Portada - Alimentación - Alimentos congelados

Alimentos congelados

agosto 18, 2011

Duraderos, prácticos y de fácil preparación: tres virtudes fundamentales en la cocina moderna. A estos importantes benecios se le suma además una gran variedad de alimentos que podemos encontrar congelados en la góndola: desde vegetales, frutas, pescados, carnes, hasta pastas. La nutricionista María Florencia Spirito nos explica los beneficios de cada alimento y que precauciones debemos tener a la hora de prepararlos y consumirlos.

VERDURAS Y LEGUMBRES

  • El proceso de congelado no supera las 4 horas a partir de su cosecha, logrando mantener la frescura y los nutrientes de los vegetales.
  • Durante este proceso, se seleccionan las verduras, se lavan, cortan y pelan. Luego, se les aplica un tratamiento térmico suave para frenar la reacción natural de deterioro y, finalmente, se las congela de manera industrial y se las almacena a -25°C.

BENEFICIOS

  • Los procesos de congelado rápido y cerrado hermético de los envases permiten mantener el sabor y nutrientes, vitaminas y minerales como recién cosechados, sin necesidad de conservantes ni aditivos. Este es el beneficio más importante frente a los productos frescos, que comienzan a perder sus propiedades nutricionales a las pocas horas de la cosecha, y llegan al consumidor varios días después.
  • A diferencia de las verduras enlatadas, los vegetales congelados no contienen agregado de sodio.
  • Los vegetales congelados ya vienen limpios, sin tallos ni desperdicios, lo que permite aprovechar todo el contenido del paquete.
  • Dada su practicidad y versatilidad de uso, facilita la incorporación de vegetales a la dieta.
  • Son una importante fuente de fibra, vitaminas (A y C principalmente) y minerales (magnesio, potasio).

RECOMENDACIONES

  • No es necesario descongelar las verduras antes cocinarlas.
  • Para limitar la pérdida de vitaminas durante la cocción, cocinarlas con poca agua y sólo hasta que el vegetal tenga la textura de uno fresco. Se recomienda la cocción al vapor o salteado en sartén de teflón con aceite en spray.

CARNE VACUNA

  • Comúnmente se comercializa premolida y en forma de hamburguesas.

BENEFICIOS

-         Rapidez de preparación sin necesidad de descongelarlas.

RECOMENDACIONES

  • Es importante asegurarse de que la cocción sea la correcta y que no queden partes rojas en su interior.
  • Dado su alto aporte de sodio y mayor contenido graso, no se recomiendan para personas hipertensas, obesas o que deban limitar estos nutrientes de su dieta por otros motivos.
  • Incluso para los chicos se recomienda un consumo esporádico de hamburguesas comerciales, prefiriendo siempre la versión casera con carne picada especial o desgrasada.

CARNE DE AVE

  • No se limita sólo al pollo, ya que en muchos supermercados podemos conseguir también pavita congelada.
  • Este tipo de carne también se comercializa en forma de milanesa, medallones o “patitas”, previamente rebozadas y prefritas. En muchos casos, estos productos también se presentan rellenos de verdura y jamón y queso.

BENEFICIOS

  • El pollo congelado, en general, viene ya trozado y sin piel por lo que está listo para cocinar, requiriendo sólo un descongelado rápido.
  • Los productos de pollo rebozados son de rápida cocción sin necesidad de descongelarlos.

RECOMENDACIONES

  • El pollo o pavita congelados sin otros agregados mantienen los nutrientes y aporte calórico del fresco, siendo relativamente bajo su contenido de grasa y colesterol ya que se comercializan sin piel.
  • Conviene descongelar las presas de pollo antes de cocinar para optimizar el tiempo de cocción y asegurarse que esta sea completa.
  • Los productos rebozados, si bien son de rápida preparación, prácticos y preferidos por los chicos, tiene un valor nutricional muy diferente al del pollo fresco ya que tienen agregados de  hidratos de carbono, sodio y grasa proveniente de los ingredientes adicionados.
  • Además, son precocidos con una prefritura, que suma calorías y grasa al producto. Por esta razón, es recomendable siempre cocinarlos al horno.
  • Si bien son elegidos por los chicos, incluso para ellos se recomienda que sea una opción esporádica.
  • Dado su alto aporte de sodio y grasa no se recomienda para personas hipertensas, obesas o que deban limitar esos nutrientes por otra patología.

PESCADOS

  • La congelación adecuada requiere la refrigeración del pescado a una temperatura inferior a -5°C antes de que pasen dos horas después de su pesca. Esta es la causa por la cual no se obtendrán los mismos resultados de seguridad y características organolépticas al  congelar el pescado fresco que compramos en la pescadería o en el supermercado.
  • En la congelación a nivel industrial, se somete al pescado a un glaseado con hielo para reducir así su temperatura. Este proceso implica la limpieza, troceado y congelado del producto a temperaturas por debajo de los -25°C.

BENEFICIOS

  • A diferencia de los pescados frescos, los productos congelados no tienen desperdicios.
  • Mediante el congelado industrial se mantienen sus características organolépticas y nutricionales casi intactas.
  • Además, este  método de conservación frena el desarrollo bacteriano y limita la actividad enzimática de los tejidos, por lo que aumenta notablemente el período de vida útil del producto.

RECOMENDACIONES:

  • Deben almacenarse, en los lugares de venta, a una temperatura menor a -18°C.
  • Los pescados magros y planos se conservan por más tiempo (hasta 6 meses) que los semigrasos y azules.
  • Para descongelarlos siempre déjelos en su envase original. Es recomendable el descongelamiento lento en la heladera o en el microondas. Si se descongela bajo la canilla de agua, hágalo sin desenvolver el producto, y sólo si va a cocinarlo inmediatamente.
  • Nunca descongelar a temperatura ambiente ya que a esta temperatura se multiplican rápidamente los microorganismos.
  • No es necesario descongelar los pescados que se vayan a consumir hervidos. Tampoco los productos de pescado rebozados en piezas pequeñas.

FRUTAS

  • Es el rubro más limitado ya que en general el público prefiere las frescas.
  • Se comercializan frutillas, frambuesas, árandanos, cerezas y otros frutos rojos que una vez descongelagospueden utilizarse para rellenar tartas o preparar dulces. También pueden encontrarse congeladas en trozos frutas como durazno, damasco y melón.
  • Para su proceso de congelamiento, la fruta fresca es cuidadosamente seleccionada según su grado de maduración,  tamaño y otros estándares de seguridad alimentaria. Después de quitarle el tallo, pelarla o deshuesarla según el tipo de fruta, ésta es lavada y trozada mecánicamente. Finalmente, se congelan, son envasadas y almacenadas en cámaras a -18°C.

BENEFICIOS

El proceso de congelamiento permite conservar la fruta por más tiempo y tenerla disponible en cualquier momento del año, incluso cuando no es la época de cosecha.

RECOMENDACIONES

Observar las características del envasado y de la fruta en el interior para asegurarse que sea un producto de buena calidad y que se haya mantenido la cadena de frío.

PASTAS

  • Son la última novedad en el mercado de los alimentos congelados y se caracterizan por su practicidad y rápidez en la preparación, ya que no requieren descongelamiento, se presentan en porciones individuales, vienen con la salsa incoporada y están listas con sólo unos minutos de cocción en el microondas.
  • En cuanto a la variedad, actualmente se comercializan congeladas lasagnas, canelones y penne rigate combinados con distintas salsas.

BENEFICIOS

-         Se tiene una comida lista en muy pocos minutos.

-         Es una opción práctica para “salir del paso” sin sacrificar el gusto de una comida completa.

RECOMENDACIONES

-         Respetar los tiempos de cocción indicados en el envase.

-         Chequear que el alimento esté “bien caliente” tanto en el exterior como en su interior para asegurarse de llegar a una temperatura segura en todo el alimento.

-         Es considerablemente alto el aporte de sodio de estos productos, por lo que no son recomendables para persona hipertensas o que deban restringir la sal de su dieta.

-         Las personas en plan de descenso de peso conviene que elijan una versión casera elaborada con productos descremados, carnes magras y vegetales.

CONSEJOS DE COMPRA Y CONSERVACIÓN

  • Es importante mantener la cadena de frío desde la compra del producto: en las compras grandes, deje a los congelados como último rubro a comprar.
  • Para mantener la temperatura durante el trayecto hasta la casa resultan muy útiles las bolsas térmicas.
  • No compre el producto si el paquete está abierto, roto o aplastado en los bordes, o si tiene escarchas de hielo, ya que esto denota un descongelamiento (ruptura de la cadena de frío).

LA OPNION DE LA ESPECIALISTA

Responde la Licenciada María Florencia Spirito, Nutricionista

¿El congelado es una forma segura de conservación de los alimentos?

Sí, siempre y cuando se siga el proceso adecuado de congelación, respetando tiempos y temperaturas.

¿Tienen más o menos vitaminas y minerales que los alimentos frescos?

Con el proceso de congelación industrial de vegetales, frutas y carnes frescos se logra mantener el contenido nutricional del alimento, con el beneficio extra de mantener el sabor y la textura al cocinarse adecuadamente.

Diferente es el caso de los productos rebozados o tipo hamburguesas ya que sufre todo un proceso de elaboración en el cual hay modificación de nutrientes.

¿Son buenos para los chicos?

Los alimentos frescos congelados son una muy buena opción para lograr una comida rápida y nutritiva. En tanto que los productos rebozados tienen un mayor aporte de sodio y grasas por lo que resulta conveniente que se ofrezcan a los chicos con menor frecuencia.

¿Se pueden consumir alimentos congelados todos los días?

Los alimentos frescos congelados, sí. Son muy prácticos y pueden formar parte de la alimentación diaria de grandes y chicos, especialmente los vegetales. En cambio los productos rebozados o hamburguesas, por su alto aporte de sodio y mayor contenido graso, conviene que su consumo sea esporádico.


 

Comments are closed.