para quienes padecen de problemas tiroideos puede resultar perjudicial o beneficioso su consumo?

Los alimentos que aportan yodo son la sal común que por Ley 17.259 en nuestro país es enriquecida con yodo para evitar el bocio, otros alimentos son las algas marinas, los pescados y mariscos. Los productos lácteos también contienen yodo. Otras buenas fuentes son los vegetales que crecen en suelos ricos en yodo.

La deficiencia se puede presentar en zonas que poseen suelos pobres en este elemento, y una deficiencia crónica de yodo en la alimentación puede causar bocio o hipoti­roidismo.

Esta carencia afecta con mayor frecuencia a las mujeres que a los hombres y es más común en mujeres embaraza­das y en niños.

¿Qué consejos nos puede dar para mejorar la alimentación y aprender a detectar grasas, azúcares y sodio?

• Incorporar diariamente verduras y frutas de todos colores y de estación en las comidas principales.

• Acentuar los sabores propios de los alimentos y utilizar condi­mentos como pimienta, mostaza, hierbas aromáticas, ajo, cebolla, perejil, albahaca, orégano.

• Si agrega sal, hágalo con moderación, ya que la mayoría de los alimentos presentan naturalmente sodio en su composición y si lo hace, que sea al final de la preparación, ¡cocine sin sal!

• Evitar el uso del salero en la mesa.

• Preferir métodos de cocción que conserven mejor el gusto de los alimentos, por ejemplo al vapor, al horno, parrilla, plancha, grillado y sellado, etc.

• Es importante que los alimentos tengan buena presencia, que los platos sean coloridos y vistosos, de manera de estimular el apetito y permitir que se disfruten alimentos más sabrosos.

• El ajo, la piel de los cítricos como limón y naranja, el vinagre, el jugo de limón, pueden utilizarse como sustitutos de la sal. Una recomendación útil puede ser indicar frotar con dientes de ajo la superficie de los alimentos antes de la cocción, para dar más sabor.

• Es bueno acentuar el uso de especies aromáticas como sustitutos de la sal, que darán gusto y potenciarán el sabor de los alimentos y las preparaciones.

• Lea el contenido nutricional de las etiquetas de los alimentos, para comprobar la cantidad de sodio, azúcares y grasas que contienen, elegir aquellos que son reducidos en sodio y/o sin sal agregada, reducidos en azúcares y en grasas saturadas y trans. Atención al tamaño de la porción.

• Consuma con moderación carnes procesadas saladas, quesos duros, fiambres y embutidos.

Panza hinchada: Las 5 causas

Es una de las más grandes molestias para la mujer. Aunque también la pueden sufrir los hombres. Se debe a distintas razones. Vea cuál es la suya, el tratamiento y los consejos de nuestros especialistas.

Constipación:

Producto de una mala alimentación se genera por acumulación de heces en el intestino y fermentación de desechos.

Cambios en la dieta y hábitos de alimentación. Ayudas: un vaso de agua fría, un kiwi o el jugo de un limón en ayunas!

Estrés:

Alteraciones en el sistema nervioso cen­tral a causa de la vorágine cotidiana.

SOLUCIÓN:

Implementar prácticas de relajación física y mental como leer, caminar, hacer yoga o baños de inmersión.

Ansiedad:

Muy relacionado al estrés, ante una alteración del sistema nervioso el cerebro demanda algo dulce para calmar dicha sensación.

SOLUCIÓN:

Relajarse y tener siempre a mano una fruta bien dulce o un té de hierbas.

Dietas estrictas:

Los planes hipocalóricos o restrictivos lentifican el trabajo digestivo natural por la escasa cantidad y variedad de alimentos.

SOLUCIÓN:

Realizar regímenes con alimentos saludables, de manera equilibrada pero controlando las porciones.

Menopausia:

La baja en la producción hormonal de estrógenos, hace que el metabolismo trabaje más lento, provocando el aumento del tejido adiposo.

SOLUCIÓN:

Arándanos, moras, frutillas, cerezas y soja, serán sus alia­dos por su contenido de fitoesteroles (hor­monas naturales).

Constipación: Qué hacer cuando nada sirve

Responde: Dr Julio Ernesto Argonz, Gastroenterólogo-Endoscopista  

Es muy común recibir consul­tas relacionadas a problemas crónicos de constipación, so­bre todo en mujeres jóvenes que ya han intentado diferen­tes alternativas sin encontrar una respuesta satisfactoria.

En primer lugar hay que saber que lo normal desde el punto de vista gastroenterológico, es evacuar como mínimo hasta 3 veces por semana. Por supuesto que hay que llegar a este objetivo en forma gra­dual y tratando de reeducar al intestino.Es lógico que uno se sienta desalentado y tentado a ingerir un laxante como método de salvataje ante el paso del tiempo, luego de haber probado con frutas, yogures, gran cantidad de líquido y dieta rica en fibra. No es aconsejable la ingesta de laxantes en forma pe­riódica y menos aquellos llamados “de contacto”.

Si bien sabemos que ante un paciente que presenta un cambio en su ritmo eva­cuatorio y tiene más de 50 años, uno debería descartar patología orgánica como causa de sus síntomas, no sería el de una paciente jóven, sin antecedentes familiares de importancia y con un estreñimiento pertinaz de larga data. Todo ello nos hace pensar en un problema funcio­nal más bien relacionado con factores hereditarios, psicosomáticos, de hábitos, o de motilidad digestiva intrínseca o asociada a un intestino largo (dolicoco­lon).

Sería importante, más allá de continuar con las medidas naturales, realizar algunos estudios tendientes a establecer si existe un pro­blema llamado de “tracto de salida” o de “tránsito lento” a fin de definir si el tratamiento adecuado es el biofeedback o el agregado de prokinéticos intestinales. Para ello lo mejor sería consultar a especialistas en el área de motilidad diges­tiva luego de efectuar una primera entrevista con un gastroenterólogo clínico.

Enlatados vs. Congelados: Cuál es mejor

Los congelados son altamente recomendables, dado que no suelen contener conservantes o aditivos, y el método de conservación se encuentra plasmado en la efectividad de su producción (proceso de congelamiento próximo al momento de su extracción) y del material que lo contiene.

En cambio, los enlatados sí contienen muchos conservantes (sodio especialmente), los cuales por el tiempo que perduran en la lata está directamente en contacto con el alimento causando la absorción del mismo. Además, el aluminio de las latas también puede adulterar la esencia del alimento causando mayores problemas para la salud.

Respecto a los productos que ya compramos congelados, siempre es conveniente seguir las indicaciones de la etiqueta del envase. Estos tiempos son estimativos y siempre dependerán de su calidad.

Ver nota “Bolsa o recipiente: Cuál elegir para congelar la comida”

La heladera adelgazante

Dime qué tienes en ella y te diré cómo bajar de peso.

¡NO ES LO MISMO ABRIR LA HELADERA Y ENCONTRAR UN BOL DE FRUTILLAS QUE HALLAR UNA TORTA DE FRUTILLAS! POR ESO, AQUÍ LE EXPLICAMOS CÓMO HACER DE SU NEVERA UN ALIADO DE SU PESO Y SALUD.

Hay estudios que demuestran que, con el sólo hecho de tener en cuenta qué alimentos guardamos en la heladera podemos ayudar a controlar el peso. Sucede que lo que guardamos en ella tiene gran influen­cia en la balanza. Es algo demostrado por numerosos estudios: se come más si hay más para comer. Lo mismo pasa con las malas elecciones: no es lo mismo tener a mano una fruta que una porción de torta.

Por eso, en esta nota le explicamos cómo armar una heladera saludable, sin “calorías vacías”con muchas vita­minas, minerales y nutrientes para un buen peso y una buena salud.

¿POR QUÉ LA HELADERA “ENGORDA”?

La respuesta es fácil: si la equipamos mal, come­mos mal. Esto puede traer consecuencias indeseables como aumento de peso o problemas de salud. Por eso, el primer paso es saber com­prar. Un problema habitual es la alta probabilidad de caer en lo que se llama com­pra compulsiva, que consiste en adquirir un producto sin que esté previsto o progra­mado, y que, por lo tanto, surge de una tentación. Para evitarlo, explicamos cómo organizar mejor las salidas al supermercado.

  • Compre una vez por semana.

Organícese de manera que sólo tenga que hacer com­pras de comestibles una vez a la semana. Cuando, por el contrario, se hacen pequeñas compras a diario, es muy posible caer en la tentación de adquirir productos innecesarios, la mayoría de ellos ricos en calorías. Por tal motivo, si tiene espacio suficiente para almacenar los alimentos (freezer, alacenas grandes) puede optar por ir al supermercado cada 15 ó 30 días, en especial si se trata de un grupo familiar numeroso.

  • Haga una lista… y cúmplala.

La lista debe contemplar todas las comidas que pre­

parará durante la semana. Para hacerla, verifique lo que hay en la heladera, en la alacena y lo que tiene almacenado en el freezer. Una vez en el mercado, limítese a comprar lo que haya anotado. No pasee por las góndolas de pro­ductos poco convenientes.

  • Elimine las tentaciones.

Las famosas ofertas tentadoras del “lleve dos y pague uno” predisponen a elegir en relación a la cantidad y no a la calidad nutricional del alimento. Se han ido convirtiendo, con el tiempo, en un factor perjudicial. De usted depende hacer una buena distinción y ser un compra­dor responsable.

  • No vaya con hambre.

La percepción que tenemos de los alimentos cambia en función de si estamos ham­brientos o saciados. Por eso, vaya de compras después de comer, con el estómago lleno: le será más fácil hacer las elecciones adecuadas.

  • Considere las porciones.

El aumento paulatino del tamaño de los paquetes es otro factor que contribuye al sobrepeso. La razón es simple: si compra el envase familiar, comerá más que si adquiere uno individual. De hecho, un estudio reciente demostró que la gente come un 50% más de “alimentos hedonísticos” (más ricos en grasas y/o azúcares como por ejemplo: hamburguesas, pa­pas fritas, golosinas) cuando vienen en paquetes grandes.

  • No compre por comprar, no se deje llevar por la propaganda.

Al hacer sus compras, elija con cuidado leyendo la infor­mación de las etiquetas. Así, podrá apreciar realmente la calidad nutricional de los pro­ductos. Por ejemplo, si desea un jugo de fruta natural sin agregado de azúcar, ante la enorme variedad de bebidas que se pueden encontrar en el mercado actualmente, puede fácilmente perder el foco y no saber cuál elegir. Observando la etiqueta la cosa cambia.

  • Deje a los chicos en casa.

Es sabido que son los más afectados por las publicidades de golosinas y comidas rápidas (que, por ejemplo, ven en televisión). Las golosinas y los productos infantiles están colocados por debajo de nues­tra cintura, donde los niños puedan acceder.

Para evitar que se tienten, no los lleve cuando haga las compras, y transmítales hábitos saludables. Las costumbres, una vez adquiridas, duran toda la vida. Si no llévelos, pero haga educación alimentaria en el supermercado, explicándoles el motivo de dichas elecciones.

Bolsa o recipiente: ¿cuál elegir para congelar comida?

• Si uno tiene la precaución de que tanto los recipientes de plástico no se encuentren dañados y sus tapas sean herméticas, o que las bolsas (tanto las herméticas como las convencionales) también estén en buen estado, sin agujeros, manchas y al mo­mento de cerrar el empaque para congelar su abertura se encuentre bien cerrada, lo que impida el ingreso o la formación de hielo en su interior, se puede optar tran­quilamente por cualquiera de las dos opciones.

• También podemos utilizar papel de aluminio o las ho­jas de plástico separadoras.

• Con respecto al vidrio, hay que tener mucho cuida­do, e inclusive no es tan recomendable freezar en él, dado que las temperaturas extremas pueden causar su ruptura, echando a perder el alimento por completo además de crear un caos en el congelador. Otro gran problema que puede pro­vocar la rotura del vidrio en el congelador es la expan­sión de la comida durante el congelamiento, por lo que si no hay espacio suficiente en el recipiente, la presión romperá dicho cristal. Los líquidos se expanden más rápido que los sólidos, por lo que nunca debe conge­lar bebidas en envases de vidrio.

• Si llega a observar hielo dentro del empaque, tocando o cubriendo el alimento es porque seguramente se rompió la cadena de frío y el líquido celular se transformó en hielo. Esto generalmente sucede porque no se quitó el aire adecuadamente o porque el material con que se envol­vió no fue lo suficientemente impermeable para impedir su deshielo.

La opinión de la especialista
Lic. Luciana Schiappacasse, nutricionista.

  • Ante todo, debemos tener un control de nuestro congelador. Saber que su funcionamiento es el adecua­do y que conserva bien los alimentos. Inclusive evitando la mezcla de olores tanto del resto de los alimentos como de los recipientes.
  • A diferencia de los freezer, los congeladores funcionan mejor cuando están llenos y sin mucho espacio entre los alimentos.
  • Es importante proteger los alimentos para evitar quemaduras de congelación utilizando bolsitas especiales y recipientes de plástico.
  • Nunca introduzca alimentos calientes en el congelador ya que aumentaría la temperatu­ra interna afectando negativa­mente a otros alimentos. Deje enfriarlos por completo antes de congelarlos.
  • Cuando decidamos freezar alimentos crudos, siempre es preferible optar por aquellos que estén bien frescos. De esta manera sus nutrientes se conservarán más, y al momento de descongelar y cocinar, su pérdida no será significativa.
  • No es recomendable dejar varios días un producto en la heladera y después optar por congelarlo.
  • Asegúrese de que los ali­mentos congelados se hayan descongelado por completo antes de cocinarlos.
  • Los alimentos que se han congelado y desconge­lado nunca deben volver a congelarse.
  • Si tiene el freezer lleno, vaya controlando las fechas de vencimiento de sus etiquetas. También es muy recomendable a los productos caseros ponerles el tiempo estimado de conservación para que no se nos echen a perder.

Bagóvit A Classic

Bagóvit A Classic formulada para cuidar la piel de toda la familia y en especial de las futuras mamis

Bagovit A Classic es el producto insignia de la marca, siempre vigente con su formulación rica en Vitamina A, es altamente nutritiva y permite la natural regeneración celular.

Ahora en sus presentaciones de 100 y 200 grs., cuida el futuro de la piel de toda la familia.

Su exclusiva fórmula hipoalergénica, rica en Vitamina A, contribuye a mejorar el aspecto de la piel dañada, quemaduras y grietas del pezón. También durante los períodos propensos a la formación de estrías como el embarazo y la adolescencia. La vitamina A interviene en la formación y reproducción de las capas de la piel, facilita su adhesión, equilibra el metabolismo, favorece la reparación de células dañadas y las repara.  Se la llama la vitamina de la matriz cutánea y es uno de los elementos más activos en la  prevención del envejecimiento.  Todas las células de la piel dependen de esta vitamina para su proliferación y su posterior descamación.

Bagovit A Classic se recomienda para el uso de toda la familia, y puede ser aplicada diariamente tantas veces como sea necesario sobre la zona deseada, con suaves masajes para facilitar la penetración y absorción.  Se presenta en envases de 100 y 200 grs.

Bagovit A Classic se consigue en Farmacias y Perfumerías de todo el país. Para mayor información www.bagovit.com.ar / www.facebook.com/bagovit

TODO ACERCA DE LA VITAMINA A

Asesoramiento científico Bagóvit:

1. ¿Porque se llama comúnmente a la Vitamina A, “la Vitamina de la Piel”, en qué procesos de la Piel interviene y cuáles son sus atributos y beneficios?

La vitamina A interviene en todas las funciones esenciales de los epitelios (piel, mucosa oral, conjuntivas, mucosa genital). La piel está formada por varias capas de células superpuestas y adheridas entre si como una pared de ladrillos. Comienza a formarse desde la capa más profunda o basal y las células van migrando hacia la capa más superficial o estrato córneo para desprenderse en forma invisible. La vitamina A interviene en la formación y multiplicación de las capas de células, facilita su adhesión, equilibra el metabolismo, favorece la renovación celular y repara las dañadas. Se la llama la vitamina de la matriz cutánea y es uno de los elementos más activos en la prevención del envejecimiento. Todas las células de la piel dependen de esta vitamina para su proliferación y su posterior descamación.

La acción superficial de la vitamina A mantiene el grosor de la piel, la suavidad y tensión, protegiéndola de las agresiones ambientales y de las infecciones. Además favorece la hidratación al estimular la producción de moléculas que retienen agua. La acción profunda incrementa la síntesis de colágeno manteniendo la turgencia y elasticidad cutánea, favorece la reproducción de las células que dan estructura (queratinocitos) y pigmentación (melanocitos) a la piel. Compensa al adelgazamiento propio de la piel con la edad y protege del daño solar disminuyendo la aparición de arrugas finas debidas a la exposición a la luz del sol.

Tiene un rol importante en la cicatrización de heridas superficiales y profundas. Al mantener las capas de piel unidas y activas protege de las infecciones cutáneas. Para cumplir estas funciones la Vitamina A se va transformando en la piel en metabolitos y derivados que actúan en diferentes áreas Hay uno para cada función y sus efectos se suman y potencian. La Vitamina A no debe confundirse con sus derivados con acción farmacológica como el ácido retinoico o la tretinoína. Estas son sustancias distintas de la Vitamina A, con propiedades diferentes Se usan en el tratamiento del acné y otras enfermedades de la piel.

2. ¿Qué provoca en nuestra Piel la falta de Vitamina A?

La vitamina A no puede ser fabricada por nuestro organismo y debe ingerirse en la dieta diaria. Una alimentación balanceada en vegetales y carnes provee suficiente Vitamina A para el mantenimiento de la salud. La carencia de Vitamina A puede verse en personas desnutridas o con enfermedades crónicas. En la piel produce afinamiento, pérdida de turgencia y elasticidad y resecamiento intenso con formación de escamas. Una piel con escasa Vitamina A tiende a secarse y a descamar, es áspera, opaca, se arruga y envejece rápidamente En algunas personas puede haber picazón de diverso grado, ardor y sensación de tirantez.

3. ¿Cuáles son las dosis recomendadas?  

Una persona sana no necesita consumir Vitamina A fuera de su dieta. La indicación la debe dar el médico en las situaciones que correspondan. No debe ingerirse Vitamina A en forma de cápsulas sin indicación médica ya que se acumula en el organismo y es difícil de eliminar. La hipervitaminosis o exceso de Vitamina A produce un cuadro de intoxicación grave. Tener la piel seca no significa tener carencia de Vitamina A en todo el cuerpo sino que hay en déficit localizado en la piel que se puede compensar con una crema.

 4. ¿En consulta dermatológica, en que casos se recomienda su uso y en que tipo de presentación y vehículo?

Se recomienda en las personas que constitucionalmente tienen piel seca en cualquier sector o en los que tienen la piel resecada por causas ambientales (viento, sol, calefacción, frío, climas muy secos) También se usa como colaborador en los tratamientos antiage o de cicatrización de heridas. Puede aplicarse en cremas, emulsiones o lociones en una o más aplicaciones diarias.

5. ¿Las formulaciones de cremas tienen algún tipo de contraindicación?

Habitualmente la absorción de Vitamina A, a través de la piel es mínima y la cantidad que llega la circulación sanguínea no alcanza para tener efectos tóxicos aunque se coloquen grandes cantidades de crema. Esto es válido para la Vitamina A (retinyl palmitato) en las concentraciones de venta libre, pero no para su derivado (ácido retinoico) que debe ser dosificado por el médico.