20 Mitos sobre el orgasmo femenino

Alrededor de la sexualidad, existen una gran cantidad de creencias erróneas que impiden el disfrute sexual. En esta nota, le presentamos 20 mitos sexuales sobre el orgasmo femenino, y le damos las claves para desterrarlos de los encuentros amorosos para disfrutar más.

Muchas creencias existen alrededor del orgasmo femenino, y no hacen más que crear confusiones. El sexólogo y psicólogo Patricio Gómez Di Leva, explica que es importante que podemos cuestionar estos mitos, investigarlos y ponerlos a prueba:

“Informarnos es una muy buena herramienta para poder determinar qué es mito y qué es realidad, o al menos realidad científica”, dice el especialista. Y agrega: “Para poder disfrutar de la sexualidad necesitamos libertad. Y los mitos, muchas veces quieren imponernos límites en forma arbitraria. Tienen que ver con una manera de pensar diferente que no tolera las distintas formas del disfrute”.

¿Cuáles son los 20 mitos más comunes acerca del orgasmo femenino? Di Leva los detalla y abre el camino para que se pueda vivir una sexualidad plena.

Mito 1: Los orgasmos simultáneos son necesarios para la compatibilidad y el disfrute de la pareja.

Respuesta de Patricio Gómez Di Leva: Los orgasmos simultáneos no son mejores ni peores que cualquier otro orgasmo. Este mito hace que muchas veces por buscar la simultaneidad, no disfrutemos de la relación en su totalidad. Cuando se da, puede ser muy placentero; pero no es la única forma de disfrutar. También podemos disfrutar del orgasmo del otro sin necesidad de acabar a dúo.

Mito 2: La mujer que tiene orgasmos múltiples es más “sexual”.

R: La capacidad multi-orgásmica es una posibilidad que todas las mujeres tienen, pero requiere de un entrenamiento sexual. A algunas les costará más que a otras, lo mismo que en cualquier otra habilidad. Pero si vivimos la multi-orgasmia como una exigencia, iremos por un camino que no nos brindará satisfacción sexual, y por el que seguramente vamos a estar más cerca de la anorgasmia (no tener orgasmos) que de ser multi-orgásmica.

Mito 3: El hombre es el que le proporciona el orgasmo a la mujer.

R: Nada más alejado de la realidad. Cuando tenemos relaciones sexuales, el orgasmo es el resultado de la unión entre las dos personas, nadie lo da ni lo quita. A pesar de depender mucho de la química que se tenga con la pareja, muchas veces hay química y no hay orgasmos. Este es un mito impregnado de una visión machista, donde el hombre se coloca en un lugar activo, dejando a la mujer un rol sólo receptivo. Hoy sabemos que el mejor sexo sucede cuando las relaciones son simétricas.

Mito 4: Las buenas relaciones sexuales deben estar acompañadas siempre de un orgasmo.

R: Es falso. Hay mujeres que pueden sentirse bien y disfrutar de una relación sin necesidad de alcanzar siempre el orgasmo. Esto es muy difícil que lo entiendan los hombres. Igualmente si la mujer nunca puede alcanzar el orgasmo, es probable que tenga que hacer una consulta para ver qué es lo que le pasa. En general tiene que ver con la falta de relajación y de una estimulación inadecuada, o con una mala educación sexual. Pero que una vez no se tenga un orgasmo, no tiene por qué ser un problema.

Mito 5: El fin de las relaciones sexuales es el orgasmo.

R: El fin del encuentro es cuando uno lo decide. Si uno está convencido que el final es el orgasmo, va a ser así. Pero ¿Quién lo dice? El final lo pone cada uno/a. Una relación sexual comienza muchos antes de llegar a la cama y termina mucho después del orgasmo.

Mito 6: Cuantos más orgasmos se tiene, más se disfruta.

R: No necesariamente. Hay mujeres que disfrutan mucho de relaciones donde solo tienen un orgasmo, o no tienen orgasmos. Cada uno tiene que encontrar su manera de disfrutar y ver qué es lo que más le gusta. Igualmente las relaciones sexuales, como las personas, nunca son iguales.

Mito 7: El orgasmo depende del tamaño del pene del hombre.

R: Totalmente falso. El orgasmo tiene que ver con muchas cosas, pero lo fundamental es la estimulación directa o indirecta del clítoris, y para eso no se necesita un pene de gran tamaño, en realidad no se necesita un pene. De hecho las lesbianas, o las mujeres cuando se masturban o las masturban, logran tener orgasmos tan o más intensos que cuando son penetradas por un gran pene. El tema del tamaño del pene es una obsesión de muchos varones y de algunas mujeres, pero tiene que ver con una visión muy limitada de la sexualidad.

Mito 8: Si una mujer no tiene orgasmos es porque no disfrutó.

R: Falso. Esto dependerá mucho de cada mujer y de cada encuentro. Para algunas mujeres es así, pero no para todas.

Mito 9: Las mujeres que se masturban tienen menos orgasmos cuando tienen relaciones.

R: Todo lo contrario. Las mujeres que se masturban conocen mejor su cuerpo y esto las favorece a la hora de un encuentro sexual. Además, todo el sistema involucrado en la respuesta sexual se oxigena y se mantiene saludable a través de la práctica sexual, tanto en coito como en masturbación. Masturbarse puede ser un fin en sí mismo, pero también es un muy buen entrenamiento sexual.

Mito 10: El orgasmo se tiene que alcanzar mediante la penetración.

R: Este es uno de los grandes mitos de la sexualidad femenina. La división entre orgasmo vaginal (mediante penetración) y clitorideano no es precisa. Hoy sabemos que el orgasmo se da siempre por estimulación directa o indirecta del clítoris.

Mito 11: Si no hay orgasmos es porque no hay química.

R: Falso. El exceso de química también puede producir que no se llegue al orgasmo. Por otro lado, puede haber mucha química pero la ansiedad o la falta de experiencia puede jugarnos en contra.

Mito 12: Con la menopausia se acaban los orgasmos.

R: Con la menopausia lo único que se acaba es la menstruación. Y algunas veces lo que puede pasar es que haya menos lubricación, pero la capacidad de orgasmar siempre está. De hecho hay mujeres que relatan haber desarrollado la capacidad multi-orgásmica después de la menopausia

Mito 13: Usar vibradores puede generar dificultades para tener orgasmos con la pareja.

R: Todo lo contrario. Utilizar vibradores es otra forma de estimularse y conocer el propio cuerpo. Cuanto más uno se conozca, más podrá disfrutar.

Mito 14: Durante el orgasmo se pierde la conciencia.

R: Si bien esa puede ser la sensación, no hay una pérdida real de consciencia, pero sí hay un momento donde toda la atención está puesta en la sensación placentera. Estas sensaciones de pérdida de control pueden resultar incómodas para mujeres muy controladoras, y puede ser una de las causas que dificulta el orgasmo.

Mito 15: Mirar películas pornográficas ayuda para aprender a tener mejores orgasmos.

R: En general las películas XXX no reflejan la realidad, con lo cual pueden generar expectativas irreales. Si tenemos esto en cuenta pueden ayudarnos, pero no hay que creer en todo lo que se ve en una película XXX.

Mito 16: El primer orgasmo se tiene durante la adolescencia.

R: No siempre es así. Muchas mujeres relatan tener sus primeros orgasmos después de los 40 años. Orgasmar requiere de experiencia y madurez, esta es la razón por la cual a medida que pasa el tiempo, los orgasmos pueden ser cada vez más intensos

Mito 17: Durante el embarazo no es aconsejable tener orgasmos.

R: Todo lo que sea placentero para la madre también lo es para el feto, y el orgasmo no queda afuera de esta regla. Si el embarazo es un embarazo normal, sin complicaciones, se puede disfrutar del sexo y de los orgasmos hasta el final. Por otro lado, orgasmar durante el embarazo, favorece el trabajo de parto.

Mito 18: Todas las mujeres gritan en el momento de orgasmar.

R: Falso. Algunas mujeres son más expresivas que otras. Algunas gritan, otras gimen, y otras tienen orgasmos silenciosos; lo que no quiere decir que unas disfruten más que otras. Esto es como pensar que el que grita más fuerte es el que está más enojado, sabemos que no siempre es así.

Mito 19: No se puede tener orgasmos en otra situación que no sea sexual (masturbación o coito).

R: Falso. Muchas mujeres cuentan haber tenido orgasmos haciendo actividad física, especialmente tomando clases de spinning. Lo cual es absolutamente normal y tiene que ver con la estimulación del clítoris durante la práctica. También puede estar relacionado a que los profesores muchas veces son un buen estímulo sexual, sobre todo con las calzas de ciclista que dejen apreciar su anatomía sexual. El personal trainer o el profesor de gimnasia son los preferidos para fantasear.

Mito 20: El orgasmo es algo natural, que viene dado por la naturaleza.

R: Esta afirmación es falsa. Si bien todas las mujeres tienen esta capacidad, se necesita de un contexto adecuado y de práctica para alcanzarlo. Es algo así como tocar el piano: todos tenemos la capacidad de aprender, pero necesitamos de práctica para hacerlo. Respecto al orgasmo, es fundamental la educación sexual que hayamos recibido (si nos transmitieron que la sexualidad es algo negativo y que si se disfruta se es una “prostituta”, probablemente evitemos el placer). De todas formas todo esto será así, hasta que se descubra que las cosas no siempre son como nos enseñaron. Para disfrutar de la sexualidad hay que superar algunos mitos.

¿Qué son los mitos sexuales?

Lic. Patricio Gómez Di Leva, psicólogo y sexólogo.

Los mitos son creencias que se transmiten, en general en forma oral, de generación en generación. La particularidad es que se divulgan como verdades indiscutidas, pero carecen de base científica. No todos los mitos son falsos, pero lo importante es que hay que estar atentos porque su origen está vinculado a determinados momentos sociales, donde fueron útiles a determinados grupos de poder, que lo que buscaban era imponer una ideología. Un ejemplo claro es que durante muchos años se intentó transmitir que las mujeres tenían menos derechos que los hombres a disfrutar, con lo cual la masturbación femenina fue mucho más atacada y castigada que la masculina. También se pensó durante mucho tiempo que la única función de la sexualidad era la reproductiva, con lo cual el orgasmo femenino, como no está asociado a la reproducción, no era necesario. Mitos hay en todas las áreas de conocimiento, pero si hay un lugar que está plagado de ellos, es sin duda la sexualidad. Y uno de los objetivos de la educación sexual, es desterrar estas creencias que no nos permiten vivirla de forma positiva.

El orgasmo femenino: preguntas y respuestas Lic. Isabel Boschi, psicóloga y sexóloga

– ¿Por qué algunas mujeres no tienen fácilmente orgasmo durante la penetración? – El orgasmo femenino se produce a partir de la estimulación clitoridiana. La posición del varón encima de la mujer no la excita porque estimula al clítoris indirectamente. Ella y él deben aprender a ubicar su cuerpo, de manera que frotándose, la estimule. – Nunca me he tocado los genitales porque creo que no está bien. ¿Debo hacerlo para poder

llegar al orgasmo en coito? – Nadie debe hacer nada que considere incorrecto. ¿Por qué le parece malo explorar su cuerpo y no considera incorrecta ni la penetración, ni que su pareja la toque? El hacerlo servirá para que aprenda a acceder a conocer su propio cuerpo y comunicar a su pareja qué le produce más goce. – ¿Cuáles técnicas debería aprender el varón para producir el orgasmo femenino? – Las técnicas de estimulación manual u oral parecen las más adecuadas para producir el orgasmo femenino. También las de caricias o frotamiento (petting) con ropa, como en los escarceos adolescentes. Pero a veces las mismas mujeres rechazan estos juegos sexuales por considerarlos inmaduros. En realidad son necesarios tanto para el varón ya no tan joven como para la mujer porque promueven la excitación. – ¿Qué debería decirle a mi pareja para poder gozar junto con él? – Conozca su cuerpo lo suficiente como para transmitirle a él cómo estimularla, a fin de que el orgasmo resulte accesible para ambos.

– ¿Existen pruebas científicas de que la estimulación manual es más eficaz para acceder al orgasmo que la penetración coital? – Según el investigador del sexo Alfred Kinsey, con estimulación manual la mujer tarda cuatro minutos en acceder al orgasmo. Sólo a veces -dice Kinsey-, se insertan algo en la vagina. En tanto que en penetración, muchas mujeres pueden permanecer en la relación sexual entre treinta o sesenta minutos sin llegar al orgasmo.

– ¿Cómo podemos disfrutar más de la relación sexual? Podemos disfrutar de una relación sexual con alguien amado y que nos gusta, teniendo o no orgasmo. El orgasmo femenino exige aprender a promover el goce. Algunos medios con fines comerciales culpabilizan a la mujer anorgásmica acusándola de frígida. Desconocen que la anatomía y fisiología femenina para llegar al orgasmo necesita:

* Darse permiso a sí misma sin sentirse culpable de gozar.

* Lograrlo probando todos los procedimientos.

* Comprometer a la pareja para trabajar en este sentido. La “anorgasmia” (ausencia de orgasmo) no es una enfermedad sino una falta de aprendizaje.